Usted está aquí: Inicio Espectáculos Aprender con danza, proyecto creativo que motiva aun a los más reticentes

Concluyó el primer ciclo escolar en el teatro del Centro Nacional de las Artes

Aprender con danza, proyecto creativo que motiva aun a los más reticentes

Necesario, que el arte llegue a las escuelas, expresa uno de los maestros participantes

TANIA MOLINA RAMIREZ

Ampliar la imagen Niños participantes del programa Niños participantes del programa Foto: Arturo López

La danza como cura. Como maestra de cosas tan sencillas y vitales como tener un lugar en el mundo, buscar quién es uno y a ser en colectivo. La danza para despertar la creatividad. En fin, a través del arte llegar a ser mejores seres humanos, por ponerlo en palabras de Ricardo Román, director de la secundaria número uno César A. Ruiz, cuyos alumnos participaron en el proyecto Aprender con danza, de la asociación civil Consorcio Internacional Arte y Escuela (ConArte), con el apoyo de la SEP, empresarios, artistas y promotores culturales.

En estos días concluyó el primer ciclo escolar de Aprender con danza (forma parte de las materias oficiales), en el cual alumnos de nueve primarias y secundarias públicas del Centro Histórico, y una privada recibieron de profesionales clases impartidas por bailarines, acompañados por músicos que tocan el piano y percusiones (desde mambo hasta rock y, siempre, música de concierto).

El ciclo culminó con presentaciones de los niños y adolescentes en el Teatro de las Artes, del Centro Nacional de las Artes (CNA). La gran mayoría, si no es que todos, nunca habían estado en un recinto de estos de manera formal, como parte del público, y menos, sobre el escenario.

El jueves pasado tocó el turno a los alumnos de primer grado de la secundaria uno, ubicada en la calle Regina, frente a la Merced. Esta escuela fue la primera que se fundó en la ciudad. Hoy, buena parte de sus alumnos son hijos de comerciantes informales y crecen en una zona conflictiva, ruda, y por tanto, el lenguaje cotidiano es el de la violencia, en las calles, en los hogares.

"¿Bailar?, ¿yo? Yo soy machín" o "¿Y eso para qué sirve?" Esta fue la recepción que los adolescentes les dieron a los maestros. Estos, a quienes se eligió con cierto perfil (trabajo con jóvenes, en las calles), batallaron con la indisciplina y el modo muchas veces violento o de confrontación con que se relacionaban los chavos.

"Están aprendiendo a trabajar en equipo", y a respetarse, dijo la maestra Amaranta Ramos, tras la presentación del jueves, en la cual, unos 30 alumnos mostraron lo que hacen en clase: desde ejercicios de calentamiento hasta seguir algunos movimientos de improvisación de los maestros que los acompañaban. La danza se acompañó con música de piano y percusiones.

Avances

Joel Vázquez Vázquez, de 13 años, era de aquellos tercos, reticentes. Admite que al principio no quería bailar, pero ahora recomienda a otros "que se metan porque es muy divertido".

Los profesores también se enfrentaron con la poca "conciencia corporal" de los alumnos, explicó Ramos. Como dijo el director de la secundaria, los alumnos tenían dos pies izquierdos, llevaban una vida sedentaria.

Comenzaron por aprender a escuchar la música, a seguir el ritmo. "El avance que han tenido es impresionante", contó Ramos. Había, por ejemplo, "una chava muy alta, que nunca levantaba la cara, no se estiraba" y ahora tiene una postura corporal completamente distinta.

Los cambios, claro, no son sólo en lo físico: "Este progreso no es de danza como tal, sino que es una forma de sensibilizar a los alumnos para detonar sus capacidades", dijo el director de la escuela. "En un solo año he visto un cambio en los chicos. Los veo tranquilos, no tan destructores. El programa los ha sensibilizado".

Los maestros del proyecto reciben una continua capacitación pedagógica, de sicología. Amaranta Ramos y el resto de los docentes están interesados en trabajar en este proyecto, dijo, "porque el arte es una herramienta de transformación social. Los chavos están muy necesitados de que el arte llegue a las escuelas. Es básico para que haya un desarrollo completo del país. Estamos transformando individuos, con una conciencia ética".

ConArte (www.conarte.com.mx), formado por empresarios, artistas y educadores, busca ser "un puente entre artistas, empresarios y autoridades escolares", explicó Lucina Jiménez, directora general.

En segundo grado, adelantó, "vamos a meter improvisación y a vincularla con elementos teatrales para que los chavos digan lo que tienen que decir mediante personajes. Primero necesitaban trabajar con secuencias, para luego ser más libres. Sin ordenamiento mental, no tendrían herramientas con qué improvisar".

La SEP planea incorporarlo a otras escuelas. ConArte lleva a cabo, además, otros proyectos, como visitas de reconocidos artistas a escuelas, y pronto iniciará un "diálogo intercultural" entre centros educativos de Nueva York y el DF.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.