Usted está aquí: Inicio Espectáculos Murió acróbata mexicano en plena función en Los Angeles

Roberto Valenzuela, del Circo Hermanos Vázquez, cayó cuando hacía un número con telas

Murió acróbata mexicano en plena función en Los Angeles

No había red de protección "porque en ese tipo de actos no se pueden usar", dijo el director de la compañía en México, Guillermo Vázquez

"Quienes trabajamos en estos lugares no tenemos seguro de vida"

ARTURO CRUZ BARCENAS, JUAN JOSE OLIVARES, AGENCIAS

Ampliar la imagen Acto similar al que ejecutaba el artista circense Acto similar al que ejecutaba el artista circense Foto: Archivo

El acróbata Roberto Valenzuela, integrante del elenco del Circo Hermanos Vázquez, falleció el pasado lunes al impactar su cabeza por una caída cuando ejecutaba su acto ("cintas") durante una función en Los Angeles, California. No había red de protección, "porque en este tipo de actos no se puede usar; además, no tenía seguro de vida", expresó José Guillermo Vázquez, director de la compañía en México, la cual tiene dos sedes: una en el Distrito Federal y otra en Brownsville, Texas, a cargo de sus hijos.

Agregó: "Desafortunadamente, la gente que trabaja en el circo no tiene seguro de vida. Yo alguna vez fui artista y al estar en un restaurante en Estados Unidos, a un lado mío, en la barra, estaba una persona de una compañía de seguros que me hizo plática. Le pregunté si me podía asegurar.

"Me contestó que cómo no. Le dije lo que hacía en mi acto de circo y, pues, a la gente de circo no la aseguran, casi. Los seguros siempre buscan una garantía primero. Igual, cuando una persona tiene mucha edad tampoco la aseguran. Corresponde a las empresas de circo asegurar a sus trabajadores y nos hacemos cargo de todo. Seguramente habrá alguna indemnización para sus familiares, aunque no haya un papel de por medio. Uno responde por acciones, pero los seguros no protegen a los artistas de circo. Aseguran la carpa, a la gente que va al circo, daños a terceros, por si se cae un tubo o las gradas. El público sí está asegurado, ciento por ciento.

"Los seguros consideran que los actos de circo son muy riesgosos y no hay ninguna empresa, ni en México ni en Estados Unidos que nos aseguren. Es grave. Igual, si alguien tiene una enfermedad, tampoco. Y si se dice que se es cirquero, tampoco. El cuerpo del muchacho fallecido se trasladará a México. Un accidente de ese tipo no lo habíamos tenido en el Circo Hermanos Vázquez. Hay luxaciones, fracturas, pero afortunadamente no se han matado... o se quiebran una pierna o los brazos", precisó.

Añadió que sus hijos manejan un circo que recorre Estados Unidos desde hace 10 años. "Apenas anoche -el pasado lunes- me enteré de los hechos. Me comuniqué con el circo y me dijeron que lo que había sucedido fue inesperado. Fue en un acto en el que Valenzuela trabajaba con otros dos muchachos. El estaba en el centro y de repente se desplomó. Se vino abajo el aparato y, hasta eso, no de mucha altura. Fue de, digamos, tres metros -la información por cable señala "15 metros"-... Según mi manera de pensar, si hubiera sido a mayor altura él hubiera tenido más oportunidad de reaccionar, pero fue muy corta la distancia; se vino de cabeza. Cayó de cabeza. Se fracturó. Fue en la segunda función, que en ese momento se terminó. Era precisamente el último día de temporada."

Tenía 35 años

Señaló: "Era un hombre joven, de 35 años. Aquí, en México, no se hacen las contrataciones para allá. Ahora bien, la gente de circo sabe caer; meten la espalda para no caer de cabeza. El era de Veracruz y no tenía antecedentes familiares en el circo. Se metió a esto como mucha gente. Actualmente, creo que 50 por ciento de las personas que están en el circo se agregan a él porque les gusta. El de Valenzuela es un acto en el que no se puede utilizar red, porque se tienen que desplazar en la pista. El acto se llama cintas, que está muy de moda; se usan telas y tienen una altura aproximada de nueve metros. Algo similar ocurrió en el Ringling Brothers, en el que una muchacha murió de lo mismo: se desplomó y falleció.

"Yo no estaba allá -en Los Angeles-, pero imagino la reacción de la gente que vio el accidente, el hecho de ver una persona que cae y ya no se levanta", finalizó.

Andrés Atayde, director general del Circo Atayde, dijo en entrevista: "Hay actos en los que no se puede usar red y no se tiene seguro de vida. Este tipo de accidentes no es muy común y no hay un porcentaje. En realidad son muy de vez en cuando; por eso suena mucho como noticia, porque sí lo es; definitivamente un hecho fatal no deja de ser triste. Era un compañero de trabajo y por su familia lo lamento, pero eso -el percance- está dentro de los riesgos de un artista de circo.

"Tengo muchos años en este negocio y la mayoría de los accidentes son fracturas; rara vez son fatales. Pero eso pasa en todo lo que es físico. Un ejemplo ocurre en el futbol, en el que han habido muertes. Un accidente en un circo es aparatoso. El artista cuando llega a hacer su acto es porque está seguro de poder realizarlo, pero es humano y aunque lo domine siempre es peligroso".

Se quejó: "Lo que lamento es que sólo cuando pasa algo así se ocupan del circo, pero cuando un artista triunfa el asunto no se atiende. Y hay éxitos de mexicanos en concursos internacionales. Valenzuela no estaba considerado entre los mejores acróbatas mexicanos. Era aceptable. Su acto era como el que hacen los artistas que no son de circo, sino de esos que llaman circo nuevo. Es un acto de unas telas; el artista se sujeta de las telas y hacen ejercicios en el aire. No es el trapecista clásico, pero sí hacía un acto de altura y el aparato falló. El no se cayó solo.

"Todos los actos de altura son riesgosos; todo lo que se hace en el aire, lo es, al igual que los de quienes trabajan con fieras, porque los animales, aunque estén entrenados, son fieras. Los acróbatas están expuestos a romperse una pierna o un brazo. Todo lo que es físico conlleva ese riesgo, como los deportistas, o los toreros o corredores de autos. El más sonado fue el del alambrista Carl Valenda, hace 30 años. En el Circo Atayde, con 199 años de historia, ha habido accidentes", finalizó.

Investigaciones

La policía del condado de Los Angeles, que ya investiga el accidente, dijo al diario Los Angeles Times que Valenzuela murió de heridas masivas en el cráneo. Dean Fryer, vocero de ese departamento, aseguró que las investigaciones se enfocarán sobre la totalidad del equipo usado para el acto. "En cualquier lugar de trabajo en el que se realice alguna actividad en las alturas, se debe tener cierto tipo de protección para la caída", afirmó Fryer. "La pregunta aquí es si en realidad el equipo era el adecuado para el acto y por qué falló. Eso es lo que vamos a investigar".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.