Usted está aquí: Inicio Ciencias El G8 genera dos terceras partes de la emisión de gas invernadero

Empobrece a las naciones la pérdida de biodiversidad, plantearán en un informe

El G8 genera dos terceras partes de la emisión de gas invernadero

Aniquilamos el banco de datos de la naturaleza, dice el ministro alemán Sigmar Gabriel

AFP, DPA

Potsdam, Alemania, 16 de marzo. La vertiginosa destrucción de la biodiversidad en el planeta fue analizada con gran preocupación este viernes en Potsdam (cerca de Berlín) por los ministros de Medio Ambiente del G8 y 5 países emergentes, entre ellos Brasil y México.

Los ministros participantes, entre ellos el secretario mexicano de Medio Ambiente, Juan Rafael Elvira Quesada, acordaron incluir el tema en la agenda de los jefes de Estado y de gobierno del G8 y cinco emergentes que se realizará en Heiligendamm (norte de Alemania) del 6 al 8 de junio próximo y que tendrá como asunto principal el cambio climático en el planeta.

La destrucción de la biodiversidad se realiza a una velocidad de progresión geométrica. "Diariamente destruimos 150 especies", advirtió este viernes en Potsdam el ministro alemán de Medio Ambiente, Sigmar Gabriel, cuyo país preside este año el G8 (Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia).

De los países emergentes participan además de Brasil y México, China, India y Sudáfrica.

"Estamos borrando el banco de datos de la naturaleza a una velocidad desconocida hasta ahora", agregó el alto funcionario gubernamental alemán.

La industria, con sus emisiones de gases de efecto invernadero, y con las actividades humanas que agotan los recursos naturales, están ocasionando un verdadero aniquilamiento del banco de datos de la naturaleza, señaló Gabriel.

De continuar así esta evolución, los efectos serán catastróficos. Se estima que la temperatura promedio anual de la Amazonia aumentaría 8 grados centígrados para finales de este siglo, lo que podría acarrear la destrucción de bosques y el agotamiento de sus recursos hídricos.

Para las próximas semanas será preparado un informe sobre la destrucción de la biodiversidad, siguiendo el modelo basado en el reciente informe del economista en jefe del Banco Mundial Nicholas Stero sobre cambio climático, en que quedarán plasmados los efectos que este fenómeno -irreversible- puede tener para la economía y sobre el empobrecimiento de la población mundial.

Las pérdidas que ocasiona esta destrucción son, en esencia, económicas, ya que el 40 por ciento del comercio mundial se desarrolla sobre la base del aprovechamiento de los recursos naturales.

La reunión de Potsdam, en el histórico palacio de Cecilienbof, sirve para sondear el terreno antes de la cumbre del G8 en Heiligendamm y el lanzamiento oficial en diciembre en Balí de las negociaciones para asegurar una continuación del Protocolo de Kyoto, que expira en 2012.

El sábado, los invitados -entre ellos el presidente del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Achim Steiner-, se concentrarán en el problema del calentamiento climático.

Uso de los recursos

No se espera ningún acuerdo de esta reunión, "pero queremos hablar claramente de las barreras que han frenado hasta el presente un avance de las negociaciones internacionales sobre el clima", advirtió el ministro alemán de Medio Ambiente Sigmar Gabriel.

"Basta de palabras. Ahora hay que actuar", rezaba un enorme cartel de la organización ecologista Greenpeace desplegado frente a las ventanas del Palacio de Cecilienhof, donde están reunidos los ministros.

En el idílico lugar, rodeado por un lago y el río Havel, navega, además, una embarcación a vela de Greenpeace con consignas pintadas en negro sobre telas amarillas para llamar la atención de los lugareños y de los participantes del encuentro.

Los activistas de la organización defensora del medioambiente entregarán una petición a cada uno de los minitros del G8, y 5 emergentes, demandándoles fijar como objetivo la reducción en 30 por ciento de las emisiones de gas de efecto invernadero antes de 2020, en comparación con 1990.

Sigmar Gabriel, anfitrión de la conferencia por ser Alemania el país que ejercer en la actualidad la presidencia rotatoria del G8, recalcó la alarmante pérdida de especies en el planeta.

El ministro alemán subrayó que en este encuentro están presentes los "causantes de dos terceras partes del total de las emisiones de gas de efecto invernadero y los usuarios de alrededor de tres cuartos de la capacidad biológica de la Tierra".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.