Usted está aquí: Inicio Política Se requiere "cirugía mayor", según los priístas

Se requiere "cirugía mayor", según los priístas

Ciro Pérez Silva

La propuesta de reforma fiscal del presidente Felipe Calderón podría verse sometida "a una cirugía mayor" o inclusive ser sustituida por otra si no incorpora elementos como la simplificación en el pago de impuestos; un sentido federalista que otorgue a los gobernadores voz y voto para determinar la orientación del gasto y garantice a los estados -entre otros aspectos- la participación al ciento por ciento del impuesto sobre la renta (ISR) captado localmente; la formación de un grupo especial que dé seguimiento al gasto público y un efectivo apoyo a infraestructura, salud, educación, deporte y cultura, advirtieron legisladores y mandatarios emanados del PRI.

En tanto, el coordinador de los diputados federales del PAN, Héctor Larios, adelantó que cualquier propuesta de adición o reforma a la iniciativa debe pasar, primero, la "prueba de viabilidad técnica".

Ayer por la mañana los priístas se reunieron con el secretario general del tricolor, Jesús Murillo Karam, y con el gobernador de Chihuahua, José Reyes Baeza, responsable del área económica de la Conferencia Nacional de Gobernadores, quienes analizaron detalladamente la propuesta del Ejecutivo federal, a la que hicieron observaciones.

Respecto de la llamada Contribución Empresarial a Tasa Unica (CETU), los priístas señalaron que tiene un efecto negativo en lo que toca al empleo y a la maquila. Esto último, explicaron, debido a la no deducibilidad del trabajo, aunque reconocieron dos efectos positivos: la acreditación del ISR retenido a terceros y el crédito al empleo para trabajadores, con un impuesto sobre la renta menor a 19 por ciento.

Según los priístas, la CETU afecta también a las empresas exportadoras, particularmente a la maquila, que tiene un impuesto de 0.80 por ciento y que podría incrementarse hasta 8 por ciento.

En cuanto al Impuesto Contra la Informalidad (ICI), que sugiere una tasa de 2 por ciento a los depósitos que excedan los 20 mil pesos al mes en una misma institución, los priístas consideran que existe un problema para quienes pudieran presentar pérdidas fiscales por varios años, o cuyo ISR pudiera ser menor al impuesto retenido.

Finalmente, señalaron que se debe analizar la alternativa de gravar las ganancias por enajenación de valores, las operaciones de bolsa relativas a cambio de control y propiedad accionaria, así como las transacciones bancarias, ya que el efecto recaudatorio podría ascender a dos puntos del producto interno bruto, además de que se trataría de un impuesto que ya es aplicado en otros países.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.