Usted está aquí: Inicio Opinión Blair e Irak

Patrick Cockburn

Blair e Irak

Irak podría ser visto en Gran Bretaña como la Némesis* de Tony Blair, pero este jueves los iraquíes recibieron la noticia de su partida con total indiferencia. Al preguntárseles qué piensan, la mayoría se encogió de hombros y se mostró sorprendida por esta pregunta. Otros dijeron que lo percibían sólo como un suplente del presidente Bush.

Es fácil entender por qué Blair no es objeto de un mayor afecto en Irak. El 8 de abril de 2003, justo antes de la caída de Saddam Hussein, tropas británicas distribuyeron un panfleto en árabe que contenía un mensaje de paz de Blair a los iraquíes. Este prometía "un Irak pacífico y próspero gobernado por el pueblo iraquí".

Los iraquíes saben de sobra que esto nunca ocurrió. Cuatro años después de la carta, Irak es quizás el país menos pacífico del mundo. Bagdad es presa del terror. El jueves, que fue un día tranquilo, la policía recogió 21 cuerpos de hombres asesinados. Nadie sabe cuántos cadáveres haya en el fondo del río o en tumbas poco profundas en el desierto.

Irak no sólo no es próspero, sino que su población está cerca de la desnutrición, pues 54 por ciento de los habitantes vive con menos de un dólar al día, y 15 por ciento trata de subsistir con sólo cinco céntimos de dólar. Cerca de 60 por ciento de los iraquíes está desempleado. De los 34 mil doctores que había en Irak en 2003, 12 mil han huido del país y otros 2 mil han sido asesinados, según la Organización de Naciones Unidas.

La otra promesa de Blair en cuanto a que Irak sería gobernado por iraquíes tampoco ha sido cumplida, a ojos de la población. Una encuesta publicada esta primavera demostró que 59 por ciento de los iraquíes cree que Irak es controlado por Estados Unidos y sólo 34 por ciento piensa que el control es iraquí.

En Gran Bretaña las críticas hacia Blair giran básicamente en torno a la decisión de ir a la guerra, el dossier "tramposo" y la ausencia de armas de destrucción masiva. Esto ha sido una ventaja para él. Repetidamente ha dicho que Saddam Hussein era un dictador malvado y que no se arrepiente de haberlo derrocado.

Muchos iraquíes estarían de acuerdo. Ellos no lucharon por Saddam, ni siquiera los supuestamente leales miembros de la Guardia Republicana, y la mayoría fue feliz al ver el fin de su desastroso mandato. Pero un mes después del supuesto fin de la guerra, Blair se plegó a lo que fue esencialmente una decisión estadunidense, al permanecer ocupando el país para reformarlo a su antojo. Es de esta decisión que surgieron todos los desastres actuales.

Blair nunca dio la impresión de saber mucho de Irak cuando lo invadió ni de haber aprendido nada de él en los pasados cuatro años. Sus discursos y declaraciones sobre el tema fueron, con frecuencia, pueriles. El primer año tras la caída de Saddam se vivió bajo una ocupación absoluta. Durante el segundo año hubo una independencia iraquí de nombre, bajo el gobierno de un gobierno no electo de iraquíes pro occidentales.

Las elecciones de 2005 vieron el triunfo de los partidos religiosos chiítas, para decepción de las embajadas estadunidense y británica, que desde entonces han buscado neutralizar su influencia.

Siempre ha sido difícil saber qué tanto Blair se creyó su propia propaganda. Una y otra vez decía que la mayor parte de Irak estaba en paz, y que la prensa exageraba la miseria que se vivía, cuando había progresos. Fue una gran ventaja para él que esas plácidas provincias de las que hablaba, en realidad fueran tan peligrosas, que ningún reportero fue ahí para refutar las afirmaciones del primer ministro.

Ninguna política exterior o militar podía haberse basado en las tonterías que Blair repetía sobre Irak. Dijo que la insurgencia estaba aislada cuando que ésta, desde las primeras fases de la guerra, tuvo amplio apoyo de la comunidad sunita. En marzo pasado, 78 por ciento de los iraquíes se oponían a la presencia de las fuerzas estadunidenses y británicas, según una encuesta de alcance muy amplio.

Hubo otra muy fea consecuencia de esto. En Afganistán, Al Qaeda contaba con escaso apoyo. Sus números eran tan pequeños que para filmar sus videos promocionales mostrando a sus combatientes en acción, se tenía que contratar por día a hombres de tribus locales. En los primeros meses de la ocupación de Irak, Al Qaeda encontró por primera vez un ambiente de empatía en el cual crecer. El "terrorismo" que Blair denunciaba con tanta regularidad se incubó y floreció en condiciones que él contribuyó a crear.

Irak dejó expuestas no sólo las debilidades de Blair sino las de Gran Bretaña. Ha sido extraño para mí en los últimos cuatro años el volver a Londres desde Bagdad preguntándome si la gente realmente sabe lo que está pasando en Irak. Casi inmediatamente descubrí que desde el taxista hasta el funcionario público lo saben todo sobre los errores cometidos en Irak, pero también están resignados a que no pueden hacer nada al respecto.

Blair no es el único primer ministro británico que comete errores catastróficos en Medio Oriente. Se dice que Lloyd George pudo haber permanecido como primer ministro vitalicio, por ser el arquitecto de la victoria de 1918, pero cuatro años más tarde se vio obligado a renunciar por haber intentado ir a la guerra con Turquía.

En 1956 Anthony Eden invadió de manera desastrosa Egipto y se justificó con palabras a las que Blair hizo eco casi medio siglo después, alegando que Nasser era una amenaza para Medio Oriente.

Lloyd George y Eden fueron rápidamente desalojados de Downing Street. Blair no lo permitió y se aferró. Esto es lo que vuelve tan venenoso su legado en Irak. Durante cuatro años le ha colgado los colores de la bandera británica a una fallida política estadunidense sobre la que Londres no tiene influencia significativa. Ha puesto de manifiesto una humillante dependencia británica hacia Washington sin lograr ventaja alguna.

En cuanto a los iraquíes, pese a su retórica sobre haberlos rescatado de Saddam, Blair se ha mostrado asombrosamente indiferente a su destino.

*Némesis es la diosa griega de la justicia retributiva, la venganza y la fortuna. En inglés es común usarlo en referencia a algo que da su merecido a la persona en cuestión. (N de la T)

© The Independent

Traducción: Gabriela Fonseca

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.