Usted está aquí: Inicio Capital Feroz enfrentamiento entre franceses y zacapoaxtlas frente al aeropuerto capitalino

Habitantes de Peñón de los Baños representaron una vez más la batalla de Puebla

Feroz enfrentamiento entre franceses y zacapoaxtlas frente al aeropuerto capitalino

Tras la lucha, ambos bandos celebraron con carnitas, mole, pulque y unas cubitas

JOSEFINA QUINTERO, TRIUNFO ELIZALDE

Ampliar la imagen Como desde hace 77 años, familias enteras del pueblo del Peñón de los Baños escenificaron la batalla de Puebla, entre el ejército francés y las tropas mexicanas. En esta ocasión, el saldo fue de ocho personas lesionadas por quemaduras de pólvora Foto: José Carlo González

Ampliar la imagen Como desde hace 77 años, familias enteras del pueblo del Peñón de los Baños escenificaron la batalla de Puebla, entre el ejército francés y las tropas mexicanas. En esta ocasión, el saldo fue de ocho personas lesionadas por quemaduras de pólvora Como desde hace 77 años, familias enteras del pueblo del Peñón de los Baños escenificaron la batalla de Puebla, entre el ejército francés y las tropas mexicanas. En esta ocasión, el saldo fue de ocho personas lesionadas por quemaduras de pólvora Foto: José Carlo González

El sordo tronido de los cañonazos, proveniente de la cima del cerro de Peñón de los Baños, marcó el inicio del enfrentamiento entre las tropas indígenas de zacapoaxtlas y el ejército francés. Familias enteras integraron el batallón que, a trote y con algarabía, recorrió las principales avenidas del nororiente de la capital para realizar la representación 77 de la batalla de Puebla.

El poblado estaba listo, las calles fueron adornadas con símbolos patrios. Cada una de las casas, donde ondeaba la bandera mexicana, representaba un arsenal y de éste salían zacapoaxtlas y nacas -mujeres indígenas- que se incorporaban a las fuerzas nacionales. El ambiente era de lucha, así salieron de sus barrios y se encaminaron por Circuito Interior.

Unidas en santa paz, pero listas para la guerra, las "fuerzas republicanas" y los suavos argelinos al servicio de Francia "tomaron" por sorpresa, mediante cañonazos de salva y disparos de rifles de chispa artesanales, el exterior de la Terminal 1 del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ocupando por espacio de 20 minutos la avenida Capitán León.

Al frente de la muchedumbre multicolor iban, de manera hipotética, con vistosos uniformes de gala, ricamente ataviados y llenos de medallas, con pistola y sable al cinto, el general Ignacio Zaragoza y su estado mayor; los soldados republicanos con kepis y trajes de campaña de color azul marino, portaban las carabinas a bayoneta calada, y con ellos cientos de arrojados indios zacapoaxtlas y nacas que se encaminaron a la cima del Peñón de los Baños, sitio donde una vez más, como sucede cada 5 de mayo, se batieron con los franceses en feroz batalla, los primeros en defensa de la patria, y los segundos por apoderarse de suelo mexicano.

En Colonos y Morelos se registró el primer enfrentamiento. Las detonaciones anunciaron la llegada de las tropas que integraban habitantes de los barrios San Felipe, Los Reyes, La Asunción y Del Carmen, encabezadas por el general Ignacio Zaragoza. Por espacio de una hora combatieron con el ejército francés utilizando singulares armas -verduras, cabezas y patas de pollo-, como símbolo de la falta de armamento, según comentaron los participantes.

Al término del combate, los cañonazos retumbaron en todo el pueblo de Peñón de los Baños. La gran nube de humo que originaba la quema de pólvora levantó con mayor fuerza el espíritu de los combatientes que celebraban su triunfo, "porque la celebración sigue siendo del mexicano cuando prueba el sabor de la victoria".

Las tropas festejaron la derrota de los franceses con buenas comilonas, en las que hubo mole, carnitas, asados, frijoles y arroz, y como en los viejos tiempos el pulque, la cerveza y la cubita no faltaron.

Para los habitantes del lugar la conmemoración iniciada en 1930 por Isiquio Cedillo, que dejó ayer un saldo de ocho lesionados por quemaduras de pólvora, no es sólo la batalla de Puebla, "nosotros la conocemos ya como la Fiesta de Peñón de los Baños del 5 de mayo".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.