Usted está aquí: Inicio Cultura Simula experto la combinación de luz y sombra del Castillo de Chichén Itzá

Reprodujo ese fenómeno en la parte sur, ''al parecer incompleta'', de la pirámide

Simula experto la combinación de luz y sombra del Castillo de Chichén Itzá

La figura de una serpiente sobre las escalinatas se formó también en la simulación realizada por Julio Ernesto Mendoza Sánchez a partir de un heliodón

FABIOLA PALAPA QUIJAS

Ampliar la imagen El castillo de Chichén Itzá, en la zona arqueológica maya del mismo nombre El castillo de Chichén Itzá, en la zona arqueológica maya del mismo nombre Foto: Mónica Mateos-Vega

El arquitecto y especialista en geometría solar Julio Ernesto Mendoza Sánchez asegura que el fenómeno de luz y sombra que se produce en la escalera norte del Castillo de Chichén Itzá, que semeja la figura de una serpiente, también ''se apreciaría en el lado sur de la pirámide al amanecer, si estuviera completa".

La alineación del castillo o pirámide de Kukulcán respecto del norte (20 grados), explica el especialista en helioarquitectura, fue diseñada para que sus esquinas formaran una combinación de luz y sombra sobre las escalinatas el 21 de marzo y el 23 de septiembre, que son los equinoccios.

''Actualmente se conservan tres lados de la pirámide excepto el lado sur, que aparentemente está inconcluso. El efecto visual que todos apreciamos en los equinoccios por la tarde ocurre en el lado norte."

Ubicada en la península de Yucatán, la pirámide denominada El Castillo en Chichén Itzá construida por los mayas impresiona por su perfección constructiva, ''diseñada para representar el ciclo anual dividido en días. Contaba con 91 escalones de cada lado de la pirámide, sumando 364, más la plataforma principal, que son los 365 días del año".

Entre los mayas existía la cuenta larga, recuento ininterrumpido del transcurso de los días; es un sistema de referencia temporal que permite adentrarse en el tiempo hacia el pasado y el futuro; al infinito lo concebían sin principio ni final.

Simulación solar precisa

''Hace varios meses instalé un heliodón en la Universidad de Mérida y visité la pirámide. Al observar que la parte sur estaba inconclusa, pensé que sería lógico que un efecto similar ocurriría en ese segmento, así que decidí investigarlo", explica Mendoza Sánchez.

El heliodón, agrega, sirve para el estudio de simulación solar de 0 a 60 grados de latitud en el hemisferio norte y sur (desde Ottawa a Santiago de Chile). Simula desde el orto hasta el ocaso al ciento por ciento. Tiene como fuente luminosa una lámpara parabólica de ocho pulgadas que emite rayos paralelos que hacen la simulación precisa.

''El brazo giratorio en el norte astronómico tiene grabadas las declinaciones de todos los días del año, y sólo hay que posicionar la lámpara parabólica en el día a estudiar y hacer girar manualmente el brazo, para observar la geometría de la sombra sobre el modelo a escala de la edificación en estudio."

De acuerdo con el especialista, para la primera prueba construyó una maqueta a escala y la colocó en el heliodón ajustándolo a la latitud de Chichén Itzá, a 20 grados 40 minutos en el día de los equinoccios, y girándola a 20 grados respecto del norte. ''Me sorprendió ver que se dibujaba la serpiente exactamente al amanecer y el efecto duraba aproximadamente 40 minutos.

''Como segunda prueba -continúa Mendoza Sánchez- en el programa autocad para arquitectos dibujé en tercera dimensión la pirámide y con el programa en tres dimensiones hice una simulación virtual al amanecer; la serpiente se dibujó en cuanto el sol salía en su totalidad del horizonte, así corroboré con el sol real que en el lado sur también se apreciaría el fenómeno de luz y sombra en la escalinata, igual como la apreciamos en el equinoccio."

La tercera prueba consistió en exponer al sol una maqueta el pasado 21 de marzo, a 20 grados del norte y misma latitud que en la zona arqueológica. ''Este procedimiento también lo realicé en Colima, que está a 19 grados 30 minutos, así que levanté el horizonte de la maqueta medio grado para igualar la latitud de Chichén Itzá, esperé al amanecer y la serpiente de nuevo apareció".

Para el arquitecto, la investigación confirma los conocimientos en astronomía que tenían los mayas. ''En una opinión muy personal, creo que la pirámide fue diseñada por una sola persona. Es indiscutible que los mayas tuvieron una especie de escuela científica astronómica y que a lo largo de las generaciones se fue enriqueciendo, pero es imposible que dos mentes concibieran al mismo tiempo este tipo de diseño".

Mendoza Sánchez dijo que verificará el efecto de luz y sombra en la escalinata sur del Castillo, en Chichén Itzá, el próximo 23 de septiembre, en la cúspide de la pirámide con su maqueta. ''Esperaré el amanecer para comprobar in situ si tengo razón".

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.