Usted está aquí: jueves 5 de abril de 2007 Gastronomía Coreanos promueven en México el helado frito a 40 grados centígrados

"Es más que un postre, pero light y se prepara como si fuera un show": Fry Icecream

Coreanos promueven en México el helado frito a 40 grados centígrados

Mantener el sabor en productos para diabéticos, uno de los desafíos, afirma Won Ihmel

Auguran éxito a la novedad en el país; pretenden expandirlo por toda América Latina

ARTURO CRUZ BARCENAS

Ampliar la imagen Daniel Won, en el momento de la preparación del helado frito Foto: Roberto García Ortiz

Desde hace seis meses, en México un grupo de empresarios coreanos promueve Fry Icecream, helado frito. Por el nombre parecería una contradicción, pero no lo es: la base de helado se fríe con frío a 40 grados bajo cero, sobre una plancha-comal y se prepara a la vista del cliente, como si se tratara de una ensalada César. El cocinero utiliza dos espátulas y revuelve los ingredientes hasta obtener dos bolas por vasito (de a 20 pesos) o un líquido con fruta como fresa, melón o mango -que se sirve en copa- o algún vegetal, para estar a tono con estos días de auge de lo orgánico y lo light.

Mientras entrevistábamos a Seung Won Ihmel, gerente general de la empresa Welbex SA de CV, en sus instalaciones de calzada Ignacio Zaragoza 920, en la colonia Pantitlán, el ingeniero Daniel Won preparaba una muestra del producto que sería paladeado ipso facto y mostraba la infraestructura requerida para echar a andar una empresa de este manjar cremoso: unos refrigeradores, unas espátulas, una licuadora, unas copas y unos vasos, más la base de helado y la fruta y un enfriador que hace las veces de lumbre, pero al revés.

El resultado sabe a gloria. Puede repetirse la ración. Es más que un postre, pero no se sale de los parámetros de la dieta ligera. Si se lleva a casa puede durar hasta dos días y no contiene conservadores.

"El año pasado, en el World Trade Center, en septiembre, presentamos nuestro producto frito en una expo de helados y chocolate. Fue un éxito y mucha gente se interesó por nuestro negocio. Nuestra idea es expandirlo por toda Latinoamérica, y en mayo próximo lo llevaremos a Brasil. Abriremos mucho mercado.

"El concepto surgió el año pasado en Corea. La idea es ofrecer algo ciento por ciento natural preparado al instante, higiénico y de calidad. Primero se prepara la base del helado, al cual se le agrega agua; después se le añade fruta -toda la que se desee. Todo eso, sobre una charola y se manipula. El proceso tarda entre 30 y 40 segundos.

"Helado y frito parece contradictorio, pero no. Y para nosotros es hasta sugerente. El target es amplio: desde niños hasta ancianos. Usamos grasa vegetal en la elaboración y es bajo en calorías. No hay límite en cuanto a los ingredientes y sabores, pues los hay de frutas y verduras, así como de café, chocolate y galletas, y tequila, rompope y ron. Ha gustado también con ginseng, que en Oriente es una materia importante para cuidar la salud".

Freír, sólo una expresión

"Aprender a prepararlo es muy fácil -agrega Won-. Ha gustado el concepto y quien lo prueba inmediatamente distingue el sabor. Una ventaja es que se puede consumir en temporada de frío y calor, además de que quita la sed. Por ahora lo estamos distribuyendo en el Distrito Federal, Morelia y Querétaro".

No son aún una franquicia, agrega Won, "sino que controlamos la imagen. Lo seremos después; importa mantener la calidad y la higiene. Lo que existe en tiendas o heladerías son helados, pero no se ve qué es lo que se come. Aquí, la preparación es in situ y los clientes eligen su fruta o verdura".

--¿Quién lo inventó?

--Fue una empresa coreana que se llama Welbex.

--¿Ya existen productos parecidos en México y en el mundo?

--Sí, pero son a base de yogurt y frutas; lo de nosotros es diferente. La preparación es un show. Es como si a alguien se le hiciera una ensalada César. Si alguien se interesa, el costo del equipo y la instrucción oscila entre 150 mil y 175 mil pesos, pero la utilidad es muy alta.

Won Ihmel agregó que llevarán este helado a diversas expos. "En la Zona Rosa haremos una demostración, en el Salón Señorial. El precio promedio del producto es de 20 pesos, con doble bola. Todo depende de la zona, pues podría costar 15. Nuestra idea no es competir con otros helados baratos. En febrero pasado lo dimos a conocer en San Jerónimo y se consumió".

El producto se fríe a una temperatura de 40 grados centígrados bajo cero, "con un sistema de congelamiento. Eso de freír es tan sólo una expresión.

"Estamos desarrollando un helado especial para diabéticos. Les preguntamos qué pueden comer o no; es este proceso vamos bien, pero sin cambiar el sabor. Ese es el reto. Las mujeres consumen más el de fresa, kiwi y melón. Los niños comen de todo".

Para Won es cosa de poco tiempo que sus productos ya se vendan en todo México. "Estaremos en plazas comerciales, seguro. La novedad es el helado frito a 40 grados bajo cero".

Los interesados en este producto pueden comunicarse al 2235-3575, 2235- 9598 o escribir al correo electrónico: heladofrito@yahoo.com.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.