Usted está aquí: Inicio Cultura Ironizan en una coreografía sobre los círculos viciosos en la relación de pareja

Breve temporada de Chocolate, obra de Magdalena Brezzo, en el Teatro de la Danza

Ironizan en una coreografía sobre los círculos viciosos en la relación de pareja

El tema del montaje es la incomunicación, algo difícil, triste y áspero, dice la creadora escénica

Hace falta lograr ''temporadas más largas, para llegar a más públicos''

ERICKA MONTAÑO GARFIAS

Ampliar la imagen Aspectos del ensayo de la propuesta dancística con la que Magdalena Brezzo obtuvo el Premio de Composición Coreográfica INBA-UAM 2006. En Chocolate, protagonizada por los bailarines Ste-phanie García y Tlathui Maza, la coreógrafa plantea una mirada externa a las patologías inherentes a la pareja Foto: José Antonio López

Ampliar la imagen Aspectos del ensayo de la propuesta dancística con la que Magdalena Brezzo obtuvo el Premio de Composición Coreográfica INBA-UAM 2006. En Chocolate, protagonizada por los bailarines Ste-phanie García y Tlathui Maza, la coreógrafa plantea una mirada externa a las patologías inherentes a la pareja Foto: José Antonio López

Ampliar la imagen Aspectos del ensayo de la propuesta dancística con la que Magdalena Brezzo obtuvo el Premio de Composición Coreográfica INBA-UAM 2006. En Chocolate, protagonizada por los bailarines Ste-phanie García y Tlathui Maza, la coreógrafa plantea una mirada externa a las patologías inherentes a la pareja Foto: José Antonio López

Ampliar la imagen Aspectos del ensayo de la propuesta dancística con la que Magdalena Brezzo obtuvo el Premio de Composición Coreográfica INBA-UAM 2006. En Chocolate, protagonizada por los bailarines Ste-phanie García y Tlathui Maza, la coreógrafa plantea una mirada externa a las patologías inherentes a la pareja Foto: José Antonio López

La mirada externa a las patologías de una relación de pareja. De ahí parte la propuesta de la coreógrafa Magdalena Brezzo en la obra de danza contemporánea Chocolate, de la compañía Camerino 4, que este viernes comenzó breve temporada en el Teatro de la Danza.

Se cree que la danza es pura solemnidad, pero es una solemnidad mal entendida, así que tratamos de que, a partir de lo cotidiano, tenga un tono ligero y que el público lo entienda, señala Brezzo, quien con Chocolate obtuvo el Premio de Composición Coreográfica Miguel Covarrubias INBA-UAM, en 2006; cuatro años antes obtuvo ese mismo galardón con Historias múltiples.

Otro de los retos de la danza contemporánea es la difusión: ''estamos muy conscientes todos de que la labor de difusión debe ser gigante y el presupuesto para eso también tiene que ser tan grande como el que se invierte en la obra; de lo contrario es frustrante tanto trabajo para poco público, temporadas tan chicas.

''Por eso quienes cultivamos la danza estamos involucrados en pedir temporadas más largas y presupuesto para difusión, no solamente quedarnos en la parte creativa, lo importante es que el trabajo llegue a otros públicos."

Vivimos atrapados

Chocolate termina temporada este domingo 18 y se prevé una gira por el interior del país. Esta coreografía busca ironizar sobre los círculos viciosos y para ello parte de uno de los diálogos que el dramaturgo Eugene Ionesco (Rumania 1912-París 1994), uno de los padres del teatro del absurdo, escribió en su ópera prima La cantante calva que dice: ''toma un círculo, acarícialo y se convertirá en un círculo vicioso".

''Vivimos atrapados en círculos que generalmente son viciosos y en este caso ironizamos sobre la relación de pareja; es como verla de afuera o poner un espejo y poder reírte de eso que, muchas veces se nos vuelve natural, de las muchas patologías que se dan dentro de una relación."

Se llama Chocolate ''para generar un contraste con lo que está pasando a nivel escénico o temático: el tema de la obra es la incomunicación y es algo difícil, triste, áspero, mientras que el chocolate es todo lo contrario. Uno esperaría venir a ver una pareja que funciona muy bien y se encuentra con tremenda patología".

A veces es la música la que guía los movimientos de los bailarines Stephanie García y Tlathui Maza, pero en otras partes se escuchan las voces de Victoria Abril y Antonio Banderas, en diálogos de la película Atame, de Pedro Almodóvar.

El director español ''tiene un manejo de diálogos realmente impresionantes porque rozan lo cursi y dicen unas cosas, unas verdades, muy impresionantes. Atame tiene la misma temática que Chocolate, es la misma patología de pareja aunque con diferentes complejidades, pero sí encontramos puntos en común".

Chocolate se presenta del 16 al 18 de marzo en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque (atrás del Auditorio Nacional).

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.