Usted está aquí: Inicio Política Asesinaron a 22 periodistas en México de 2004 a la fecha

Sólo el año pasado fueron ultimados 10, según la CDHDF

Asesinaron a 22 periodistas en México de 2004 a la fecha

En documento señalan a la APPO como agresora de reporteros

ALEJANDRO CRUZ FLORES

Ampliar la imagen Emilio Alvarez Icaza, presidente de la CDHDF, y los obispos Raúl Vera y Samuel Ruiz, durante el seminario sobre el derecho a defender las garantías y la libertad de expresión Emilio Alvarez Icaza, presidente de la CDHDF, y los obispos Raúl Vera y Samuel Ruiz, durante el seminario sobre el derecho a defender las garantías y la libertad de expresión Foto: María Meléndrez

De 2004 a la fecha han sido asesinados 22 periodistas en México, 10 en 2006, lo que significa la cifra más alta de los últimos 15 años. De acuerdo con un informe de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), en lo que va de este año han ocurrido por lo menos 40 agresiones contra comunicadores, entre ellas dos asesinatos y dos desapariciones, por lo que se prevé un panorama "marcadamente sombrío" para la actividad informativa durante 2007, advierte el organismo.

El documento titulado Recuento de daños a las libertades de expresión e información en 2006, basado en datos de diversos organismos dedicados a la defensa de estos derechos, señala que a diferencia de los dos primeros años del gobierno de Vicente Fox, en los que "proliferaron los actos inhibitorios" contra periodistas, como demandas y citas a comparecer ante las autoridades, el periodo de 2003 a la fecha se ha caracterizado por la violencia contra el quehacer informativo, al registrarse, hasta el año pasado, 392 agresiones de diversa índole contra reporteros.

Así, de acuerdo con cifras de la Red Mexicana de Protección a Periodistas y Medios de Comunicación, 131 de esas agresiones ocurrieron en 2006; de éstas, 86 por ciento fueron ataques públicos o embozados a periodistas y medios de comunicación -la cifra más alta que se recuerde de ese rubro en la última década, asegura el informe- y 14 por ciento lo constituyeron hechos de inhibición o presión al trabajo informativo en general, lo que "evidencia la ascendente escalada de violencia" contra los informadores.

Entre las agresiones ocurridas el año pasado, el documento destaca un decremento de 20 puntos porcentuales en los actos contra la prensa escrita, en comparación con los ocurridos en 2002, lo cual, sin embargo, se traduce en un incremento en los ataques hacia los medios electrónicos, al pasar de 15 por ciento, en 2002, a 25 por ciento el año pasado.

En torno a los presuntos responsables de los ataques contra las libertades de expresión e información, si bien el poder público continúa acumulando el mayor porcentaje de casos -41 por ciento-, han emergido nuevos actores como presuntos responsables: "los grupos sociales -específicamente la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO)-, con 15 por ciento, y supuestos cárteles del narcotráfico, con 11 por ciento".

Por otra parte, continúa el documento, un dato que expresa "la inacción o la incapacidad de las autoridades judiciales" es que en 19 por ciento de los incidentes se desconoce a los presuntos responsables.

De acuerdo con las cifras, en 2006 la entidad con mayor número de actos contra periodistas y medios de comunicación fue Oaxaca, con 30 por ciento de incidencias, seguido del Distrito Federal, con 15 por ciento, además de Chiapas y Guerrero.

En estas cuatro entidades se concentró 60 por ciento de los casos, y el resto ocurrieron en Veracruz, Chihuahua, Michoacán, Quintana Roo, Tamaulipas y Puebla, entre otros.

En 2006, los ataques de mayor recurrencia contra informadores fueron amenazas e intimidaciones -30 por ciento-, y agresiones físicas -25 por ciento-; en menores proporciones detenciones, acosos, actos de hostigamiento y bloqueos informativos.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.