Usted está aquí: Inicio Ciencias Riesgo de un "mundo en llamas" por el cambio climático: ONU

Advierten pugnas por el agua y la producción de alimentos que alterarían la paz

Riesgo de un "mundo en llamas" por el cambio climático: ONU

El Africa subsahariana y el este asiático serían las regiones más afectadas, dice Ahim Steiner

La reducción de 40% en las lluvias dio origen a los deplazamientos masivos en Darfur

STEVE BLOOMFIELD THE INDEPENDENT

Nairobi, 27 de junio. El cambio climático se ha vuelto un importante problema de seguridad que podría conducir a un "mundo en llamas", advierte el funcionario de mayor nivel sobre temas ambientales de Naciones Unidas. Desde la elevación del nivel del mar en el océano Indico hasta la creciente desertificación de la región Sahel de Africa, este fenómeno será causa de nuevas guerras en el planeta, afirmó Achim Steiner, director ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUME).

"Las poblaciones se ven empujadas por el cambio climático hacia territorios de otros pueblos, y ello provoca conflicto", señaló. "Las sociedades no están preparadas para la magnitud y rapidez con que tendrán que decidir qué hacer con la gente".

El mundo experimenta ya su primera guerra causada en parte por el cambio climático. Dramáticas alteraciones al medio en la región de Darfur, en Sudán, contribuyeron a preparar el terreno para el actual conflicto, que ha provocado el desplazamiento de más de 2.5 millones de personas y la muerte de 200 mil.

Un nuevo informe que publicará este viernes el PNUME trazará un vínculo directo entre el cambio climático y el conflicto en Darfur. El documento "pinta una raya en la arena: dirá que el cambio climático es ahora una dimensión clave que se debe tener en cuenta en conflictos futuros", señaló Steiner.

Según el informe, las raíces de ese conflicto, que lleva cuatro años, se pueden encontrar en la devastadora sequía que se extendió por Sudán y el Cuerno de Africa en la década de los años 80. Concretamente, desde que la precipitación pluvial se redujo 40 por ciento a consecuencia del calentamiento global, dicen los científicos.

Tribus nómadas y campesinos, que antes compartían la tierra en relativa paz, de pronto encontraron menos suelo fértil. Los campesinos empezaron a cercar terrenos en los que antes permitían paso libre a los nómadas, lo cual originó disputas más extendidas entre éstos, que tienden a ser árabes, y los campesinos, en su mayoría africanos.

Coctel explosivo

La crisis actual fue desencadenada por la rebelión de tres tribus de Darfur y una feroz contrainsurgencia lanzada por Jartum, pero los cambios drásticos en la ecología de Darfur parecen haber sido un factor importante.

"Lo que vemos allá es un fenómeno de cambio ambiental que presiona a las comunidades locales", explicó Sahel. "Combinemos eso con las tensiones potenciales de naturaleza étnica o religiosa y tendremos una potente mezcla que, con un poco más de presión, puede desembocar en un conflicto. La población busca una alternativa o tiene que desplazar a otra. La situación que surgió en Darfur ocurrirá en otras partes del mundo". Advirtió que el planeta puede verse "envuelto en llamas" si no "despierta". "Es un asunto urgente de seguridad que afecta toda la dinámica geopolítica actual", dijo.

En los primeros meses de este año, Gran Bretaña aprovechó su presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU para programar el primer debate sobre cambio climático y conflicto. "¿Por qué empiezan las guerras?", preguntó entonces la secretaria británica del exterior, Margaret Beckett. "Luchas por el agua. Cambios en las pautas de la precipitación pluvial. Disputas por la producción de alimentos, por el uso del suelo. Hay grandes amenazas potenciales a la paz y la seguridad."

Las dos zonas principales de conflicto potencial, según Steiner, son la región de Sahel, en Africa subsahariana, y el este de Asia. Dijo: "en los próximos 35 años la mayoría de los glaciares del Himalaya se derretirán. Desaparecerán. Hablamos de 250 millones de personas que serán afectadas directamente por ese fenómeno y otras 250 millones aguas abajo".

Los crecientes niveles del mar en la costa de Bangladesh son otra zona potencial de conflicto, indicó. "India comenzó ya a construir una muralla para evitar que crucen inmigrantes de Bangladesh. La elevación que se pronostica de medio metro en el nivel del mar significa que 34 millones de personas no podrán permanecer donde están ahora. ¿Adónde irán? Tendrán que cruzar las fronteras."

Pero es probable que el mayor sufrimiento ocurra en Africa. El continente, cuya población posee el menor número de camionetas de lujo y recibe el menor número de vuelos internacionales, va a experimentar las peores consecuencias del cambio climático. "Los niveles del mar en ascenso podrían destruir hasta 30 por ciento de la línea costera del continente, y se podrían perder entre 25 y 40 por ciento de los hábitats naturales hacia 2085", según la ONU.

Espejo de la realidad

"Africa es la que está en mayor riesgo", precisó Steiner. "Es la línea frontal del cambio climático y la menos preparada para él. Ejemplos como Darfur dan un sentido de la realidad". En todo el continente se cocinan conflictos causados por la escasez de recursos. En Ghana, durante los dos años pasados, se han extendido los enfrentamientos entre campesinos y pastores fulani, conforme los recursos se vuelven más escasos. En la región del monte Elgon, en Kenia, más de 400 mil personas han sido desplazadas por tribus que luchan por acceso a la tierra.

"No se necesita mucha imaginación", expresó el funcionario. "Si el río Zambezi de pronto pierde caudal o cambia la época en que recibe agua", podría provocar confrontaciones por los escasos recursos.

Además de conducir a más guerras, el cambio climático también causará problemas una vez pasados los conflictos. Según el informe del PNUME sobre Darfur, la mayoría de los desplazados jamás podrán volver a sus hogares. "Hemos llegado a un punto sin retorno", sostuvo Steiner. "En partes de Darfur el ambiente ya no puede sostener a la población. Para muchas personas en los campos de refugiados ya no hay una forma sencilla de regresar a su patria."

Aunque el conflicto en Darfur es el primero en ser catalogado como "guerra ocasionada por el cambio climático", Steiner consideró que muchas de las disputas surgidas en la región subsahariana en las dos décadas precedentes han tenido raíces en el calentamiento global. "Algunas de las crisis que rodean a la sequía y la hambruna de la década de 1980 en el Sahel fueron manifestaciones tempranas. Ya lo hemos visto antes, pero probablemente no lo entendimos."

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.