Usted está aquí: Inicio Capital Persiste incertidumbre entre ambulantes sobre su destino

Dirigentes descartan enfrentamientos, pero se declaran en alerta

Persiste incertidumbre entre ambulantes sobre su destino

Hoy deben quedar limpias de vendedores las calles del primer cuadro de la ciudad

ROCIO GONZALEZ, RAUL LLANOS, ERIKA DUARTE

Ampliar la imagen Vendedores ambulantes en la calle de Corregidora Foto: María Meléndrez Parada

A unas horas de que se cumpla el plazo para liberar del comercio ambulante las principales arterias del Centro Histórico, entre ellas Corregidora y Pino Suárez, la incertidumbre cunde entre los vendedores, y aunque algunos de sus dirigentes aseguran que no darán pie a un enfrentamiento, otros han pedido la intervención de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), para garantizar la tranquilidad en la zona.

Francisco Padilla, representante de la agrupación Artesanos y Vendedores del Centro, aseguró que la apuesta es que este lunes los comerciantes se mantengan replegados, por lo que estarán alerta ante cualquier situación en conflicto, para resolverlo, por lo que inclusive, se conformó una comisión de vigilancia, integrada por cerca de 20 líderes, para intervenir de inmediato y evitar que las cosas salgan de control.

Indicó que mantienen su disposición al diálogo con el gobierno capitalino y su petición de tener un acercamiento directo con el titular del Ejecutivo local, Marcelo Ebrard, para hacerle llegar sus propuestas en torno al proyecto de liberar las calles del primer cuadro de la ciudad, porque hasta ahora impera confusión e incertidumbre sobre cuál será su destino.

Padilla reconoció que existen algunas organizaciones que no están dispuestas a abandonar las calles del centro, e inclusive, existen puntos de conflictos por esta disposición, entre ellos la disputa entre las agrupaciones que lideran Rosalba Hernández y Marta Rivera, pero, aseguró, están en pláticas con todos para evitar cualquier choque.

A propósito, Rosalba Hernández, líder de comerciantes en la calle Jesús María, en el tramo que va de Venustiano Carranza a Uruguay, acusó que grupos comandados por Julio Sánchez Rico mantienen su amenaza de invadir los espacios que tienen desde hace seis años en esa vialidad, por lo que anoche sus 137 agremiados se mantendrían en guardia con sus puestos extendidos para evitar la ocupación.

"No queremos violencia, ya metimos un escrito en la base de la policía en Cuauhtémoc, e intentamos hacerlo directamente en las oficinas del jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, y en Seguridad Pública con Joel Ortega, pero nos dijeron que lo podían recibir hasta el martes, para que nos den apoyo, porque se quieren meter", apuntó.

Demandan respetar lugares

Aseguró que nadie quiere un enfrentamiento, pero "no pueden poner a gente arriba de otra, lo que pedimos es que respeten nuestros lugares. Si ellos llegan nos tendremos que quitar, porque tampoco voy a exponer a mi familia y mis agremiados, qué tal si vienen armados y nos tumban, no queremos eso".

Manifestó que desconoce el número de comerciantes que buscan ser reubicados en esa arteria, pero son cinco los dirigentes: Julio César Ramos, Laura Ramírez, Eulalia Juárez, Leticia Granados y Marta Rivera, representados por Julio Sánchez Rico, los que en la noche o en la madrugada intentarán instalarse en Jesús María, para lo cual ya anduvieron marcando los lugares.

A su vez, Marta Rivera, representante de una de las organizaciones que controlan los espacios en la calle Corregidora, dijo que están en la mejor disposición de retirarse y de cooperar con el gobierno capitalino, que tendrá que presentar las opciones para sus agremiados.

Pero, hasta ahora "no hemos recibido ninguna propuesta y no tenemos nada que resolver con la señora Rosalba, porque nosotros no vamos a confrontarnos", agregó al señalar que la "gente está inquieta porque se va a quedar sin trabajo".

En un comunicado, la Asociación Legítima Cívica Comercial, que preside Alejandra Barrios, anunció que las 300 familias que se dedican al comercio en Pino Suárez abandonarán la zona, en espera de que las autoridades cumplan su palabra y los reubique cuantos antes.

Anoche, cerca 500 comerciantes, entre ellos hombres, mujeres, e incluso niños, de las calles Jesús María, Soledad, Moneda y Correo Mayor permanecieron de guardia y con sus mallas y estructuras metálicas extendidas sobre el piso para evitar que sus espacios fueran ocupados por vendedores de otras calles que tienen de plazo hasta las primeras horas de este lunes para ser liberadas.

Al cierre de esta edición, fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal indicaron no tener ninguna solicitud del gobierno de la ciudad para ingresar en las calles del Centro Histórico, aunque de acuerdo con la versión de algunos comerciantes, se dice que podría implementarse un operativo con el despliegue de unos 2 mil 500 elementos.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.