Usted está aquí: Inicio Economía Se desplomaron 83% las utilidades de Maseca en el primer trimestre

La cosecha histórica de Sinaloa podría estabilizar el precio del maíz: Aguilar Padilla

Se desplomaron 83% las utilidades de Maseca en el primer trimestre

Fue resultado del desajuste entre costos y precio final por el acuerdo con el gobierno federal, indica el grupo

JUAN ANTONIO ZUÑIGA

Ampliar la imagen Descarga de maíz en grano en una bodega de Culiacán, Sinaloa, estado donde se logró una cosecha récord del grano Descarga de maíz en grano en una bodega de Culiacán, Sinaloa, estado donde se logró una cosecha récord del grano Foto: Javier Valdez

Las utilidades del Grupo Industrial Maseca (Gimsa), el mayor productor de harina de maíz del mundo, resintieron un desplome anual de 83 por ciento en el primer trimestre de este año por el incremento en el precio del grano, informó el corporativo.

Las ganancias de Maseca, la cual controla 70 por ciento de la producción de harina de maíz en México, disminuyeron de casi 156.3 millones de pesos en el primer trimestre de 2006 a 26.9 millones en el mismo periodo de 2007.

Los costos del maíz, su principal materia prima, se han incrementado en más de 100 por ciento, ''pero no hemos pasado al precio final de nuestros productos el efecto total de la elevación en costos'', explicó.

Las ventas netas de la compañía, sin embargo, registraron un avance anual de 14 por ciento, como resultado del incremento de precios del cuarto trimestre del año pasado. El ingreso adicional por ventas ''fue orientado a compensar parcialmente los mayores costos de maíz''.

Los resultados del primer trimestre, dados a conocer por Gimsa fueron considerados ''débiles'' por la empresa. Los activos totales, puntualizó, disminuyeron 7 por ciento ''debido a un menor saldo de efectivo'', derivado también de una menor propiedad en plantas y equipo. Las deudas de la compañía también se contrajeron 7 por ciento; en tanto, su capital contable registró un descenso de 538 millones de pesos.

Gimsa recordó que en enero de este año, ''el gobierno mexicano y varios participantes en la cadena de suministro de maíz, harina de maíz y tortilla firmaron un acuerdo para prevenir aumento significativos en el precio de la tortilla. Como resultado, acordamos un precio de harina de maíz de 5 mil pesos por tonelada en México hasta finales de abril, cuando se conoce el precio de la cosecha de verano''.

Este acuerdo fue prorrogado el pasado 25 de abril, por lo que el precio de la tortilla se mantendrá en 8.50 pesos por kilogramo hasta el 15 de agosto, y tuvo su origen en el incremento de 80 por ciento en los precios internacionales del maíz. Para el ciclo primavera-verano el gobierno federal estima que el área de siembra de maíz se ampliará un millón de hectáreas más, con lo que calcula un incremento de entre 10 y 15 por ciento en la producción nacional de este grano básico.

En tanto, la Federación de Industriales de la Masa y la Tortilla, de Tamaulipas, consideró inminente una nueva alza en el precio de la tortilla a partir del primero de mayo, una vez que los principales productores de harina de maíz les han comunicado de un aumento de 600 pesos en el precio por tonelada de este insumo.

El Grupo Industrial Maseca atribuyó al acuerdo pactado con el gobierno federal que la utilidad de operación, como proporción de las ventas netas realizadas entre enero y marzo de este año, disminuyera a 1.9 por ciento, después de que en el mismo periodo de 2006 esta razón financiera fue de 11.8 por ciento.

''En términos absolutos, la utilidad de operación disminuyó 81 por ciento, a 39 millones de pesos, debido al ya mencionado incremento en el costo del maíz, el cual no pudo ser pasado a nuestro precio debido al acuerdo con el gobierno mexicano'', apuntó. Mientras, ''la utilidad neta mayoritaria disminuyó 83 por ciento, a 27 millones de pesos, debido principalmente al mayor costo de maíz mencionado anteriormente'', enfatizó el corporativo.


* El convenio no pudo incluir a todos, reconoce el secretario Cárdenas

MARIANA CHAVEZ Y JAVIER VALDEZ CORRESPONSALES

El titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Alberto Cárdenas Jiménez, justificó que en el reciente convenio para ampliar hasta agosto el acuerdo mediante el cual se mantiene en 8.50 pesos el precio de la tortilla no se incluyera a todos los involucrados, pues es ''difícil'' juntar a los 50 mil productores de este alimento básico.

Señaló que aunque parece una utopía erradicar la pobreza, México lo puede hacer y de hecho ''ya llegó la hora de hacer la cirugía mayor'', pues todas las instancias gubernamentales trabajan en coordinación en 140 programas, que manejan 176 mil millones de pesos. Reconoció, sin embargo, que en la mayoría de las ocasiones los recursos no llegan a través de apoyos a los beneficiarios en el sector rural, porque ''es mucho burocratismo''.

En la capital queretana, donde clausuró el foro regional de consulta pública para el desarrollo sustentable, al que acudieron unas 800 personas provenientes de cinco entidades de la República, el ex gobernador de Jalisco calificó a la pobreza como ''una señora de la que todos hablan mal y es enemiga de todos'', pero ''mucha gente'', incluidos políticos, se han hecho ricos ''buscando cómo se le saca más jugo político a los presupuestos, dónde se da más el voto, dónde no se ha podido dar un programa para invitarlo y activarlo, y tener a ese núcleo de población cercenado y agarradito''.

En Sinaloa, el gobernador Jesús Aguilar Padilla confió en que con la cosecha histórica de maíz de este año en la entidad, que suma unas 5 millones de toneladas, el precio de la tortilla tenderá a estabilizarse o, en el mejor caso, bajará.

El secretario de Agricultura de Sinaloa, Jorge Kondo López, informó que los industriales han adquirido por adelantado 3.1 millones de toneladas de maíz de la cosecha de esa entidad, a un precio de 2 mil 332 pesos.

El precio del grano en el mercado internacional va en aumento, y se espera que los industriales del sector apuren sus compras. ''El precio subió 8 dólares y estamos a 153 dólares, si las cosas van para arriba vamos a recuperar algo del terreno perdido'', sostuvo el funcionario.

Aguilar Padilla expresó también su confianza de que los ganaderos adquieran las cerca de 2 millones de toneladas que todavía no han sido vendidas en este esquema.

Los productores agrícolas de la entidad exigen 2 mil 500 pesos por tonelada de maíz, y demandan al gobierno federal un programa de subsidios o compensaciones para garantizar este precio, porque en las compras anticipadas que promueven las autoridades estatales y federales sólo han alcanzado un máximo de 2 mil 300 pesos.

Dirigentes de la Unión Ganadera Regional informaron que podrían adquirir la tonelada de maíz a 2 mil 500 o 2 mil 600 pesos, además de que tienen la ventaja de que el maíz está en la región y no tendrán que acudir a otras entidades a comprarlo.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.