Usted está aquí: Inicio Ciencias Comer chocolate amargo, tan efectivo como tomar aspirinas

Bebidas ricas en flavonoides, ayudarían a personas de la tercera edad

Comer chocolate amargo, tan efectivo como tomar aspirinas

Reduce la coagulación sanguínea y disminuye los riesgos de un infarto, revela estudio

KYRA NUÑEZ CORRESPONSAL

Ginebra, 12 de marzo. Si alguna vez se ha preguntado usted por qué los indígenas kuna, de Panamá, sobre todo los mayores de 50 años, no sufren de hipertensión arterial ni tienen problemas degenerativos cerebrales, ahora es posible tener una respuesta cierta: consumen ¡chocolate!

Investigaciones médicas sobre nuevos beneficios potenciales del chocolate, en las cuales participaron muy gustosamente los kunas, confirmaron que los efectos de los flavonoides que se encuentra en forma natural en el cacao, es muy bueno para la circulación sanguínea cerebral, así como para las funciones cardiovasculares.

El cacao -lo sabemos desde épocas de la abuelita- ha sido usado por sus virtudes medicinales desde hace más de 2 mil años entre los mayas y los aztecas, antes, mucho antes de su llegada a Europa en la época del Renacimiento y antes, mucho antes, que los suizos conformaran su imperio chocolatero con pepitas provenientes de México, Ecuador y, actualmente, de Africa.

No es por nada el que la industria chocolatera suiza haya dado tanta atención a los nuevos valores del cacao obtenidos de recientes investigaciones médicas del extranjero.

Una primera investigación, del doctor Ian MacDonald, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nottingham, en Gran Bretaña, llevada a cabo entre mujeres jóvenes gozando de buena salud, se efectuó para determinar si una bebida rica en flavonoide -substancia antioxidante que se extrae de las pepitas de cacao- disminuiría las funciones mentales.

Para sorpresa de los investigadores, la bebida, CocoAvia, elaborada por el chocolatero industrial Mars Inc., para uso exclusivo de la prueba clínica, mejoró las capacidades de los sujetos que tomaron el chocolatito. Como elemento adicional, demostró el aumento evidente de la circulación sanguínea en el cerebro durante un periodo que fue de entre dos y tres horas a partir del consumo de la bebida.

De un lado, los médicos aseguraron que esta demostración muestra el recurso potencial de bebidas ricas en flavonoides para el tratamiento de personas de edad avanzada que han sufrido ataques cerebrales de baja intensidad o que sufren demencia.

Y siguiendo con los nuevos descubrimientos sobre el cacao tenemos la enorme difusión que le han dado al estudio realizado entre indígenas kuna, de Panamá, realizado por el doctor Norman Hollenberg, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard; resulta que entre los kuna, grandes consumidores regulares de cacao, no hay indicios de sufrimiento de hipertensión arterial ni se les ha encontrado síntomas de degeneración cerebral -sobre todo entre los viejos.

Todo con moderación

Otro estudio, en este caso de la doctora Diane Becker, profesora en la Escuela de Medicina Johns Hopkins, en Baltimore, realizado en noviembre del año pasado, demostró que el hecho de degustar unos cuantos pedazos de chocolate negro en forma cotidiana tiene el mismo efecto que la aspirina para reducir la coagulación sanguínea y así disminuir los riesgos de bloqueo arterial, que es responsable de numerosas crisis cardiacas.

Pero, si bien todo el gusto se lo ponemos al chocolate, no hay que olvidar que los flavonoides también se encuentran en el té, las frutas, las plantas leguminosas y el vino. Según los investigadores, esta sustancia ayuda a las plantas a remediar lesiones y a protegerlas de parásitos y otras enfermedades.

Pero, ¡atención!, los investigadores piden moderación y no volvernos grandes golosos. Por principio de cuentas las investigaciones deberán validarse en pruebas clínicas masivas y luego, recordar que los chocolates comerciales tienen más azúcar y grasa que contenido en flavonoide, pues se lo quitan ya que el que se encuentra en el cacao puro tiene un gusto amargo.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.