Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 13 de mayo de 2007 Num: 636

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La mordedura de Dios
RICARDO VENEGAS

Encuentro con Yi Munyol
LEANDRO ARELLANO

Cuando París tuvo su
diosa de ébano

ALEJANDRO MICHELENA

A cincuenta años de la publicación de Balún Canán
GERARDO BUSTAMANTE BERMÚDEZ

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Hugo Gutiérrez Vega

ESPAÑA E IBEROAMÉRICA (II Y ÚLTIMA)

Basta de recuerdos. Numero una serie de propuestas para el futuro de nuestras relaciones. Tal vez algunas de ellas se consideren utópicas, pero no hay nada mejor que proponer utopías. Ahí están fray Junipero Serra, fray Margil de Jesús, Vasco de Quiroga, los jesuitas de las reducciones paraguayas que, junto con los ilustrados de la época de Carlos III (rey formidable que por razones inexplicables expulsó a los ilustrados jesuitas de México, en particular, y de Iberoamérica, en general), las logias masónicas que eran el ariete de la modernidad, los liberales y los exiliados republicanos. Todos ellos forman parte del sustrato cultural que nos identifica, une y da sentido a nuestros anhelos de unión.

1. Reflexionar a fondo sobre la filosofía de las relaciones culturales. El matriarcado y el indigenismo a ultranza son prejuicios que entorpecen esa necesaria reflexión.

2. Establecer políticas de Estado tendientes a crear una casa editora que difunda a nuestros clásicos, pues bien sabido es que nos une la lengua común (Pessoa decía que su patria era la lengua portuguesa), pero, sobre todo, el hecho de que tenemos los mismos clásicos y, por lo mismo, una visión del mundo comunitaria que mucho puede ayudar a la paz universal. Lo mismo debe proponerse respecto a la televisión. Pienso en pactos firmados por todos nuestros gobiernos, en los cuales se establezca una televisión comunitaria de carácter cultural y educativo.

3. Siempre creí y ahora lo creo con mayor fuerza que debemos incrementar el intercambio de investigadores y de becarios. Además, es necesario que tengamos proyectos de investigación en los que participen nuestros países.

4. La tecnología moderna, sobre todo la cibernética, nos permiten ampliar nuestros intercambios de información. Aprovechemósla al máximo.

No es mi intención inventar el agua caliente. A muchos se les han ocurrido estas ideas en proceso de estudio. Por eso creo necesaria la celebración de un congreso que reflexione sobre nuestra cultura y dé rumbo a nuestros intercambios.

Quisiera terminar con el homenaje que hace Unamuno a Simón Bolívar, el más soñador de nuestros libertadores. En ese homenaje, don Miguel habla de una nueva anfictionía, de una federación basada en parecidas pautas culturales y enriquecida por las diversidades. Es claro que estos proyectos exigen la buena fe y el auténtico humanismo de nuestros funcionarios culturales y de los gobiernos. Debo reconocer que hemos avanzado mucho. Así lo prueban el Instituto de Cooperación Iberoamericana, el Instituto Cervantes, la Casa de América, la Casa de España en México y el Instituto Cultural de México en España. Veo lejanos los días de mi viejo automóvil cargado de materiales de cultura, recorriendo los caminos de España. Todo ha cambiado para bien. Sin embargo, requerimos de pactos, convenios e instrumentos de derecho internacional que sirvan de cauce al caudal de actividades que exigen una organización que tal vez pueda salir de un congreso cultural iberoamericano.

Yo ya no lo veré, pero quiero soñar que esos ideales pueden realizarse. Propongamos utopías, que aun en eso nos parecemos. Ellas fortalecerán nuestra unión y nos ayudarán a ser un elemento indispensable del proyecto de un mundo pacífico en el que se pueda recuperar lo humano perdido.

jornadasem@jornada.com.mx