Usted está aquí: Inicio Espectáculos El Benny conquista Mar del Plata

El mito se ha comido al ser humano, dice el director Jorge Luis Sánchez

El Benny conquista Mar del Plata

La cinta rompió en Cuba el récord de taquilla que había impuesto Fresa y chocolate

JORGE CABALLERO ENVIADO

Ampliar la imagen Renny Arozarena y Limara Meneses. Fotograma de la película El Benny

Mar del Plata, Argentina, 16 de marzo. El cierre de la competencia oficial en el 22 encuentro internacional de cine y el Premio Latinoamericano Che Guevara, estuvieron marcados por la diversidad cultural: la temática indígena de Australia, la sociedad marroquí y la cultura afrocaribeña "del músico cubano más grande que ha existido: Benny Moré", a decir de Jorge Luis Sánchez, director de la película El Benny quien en entrevista con La Jornada dijo que durante el rodaje: "Conocí al hombre, porque el mito, que es la imaginería popular, se ha comido al ser humano. Porque al mito lo miman, amparan, protegen... detrás de Benny hay un hombre con sus defectos además de su extraordinaria voz, tuve que encontrarlo para retratarlo en la película, fueron muchas cosas las que encontré? En la década de los 50, años de esplendor para su música, hubo mucha represión y Benny ayudó a sufrir menos a la gente, fue la persona que le evitó más tristeza al pueblo cubano cuando el golpe de estado de Batista".

El Benny se proyectó y le voló la cabeza al público marplatense; es la primera vez que se exhibe en un país latinoamericano después de Cuba, donde se convirtió en la película más taquillera de la historia, superando a Fresa y chocolate. Jorge Luis Sánchez continúa con el halo mítico que envolvió al también llamado Bárbaro del ritmo: "En la vida de Benny Moré hay muchas cosas que están en la campo del misterio porque fue un artista dotado de una gran intuición, nunca estudió música. Por algo que hasta el momento no es fácil de racionalizar, en su figura hay un componente místico, intangible, inasible que está retratado dentro de la película y por otra parte está el componente religioso africano de su familia, y aunque él no era creyente Benny expresó todas estas formas de religiosidad afrocubana desde la parte más noble: la música. Hay canciones que él compuso que expresan esto.

Como toda tragedia, tiene un componente mítico que retraté en la película: Benny tiene dos muertes: una que le causa la enfermedad del hígado y su cirrosis hepática y la otra que es la predestinada, retratada en la escena cuando el abuelo le entrega el bastón y le dice: "No hagas crecer el triunfo con la tragedia", ese bastón es una especie de amuleto, de firmeza, de apoyo... En eso hay una riqueza de carácter místico de la religiosidad popular cubana. Esos elementos están en función de marcar un silo, el destino de un personaje y lo pone a tono con nuestra religiosidad caribeña, eso robustecía la historia a nivel de leyenda, de fábula, de metáfora de Benny Moré".

Continúa Jorge Luis mencionado: "Fue creyente de la Revolución, a la cual abrazó. Yo no invento nada, hay una canción que le cantó a la reforma agraria porque él pasó mucha necesidad en Santa Isabel de las Lajas donde nació; durante los años 30 comía solo verdolagas, que en México forma parte de la dieta, pero en Cuba nadie las come; con la Revolución y el reparto de tierras Benny se puso de parte de eso, siempre estuvo de parte de los desprotegidos".

Choque de trenes

La cinta toca la rivalidad que tuvo con Dámaso Pérez Prado, el cinerrealizador despeja: "La posproducción final se hizo en México, filmé muchos testimonios de quienes conocieron a Benny como Amalia Aguilar, Tongolele, etcétera, evidentemente cuando se conocieron fue el choque positivo de dos trenes. Creo que cada cual se aportó algo... Al momento de conocerse el mambo no tenía voz, Pérez Prado se da cuenta de que Benny podía dársela y a partir de ahí el mambo fue diferente. La genialidad sola es impresionante, pero cuando se junta con otra puede ser terrible como Lennon y McCartney... Otra de las cosas era que Caradefoca era muy hosco en su trato y Benny un encanto".

En otra parte de la entrevista el director se refirió al diseño musical: "A los productores se les ocurrió invitar a otros artistas que le cantaran a Benny, pensando en el disco y no en la película."

Hablaban de los Orishas, yo no soy muy amante del rap, sabía de ellos, pero hasta ahí. Cuando ellos van a La Habana a grabar el tema que eligieron, fui al estudio a saludarlos y cuando escuché lo que estaban haciendo la incluí en la película.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.