Usted está aquí: Inicio Espectáculos Lanzan Ecos de Avándaro, con primicias en cidí del rock chicano

El álbum doble, "oportunidad para que los jóvenes conozcan orígenes del movimiento en español"

Lanzan Ecos de Avándaro, con primicias en cidí del rock chicano

Las grabaciones de grupos de la época no han sido dadas a conocer, parece que nos da vergüenza lo que hicieron esos pioneros, señala David Prado

"El gobierno acabó con el movimiento"

ARTURO GARCIA BARCENAS

Ampliar la imagen Una de las bandas participantes en el festival de Avándaro, el 11 de septiembre de 1971 Una de las bandas participantes en el festival de Avándaro, el 11 de septiembre de 1971 Foto: Tomada del libro Nosotros

Con el título de Ecos de Avándaro, la disquera Sony&BMG acaba de lanzar al mercado un álbum doble con joyas del denominado rock chicano, que ahora por primera vez son dadas a conocer en disco compacto. El nombre de la producción aborda un momento fundacional en la historia del rock nacional y si bien varios de los grupos que aparecen en esta compilación no estuvieron presentes en dicho festival, fueron artífices o consecuencia de un movimiento que vivió su clímax aquel 11 de septiembre de 1971, cuando se realizó el festival de rock.

La mayoría de las bandas participantes en Ecos de Avándaro tuvo una vida musical muy corta como consecuencia, en gran parte, del bloqueo que en los medios ejerció la Secretaría de Gobernación y el entonces Departamento del Distrito Federal, a raíz del festival, expresó en entrevista el gerente de Marketing Strategic de Sony&BMG, David Prado Alvarado.

Esta idea fue completada por César Alejandre Pizano, legendario locutor de radio con 38 años de experiencia, quien expuso que aquel día él ya tenía planeado ir a Avándaro, al Valle Mariposa, pero lo dejaron "clavado en la estación Radio Capital", donde laboraba.

Prado precisó: "Cientos de miles de jóvenes se reunieron en el festival de Avándaro, pero fue el acabóse, pues frescos aún los hechos de las matanzas del 2 de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971, el gobierno prohibió todo lo que oliera a reunión de jóvenes y cerraron los rock-cafés, ya no se hicieron conciertos y lo peor, muchos de los músicos abandonaron su oficio, se dedicaron a otras cosas y algunos acabaron como taxistas".

En entrevista, hablaron del disco conmemorativo de la fiesta del rock del 11-S del 71, que incluye temas de grupos como Enigma, Tequila, Spiders, Peace & Love y Dug Dug's.

Importante conocer los orígenes

Para Prado "es muy importante para cualquier joven que hoy goza del rock mexicano y disfruta de la música original conocer los orígenes. Lamentablemente, en México, por muchos factores de tipo gubernamental, no se pudo llevar a cabo la continuidad en lo que era en ese entonces la creciente ola del rock mexicano. Hubo casi diez años de sequía y por eso muchos de los grupos de la actualidad ignoran por completo sobre los conjuntos que los antecedieron.

"A César Alejandre, aquí presente, le tocó vivir cómo estaba creciendo la música de los grupos mexicanos, del rock mexicano cantado en inglés, al que por esto se le llamaba chicano, y también le tocaron los momentos difíciles con lo grupos."

Alejandre: "Comenzó a tener auge ese rock llamado chicano. Las estaciones de radio que exclusivamente tocaban música moderna en inglés de grupos extranjeros comenzaron a tocar a lo grupos mexicanos, a Peace & Love, La Revolución de Emiliano Zapata, El Ritual y a Love Army, por ejemplo, en un hecho inédito, y tocado en inglés, pero desgraciadamente para nosotros, los jóvenes de aquella época, vino el Festival de Avándaro y al rock siempre se le ligaba con las drogas y con alcohol.

"Vino el festival y satanizaron al rock... que había habido drogas, mujeres violadas, golpes, de todo. Efectivamente, hubo de eso, pero muy poco. Estaba reciente el Festival de Woodstock y Avándaro ya traía un poco de cola, por decirlo de alguna manera. Avándaro tuvo un poder de convocatoria como nunca se había dado en México. Unos hablan de 300 mil personas, mínimo, y de miles que no pudieron llegar porque se quedaron en la carretera, atorados".

Alejandre: "El festival se transmitió incluso por Radio 660, que aquella época se llamada Radio Juventud. Transmitió el locutor Félix Ruano Méndez, pero desgraciadamente se pasaron al aire mentadas de madre y groserías, y entonces decir un buey al aire era persignarte y exponerte a que te quitaran la licencia de locutor. A Ruano le quitaron su licencia, lo suspendieron, creo que nunca más volvió a trabajar en radio y la estación desapareció.

"A La Pantera 590, Radio Exitos y Radio Capital llegó un oficio de Gobernación donde se decía que estaba prohibida la transmisión de un disco, con número y nombre del álbum, que se había grabado en Avándaro. Automáticamente se dejaron de tocar a todos los grupos mexicanos que ya se transmitían, como Javier Bátiz, a Los Dug Dug's, a Peace & Love, a Ritual, al El Amor, a Love Army... y el rock chicano se vino para abajo. Y las estaciones se quedaron exclusivamente con su programación en inglés, pero con grupos de afuera".

Tal fue la responsabilidad de Gobernación, precisó.

Prado: "Avándaro le incomodó a Luis Echeverría. No le convenía que hubiera tantas reuniones masivas juveniles, porque a la larga podían decantar en lo que fue el 68. Otra cosa que pasó fue que el Departamento del Distrito Federal prohibió los lugares donde se presentaban este tipo de grupos. Tinta Blanca pidió una reunión con el entonces regente del DF para que los dejaran trabajar, y nunca los recibió".

Ola de prohibiciones

Alejandre: "Habían proliferado los cafés-cantantes, donde tocaban los grupos. No se bebía alcohol, sino malteadas, se fumaba el cigarrito, pero se prohibieron esos espacios. El gobierno se valió de Avándaro para prohibir la música de los grupos chicanos. Ya había una programación de grupos extranjeros, pero todo se canceló".

Prado: "También se prohibieron los conciertos al aire libre, como en la Alameda. El único grupo que sobrevivió a todo eso fue El Tri. La Revolución de Emiliano Zapata se convirtió en una banda de baladas para sobrevivir. Dejó atrás a Nasty sex. Se rompió la continuidad del rock mexicano".

Polydor, que hoy es Universal, dijo Prado, tiene material, fotos y música, importante de Avándaro. "¿Dónde están? Tienen a Tinta Blanca, a Macho, La Verdad Desnuda... Muchos grupos nunca sacaron un disco completo por el frenón gubernamental. Ahora bien: el bloqueo fue para la radio, no para las compañías disqueras.

"No existen historias fotográficas, no existen las matrices, ni, muchas veces, contratos. Es como si nos diera vergüenza de todo lo que hicieron con esfuerzo los grupos mexicanos de esos días. El rock de hoy es producto de aquel rock", concluyó.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.