Usted está aquí: Inicio Capital La Doctores, una de las 25 colonias de la ciudad con más personas en reclusorios

El gobierno capitalino pondrá a prueba modelo social para romper círculo delictivo

La Doctores, una de las 25 colonias de la ciudad con más personas en reclusorios

Hay lugares que son territorio prohibido hasta para los mismos colonos, relatan sus habitantes

ROCIO GONZALEZ ALVARADO

Ampliar la imagen En 2006, ninguna de las calles o callejones de la colonia Doctores se salvó de tener por lo menos una persona detenida en alguno de los reclusorios de la ciudad. La imagen durante un operativo de la SSP-DF en las calles de Doctor Vértiz y Doctor Balmis En 2006, ninguna de las calles o callejones de la colonia Doctores se salvó de tener por lo menos una persona detenida en alguno de los reclusorios de la ciudad. La imagen durante un operativo de la SSP-DF en las calles de Doctor Vértiz y Doctor Balmis Foto: Jesús Villaseca

Enclavada al sur del Centro Histórico, la colonia Doctores está clasificada como una de las 25 colonias con mayor número de habitantes en la cárcel en la ciudad de México, y es ahí donde el gobierno capitalino iniciará de manera piloto un nuevo modelo de intervención social para romper con el círculo delictivo.

De acuerdo con el Libro azul de la delincuencia, elaborado por la secretaría técnica del gabinete de seguridad, durante 2006, por ejemplo, ninguna de sus calles o callejones se salvó de tener un delincuente en los reclusorios, siendo las de Doctor Barragán y Doctor Andrade las que concentraban la mayoría de recluidos.

Dicha situación no es fortuita. En un recorrido se pudo constatar que la colonia, delimitada de sur a norte por la avenida Cuauhtémoc y el Eje Central Lázaro Cárdenas, está rodeada por cantinas, cabarets y hoteles de paso, los cuales, sumados al deterioro del entorno urbano, en el que no existen centros culturales, deportivos, ni iglesias, han generado condiciones proclives a la delincuencia.

Un reflejo de ello lo viven los vecinos de la calle Doctor Navarro, que en una manzana a la redonda cuenta con cuatro hoteles y el centro nocturno La Burbuja. Pero el fenómeno se extiende, sobre todo en las arterias aledañas al Eje Central Lázaro Cárdenas, donde el parque que lleva el mismo nombre luce vacío, al igual que los otros dos con los que cuenta la colonia, por la falta de seguridad.

María del Carmen Villagrán, quien tiene a su cargo la administración de la vecindad conocida como La Sander, platica que en materia de servicios la colonia cuenta con la suficiente infraestructura en salud y educación, pero reconoce que existe una gran apatía entre la gente a participar en las mejoras de la comunidad y una gran desintegración familiar.

"Algunas mamás se prostituyen o trabajan en los cabarets, mientras que sus hijos andan desde pequeños en la calle, expuestos a todo, porque además en sus casas no tienen ningún espacio", platica al señalar que la zona más vulnerable a la delincuencia es la colindante con la colonia Buenas Aires, donde comparten el comercio de autopartes.

"Hay lugares que son territorio prohibido, inclusive para los propios colonos; muchos llegamos hasta el mercado Hidalgo y no vamos más allá", admite la señora María de los Angeles Hervella, quien vive en el otro extremo, cerca de la avenida Cuauhtémoc, en la unidad habitacional Nardos, donde residen los clasemedieros de la zona.

Pero el temor no conoce de estatus. Las rejas en puertas y ventanas forman parte del paisaje urbano, aún en el área más depauperada, y los sitios de mayor riesgo están plenamente identificados por sus habitantes. Uno de ellos, es el conocido Pirul, en Doctor Neva, o la ciudad perdida, en Doctor Barragán.

Erradicar la delincuencia

Rosa Icela Rodríguez, secretaria técnica del gabinete de seguridad, explica que a mediados del siglo pasado en la colonia estuvo situada la cárcel de Belem, que generó un fenómeno de familias criminológicas, que se han perpetuado y extendido por las condiciones sociales en la zona.

Como parte de los trabajos que lleva a cabo el gobierno capitalino, detalla que la elaboración del Libro azul de la delincuencia, en el que desde la administración pasada se lleva puntualmente el registro de todos los delincuentes detenidos con fotografía, domicilio y delitos, en las colonias más conflictivas, representa un instrumento fundamental para erradicar la delincuencia organizada.

"Este álbum sirve para varias cosas, desde detectar dónde y cuántas veces ha delinquido un individuo y ha sido detenido, hasta identificar grupos delictivos por calle o parentesco, y el tipo de delitos", refiere al señalar que mediante esta estrategia se ha logrado conocer el modus operandi de bandas enteras, lo que ha llevado a su desmantelamiento.

El subsecretario de Gobierno, Juan José García Ochoa, precisa que estas acciones forman parte de la primera etapa de lo que será el nuevo modelo de intervención social para abatir la delincuencia, en el que se contempla la dotación de servicios urbanos y de los programas sociales, a los que la población no accede por no ubicarse en áreas de extrema pobreza.

"La Doctores, al igual que la Morelos, cuenta con todos los elementos en los que es evidente la descomposición del tejido social, lo que nos permitirá fijar las variables y parámetros generales que debe contener el modelo, que se extenderá a otras colonias de la ciudad con una situación similar", apuntó.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.