Usted está aquí: Inicio Opinión El Metrobús: ¿alternativa para la metrópoli?

Bernardo Navarro Benítez

El Metrobús: ¿alternativa para la metrópoli?

La severa problemática del transporte en el Zona Metropolitana de la Ciudad de México (ZMCM), radica en el predominio de los vehículos de baja capacidad (autos, taxis, combies y microbuses) que cubren cuatro de los cinco traslados de la población metropolitana.

En particular, el Servicio de Transporte Colectivo posibilita cerca de 60 por ciento de los traslados, enlazando la metrópoli por medio de 105 rutas, mil 163 ramales y 55 mil vehículos que, en su mayoría, han cumplido su vida útil.

El servicio de colectivos se expandió como consecuencia de las políticas neoliberales adoptadas por las últimas regencias del DF, que desaparecieron el organismo público Ruta-100 y en su lugar promovieron una actividad extremadamente pulverizada y escasamente regulada que, sin embargo, se constituyó en un importante "nicho" de empleo, frente a la destrucción de puestos laborales que las políticas neoliberales provocaron.

Comparativamente, Sao Paulo, gran metrópoli brasileña, similar a la nuestra, cubre sus necesidades de transporte público con tan sólo 9 mil autobuses, a pesar de disponer de una longitud de Metro menor a la mitad que la red del Distrito Federal.

No cabe duda que nuestra metrópoli requiere más y mejor transporte público; los severos impactos negativos del patrón predominante de transportes los hace imprescindible: tránsito intenso, congestión vehicular, impactos negativos en la productividad general, severa contaminación ambiental -hasta 4/5 partes de los principales contaminantes masivos del aire son responsabilidad del sector transportes- y el desorden en la circulación, son algunas de las manifestaciones de esta grave problemática.

Base fundamental de este mejoramiento es avanzar hacia alternativas de transporte de elevada capacidad de traslado, como lo son el transporte eléctrico, el Metro y el Metrobús. Sin embargo, esta última opción tiene algunas ventajas en nuestro contexto, una de las que más destacada consiste en aprovechar la experiencia y energía de los actuales trabajadores y concesionarios del transporte colectivo, ya que el Metrobús los incluye como propietarios y también en su estructura administrativa y operativa, así como, por supuesto, en sus beneficios económicos.

Paralelamente, la ciudadanía, usuaria o no del Metrobús, también gana por tratarse de un servicio de elevada capacidad, mayor eficiencia, moderna tecnología, que mejora su entorno urbano, con bajos impactos ambientales -tan sólo con el Metrobús de Insurgentes la ciudad ha eliminado 30 mil toneladas de contaminantes- y de elevados estándares operativos y de seguridad.

El Metrobús es una tecnología creada y desarrollada para nuestro contexto, fue inventada en Latinoamérica para latinoamericanos, aplicando las principales tecnologías de la globalización: la informatización de toda su organización y operación, pero particularmente la logística de transporte que incorpora las nuevas tecnologías de comunicación e informacionales a la recaudación, operación, administración y coordinación del Metrobús con otros medios de transporte.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.