Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Loros, en riesgo de extinción: ONG

Piden legisladores veda total de su captura y tráfico, para lograr su recuperación

Loros, en riesgo de extinción: ONG

Estudio reciente detalla situación dramática; de las 22 variedades existentes, 6 son endémicas

ANGELICA ENCISO, ENRIQUE MENDEZ

Ampliar la imagen Voluntarios y personal del zoológico Miguel Alvarez del Toro, de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, cuidan y alimentan a 150 crías de cotorras pecho blanco decomisadas a particulares que las transportaban en el Soconusco Foto: René de Jesús / Notimex

El tráfico ilegal de loros ha puesto en riesgo de extinción a 20 de las 22 variedades que existen en el país, pues se estima que cada año se capturan entre 65 mil y 78 mil ejemplares de la vida silvestre, por lo que legisladores de todos los partidos políticos acordaron ayer demandar una veda total del tráfico de esta especie a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Un estudio realizado por las organizaciones ambientalistas Defenders of Wildlife y Teyeliz establece que la mayor parte de estas aves se destina al mercado nacional, debido a la costumbre de muchas familias de tener loros en sus casas. De las 22 especies, se ha encontrado que 11 están en riesgo de extinción, y de los ejemplares capturados sólo sobreviven dos de cada 10.

La Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, en conferencia de prensa, luego de conocer el estudio en el que se presentan las condiciones de depredación de los pericos, acordó pedir la moratoria a su aprovechamiento para que se realicen los estudios de población y se establezcan mecanismos para su conservación que permitan la recuperación de las 22 variedades de loros.

La próxima semana se presentará una reforma urgente a la Ley General de Vida Silvestre para establecer una veda estricta en el aprovechamiento de estas aves y que así se dejen de comercializar, anunció Diego Cobo, presidente de la Comisión de Medio Ambiente. La situación de las aves es tan delicada, dijo, que tan sólo de la guacamaya roja quedan unos mil ejemplares en la vida silvestre, y cada uno se vende en 30 mil pesos en promedio.

María Elena Sánchez, de Teyeliz, indicó que todavía en 2006 la Semarnat dio permisos de extracción para pericos frente blanca, amazona xantholora -perico yucateco- y amazona albifrons. Indicó que hay tan sólo 150 personas registradas en la dependencia para capturar estas aves, pero están ligadas con las uniones de pajareros que se dedican a la comercialización.

De continuar la explotación de esta especie se estima que en la próxima década desparezcan las variedades más comunes, como el periquito frente naranja, la cotorra frente blanca o cucha, el periquito catarina, el periquito quila y el cachete amarillo o guayabero, explicó Juan Carlos Cantú, de Defenders of Wildlife.

La captura indiscriminada de loros ha llevado a que las especies en peligro de extinción pasen de seis a 11, ante la extracción que llega hasta 78 mil ejemplares anuales, de los cuales 77 por ciento mueren en el tránsito hacia su comercialización.

El estudio, que llevó dos años de trabajo a las organizaciones, se basó en entrevistas con las uniones de capturadores y además es el primero que documenta un mercado ilícito. El documento revela que el tráfico ilegal es la mayor amenaza que enfrentan los loros, ya que en muchos casos su hábitat está intacto pero ya no hay aves. De las 22 variedades de loros que existen en el país, seis son endémicas, es decir, sólo aquí se encuentran.

El diputado Diego Cobo recordó que en la década de los 90 se estimaba que el contrabando de loros a Estados Unidos era de alrededor de 150 mil aves, lo cual llevó a que las poblaciones disminuyeran, y actualmente la captura ilegal es de casi la mitad.

Puntualizó que de Chiapas, Guerrero, Oaxaca, Sinaloa, Jalisco y Nayarit procede la mayor parte de las aves que se trafican, y por Internet la oferta de aves se ha incrementado; "un loro cabeza amarilla tiene un precio de hasta mil 349 dólares", precisó.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.