Usted está aquí: Inicio Política EU sellará los límites con México en 2008, afirma la Patrulla Fronteriza

Se usará tecnología de punta para lograr el control de 95% del flujo migratorio

EU sellará los límites con México en 2008, afirma la Patrulla Fronteriza

Aumentará a 18 mil 500 el número de agentes y se ampliará el muro en 600 kilómetros

JOSE ANTONIO ROMAN

Para 2008, la frontera con México estará prácticamente sellada. Con el incremento a 18 mil 500 agentes policiacos -casi 5 mil más de los que hay ahora-, el uso de tecnología de punta para instalar un "cerco virtual" en toda la franja, ampliar el muro físico en casi 600 kilómetros y enjuiciar y llevar ante la Corte a los migrantes detenidos, el gobierno de Estados Unidos pretende controlar 95 por ciento del flujo migratorio indocumentado antes de que termine el próximo año.

En videoconferencia desde Washington, el jefe nacional de la Patrulla Fronteriza, David Aguilar, informó que durante el año fiscal estadunidense 2006 -de octubre a septiembre- se detuvo a 1.1 millones de indocumentados, 30 por ciento menos que los arrestados en 2005, de los cuales 90 por ciento son de nacionalidad mexicana.

Señaló que en el mismo periodo el número de detenciones de centroamericanos realizadas por la Patrulla Fronteriza se redujo 50 por ciento, en parte, reconoció, por la labor de aseguramiento de migrantes que realiza el gobierno mexicano en su frontera sur.

En la conferencia, Aguilar defendió el derecho de los agentes fronterizos al uso de armas de fuego cuando se ven amenazados por migrantes que les lanzan piedras.

Aseguró que con la aplicación de todas estas acciones, en las que ha habido un importante apoyo económico y más elementos de la Guardia Nacional, el gobierno de Washington "está teniendo un tremendo éxito", por lo que estimó que para 2008 se tendrá un control del flujo migratorio y de la frontera de 95 por ciento.

Explicó que a diferencia de otras ocasiones, en las que el flujo migratorio se traslada a un nuevo lugar de la frontera, sobre todo cuando se acrecientan las medidas de seguridad en zonas donde se venía logrando con éxito el cruce de indocumentados, hoy no hay indicios ni datos de que esté ocurriendo un fenómeno así. Es decir, "estamos logrando nuestro propósito de impedir el paso indocumentado".

Cabe recordar que este flujo se fue trasladando paulatinamente de Tijuana a lugares fronterizos más apartados entre Sonora y Arizona, donde actualmente ocurre 50 por ciento de las detenciones de la Patrulla Fronteriza y también se registran más de la mitad de las muertes de indocumentados en su intento por cruzar hacia territorio estadunidense.

El alto índice de decesos en esta región se debe principalmente a las temperaturas extremas que se presentan en esa zona desértica. De octubre pasado al 23 de abril se tienen registrados 153 fallecimientos de migrantes. De este total, 36 ocurrieron en la zona de Matamoros, 23 en Nuevo Laredo, seis perecieron ahogados en el río Bravo (río Grande) y el resto en la frontera entre Sonora y Arizona.

La convocatoria a la conferencia tuvo como propósito destacar el Programa de Seguridad de la Frontera, iniciado en 1998, que busca reducir las situaciones de riesgo y prevenir muertes en la zona limítrofe sudoeste de Estados Unidos, precisamente en la región desértica, así como informar a los potenciales migrantes acerca de los riesgos de cruzar de manera ilegal y asistir a quienes estén en situación de riesgo.

Durante la videoconferencia, a la que se enlazó a los consulados de Guadalajara y Monterrey, David Aguilar explicó que actualmente se colocan torres con cámaras de vigilancia a lo largo de la frontera -el programa prevé la instalación de mil 800- y múltiples sistemas de vigilancia con tecnología de punta para tener mayor control. La idea, agregó, es establecer un "cerco virtual", en el que se tenga el control sin necesidad de un número excesivo de agentes.

Otra de las medidas que han dado "extraordinario resultado" es llevar a los migrantes detenidos a la Corte, donde un juez decreta su expulsión inmediata de Estados Unidos. Con esta decisión, el indocumentado puede ser llevado a prisión en caso de ser detenido en un nuevo intento por cruzar o ya viviendo en territorio estadunidense.

Aunque este programa se aplica por el momento sólo en el sector del río Bravo, en Texas, la propuesta es ampliarlo a toda la frontera.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.