Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 27 de mayo de 2007 Num: 638

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Un Hegel explicado
a los niños

Orlando, una novela
del andrógino

SERGIO FERNÁNDEZ

Martin Heidegger, el hombre
ÁNGEL XOLOCOTZI YÁÑEZ Entrevista con HERMANNN HEIDEGGER

El ser y el tiempo de Heidegger
ÁNGEL XOLOCOTZI YÁÑEZ

María Callas: divina voz
ALEJANDRO MICHELENA

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGUELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

LA RISA CRÍTICA

ANNA PI I MURUGÓ

Empar Moliner,
Te quiero si he bebido,
Editorial El Acantilado,
Barcelona , 2004.

Sergi Pàmies,
Si te comes un limón sin hacer muecas,
Editorial Anagrama,
Barcelona, 2007.

Empar Moliner y Sergi Pàmies son dos autores catalanes que acaban de publicar sus respectivos libros de cuentos, traducidos del catalán por ellos mismos al español.

Te quiero si he bebido es el segundo libro de relatos de Moliner, que recientemente presentó en Ciudad de México, y basa su título en la canción del grupo de rap, Blood Hound Gang, "You're pretty when I'm drunk". Si te comes un limón sin hacer muecas es también un libro de cuentos de Sergi Pàmies, que con una visión ácida y al mismo tiempo divertida de la cotidianeidad, nos vuelve a sorprender, después de su última obra titulada El último libro de Sergi Pàmies (2001).

Los cuentos de Empar Moliner están escritos sin prejuicios y desde la crítica más radical. Con humor e ironía provoca la sonrisa socarrona y cómplice del lector en diversos momentos. La autora dice al respecto: "El humor, si te lo tomas de forma rigurosa, puede servir para denunciar comportamientos." Tal como hace en el cuento "El día de la mujer" donde se permite reír y delatar los comportamientos ejemplares de las feministas y de cualquier otro grupo o lobby. Las narraciones de Moliner son también crónicas periodísticas como: "Carta a mi hijo biológico" y "Los beneficios de la lactancia materna." La escritora colabora habitualmente en el medio periodístico y cita como sus referentes literarios a Martin Amis, Dorothy Parker, Patricia Highsmith, Mark Twain, y al autor catalán Quim Monzó, a quien también refiere Sergi Pàmies. La literatura de Moliner va contra aquellos lugares comunes que son siempre mencionados como buenos; y podemos encontrar en ella la influencia del realismo sucio norteamericano y la tradición del relato breve europeo. Los personajes de los relatos, reales como la vida misma, y con los cuales en más de una ocasión el lector se siente extrañamente identificado, se enmarcan en pocas páginas, lo que obliga a concentrar las descripciones y a subrayar los rasgos más característicos, pero sin llegar nunca a la deformación o la caricatura. Algunas conductas sociales hoy imposible de contradecir, como la ecología, la solidaridad o los derechos humanos, son blanco de la crítica de Empar Moliner, que sirven para describir y emitir juicios sobre el estado moral de la sociedad. En los trece relatos que constituyen el libro, encontramos a seres humanos convencidos de que con su actitud vital y, supuestamente, alternativa, consiguen romper con las normas, pero la realidad demuestra que nada cambia y que su actitud es la de todos. Las modas y las actitudes pasajeras de un cierto grupo social son también el propósito narrativo de la autora. La manera como se desarrollan las relaciones personales y las actitudes de los personajes son de un realismo que parece fotográfico, posiblemente porque cada historia de Moliner nunca se termina, para preocupación y al mismo tiempo disfrute del lector.

Sergi Pàmies es hijo de Teresa Pàmies y Gregorio López Raimundo, dirigentes comunistas españoles que vivieron muchos años en el exilio, lo que le ocasionó al autor una infancia clandestina que reconoce como feliz y distinta al resto de los niños de su entorno. Sergi Pàmies es un gran observador, que en este libro desmenuza la cotidianeidad de nuestros actos con cuentos hilarantes y crueles, como "Monovolumen", un relato sobre la envidia y lo absurdo de las relaciones y conversaciones vecinales en el elevador; o sobre querer poseer el mejor coche, pero nunca igual al del vecino; y "Sangre de nuestra sangre", donde un matrimonio que se quiere, respeta y convive feliz con su hija se ve obligado a separarse, pues ella quiere ser como las otras niñas de su salón y tener los privilegios de los hijos de padres separados: dos regalos y dos fiestas de cumpleaños, dos sueldos, y no estar estigmatizada y ser diferente al resto de sus amigas. En las distintas historias de Si te comes un limón sin hacer muecas, Pàmies trata muchos temas de la realidad social y disecciona diferentes aspectos del mundo de hoy. En los relatos breves y concisos evita lo superfluo, y algunos de ellos apenas ocupan una página. Todos, en general, hacen gala de economía en el estilo y de un lenguaje cuidado y ácido, como los limones que menciona en el título del libro. La falta de lógica y la aleatoriedad de las relaciones entre seres humanos es un tema central en "Escabeche", un demoledor retrato de nuestra rutina habitual que empieza así: "Me despierto con unas ganas tremendas de llorar, pero como tengo mucho trabajo decido que ya lloraré más tarde." El escritor dice que "durante el proceso de escritura deben existir dosis de renuncia a todo aquello que no sea a favor del lector, y así recortar la parte de ego del autor." Entre los autores que él refiere como influencias están Antón Chéjov, Raymond Carver, A. M. Homes, la poesía de Salvat-Papasseit y Enrique Vila-Matas, quien prologa su libro. Pero también dice que hay otras influencias no propiamente literarias importantes en sus textos, como los anuncios publicitarios y las canciones. Por ejemplo "La rumba de Barcelona", del Gato Pérez; de Pablo Abraira o algunas de Joan-Baptista Humet. Pero, por encima de todo, están los goles de Pelé, que son los que le han influido con más fuerza en su obra, pues los futbolistas, insiste Pàmies, "son los grandes artistas del siglo XX ". Sergi Pàmies alterna la creación literaria con colaboraciones en radio, televisión y periódicos. El escritor también ha sido traductor de Gillaume Apollinaire, Jean-Philippe Toussaint, Agota Kristof y Daniel Pennac, entre otros.

Las coincidencias de estos libros, sus temáticas, el modo de abordarlas y la calidad de sus autores nos permiten unirlos e incitar a su lectura, que nos parecerá, posiblemente, demasiado breve. Provocará también muecas de sonrisa en los lectores y conseguirá que digamos un te quiero, con o sin ingerir alcohol.


EL SENTIDO DE LA VIDA

JORGE ALBERTO GUDIÑO HERNÁNDEZ

Alessandro Baricco,
Esta historia,
Anagrama,
Barcelona, España, 2007.

A nadie debe extrañar que Alessandro Baricco (Turín, 1958) escriba una historia ubicada en el pasado. Tampoco que el protagonista vaya a la búsqueda de un sueño que parece imposible. Ambos son tópicos a los que nos tiene habituados novela tras novela. Extender los límites de lo real resulta una constante a la que los lectores se van acostumbrando al emprender una nueva aventura de la mano de los afluentes narrativos del escritor. Esta historia no podría ser diferente.

Ultimo (así, sin acento) vio su primer automóvil cuando apenas era un niño a principios del siglo xx. Junto con él, se sumó al sueño de su padre por dedicarse a algo relativo al automovilismo incipiente. Sin embargo, no fueron los motores los que lo sedujeron. Tampoco las altas velocidades ni la posibilidad de quedar incapacitado en una de las tantas carreras de coches, tal como le ocurrió a su padre. Él había descubierto algo que iba mucho más allá de los vehículos: las carreteras. Mejor aún, los circuitos. Convencido de que se puede contar una vida a partir de las modificaciones del terreno, dedicó toda su vida a encontrar los recursos para poder construir una pista que llegara al mismo lugar del que partía; una pista que daría cuenta de cada uno de los momentos importantes de su vida.

Para conseguirlo, tuvo que vivir en carne propia la desgracia familiar; ser depositario de un par de fortunas heredadas que no cobraría; conocer a la mujer más bella del mundo por cuya silueta transitaría en sus ilusionados pensamientos; participar de una de las más cruentas batallas de la primera guerra mundial; vender, instalar y reparar pianos; encontrarse al amor de su vida sólo para abandonarlo sin la posibilidad de volverse a ver. Todos estos avatares los irá acumulando u olvidando para incluir sólo los más relevantes en una pista por la que sólo circulará un automóvil. El de Elizaveta, quien muchos años después la encontrará sólo para saber qué fue lo que le deparó la vida al hombre que amaba.

A diferencia de otras novelas de Baricco, Esta historia parte de una exuberancia de voces narrativas. Se suceden una tras otra apenas dando tiempo al lector de incorporarse para asimilar la carga discursiva. Todas ellas tienen en común la sutileza de la prosa del autor. Una prosa que envuelve y seduce a cada palabra, como si el ritmo interno fuera capaz de guiar los ojos y conducir los sentidos en un acto de contagio que mucho se acerca a la prestidigitación. Entonces también se asemeja a sus predecesoras. En eso y en que se ubica en un tiempo ya pasado, además de situar al protagonista en una continua búsqueda por alcanzar sus sueños, para cualquiera irrealizables.

Esta historia es una nueva puerta de acceso a esos mundos. Los que se construyen con la prosa justa de quien que sabe lo que quiere. Los que delatan la posibilidad de encontrarle un sentido a la existencia más allá de los cánones tradicionales. Es, pues, un llamado de atención para que volvamos los ojos hacia arriba y aspiremos a lo más alto, aunque en la empresa se nos vaya la vida y aunque ésta dure sólo un instante.


Bailando en el pretil,
Mariana Bernárdez,
Universidad Iberoamericana,
México, 2007.

Quince ensayos breves en los que la autora, según sus palabras, plantea asuntos "cuya apariencia vana no descarta lo fundamental que son para respirar", y afirma tener influencias de Zambrano y Guenón. Unos sobre el pensamiento, la lectura y la escritura, otros que buscan comprender "el fenómeno de la violencia".


Bajo el Tacaná.
La otra frontera: México/Guatemala,

Ediciones sin Nombre/17,
Instituto de Estudios Críticos México, 2007.

El texto, los testimonios y las imágenes que componen este volumen con cedé incluido son resultado de una amplia investigación sobre el estado de las cosas en la frontera sur del país –parte de la cual fue publicada en este suplemento–, que también se desdobla en un cortometraje documental.


Inventio. La génesis de la cultura universitaria en Morelos,
año 3. núm. 5,
Universidad Autónoma del Estado de Morelos,
México, marzo 2007.

Ilustrado con obra de Vicente Calleja, la revista de la U. de Morelos contiene, entre otras secciones, Voces y trazos de Morelos, Pensamiento y lenguaje universitarios y Narraciones de la ciencia.


Malabar,
número 4. marzo-abril,
México, 2007.

Editada en San Miguel de Allende, incluye, entre otros autores, a Sanaa Taha, Bradburn Young, Fabio Morábito y José Fernando Cuevas, así como textos sobre Matthieu Kuhn y Margaret Dawitt. Abre el número la obra gráfica de Eugenio Vargas y lo cierra Switch, sección en inglés del mismo contenido.


El sol desmantelado. W.H. Auden revisitado,
Albatros Press/Babelia Poética,
México, 2007.

Poetas todos ellos, con lo que mejor saben hacer rinden homenaje al fundamental autor aludido en el título. Entre otros, Kenia Cano, Jorge Contreras, Alonso de Molina, Daniel Fragoso, Carlos Muñoz, Omar Roldán, Ricardo Venegas, J.D. victoria y David Yáñez.


Luvina. Revista Literaria,
nueva época,
núm. 46,
Universidad de Guadalajara,
Guadalajara, México,
primavera 2007.

Abordan el tema "La crítica en crisis" un número elevado de autores, entre los cuales Luis Vicente de Aguinaga, Rafael Lemus, Eduardo Huchín, Adolfo Castañón y Eduardo Chirinos. Sobre otros ámbitos escriben Silvia Eugenia Castilleros, Juan Gelman y varios más.