Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia Reconoce subsecretario atrasos de México frente a Metas del Milenio

Muertes maternas y poca difusión de anticonceptivos, entre ellos: Mauricio Hernández

Reconoce subsecretario atrasos de México frente a Metas del Milenio

Aún lejano en el país, el acceso universal a la salud reproductiva, dice representante de la ONU

FABIOLA MARTINEZ

Ampliar la imagen Atención a una embarazada en la región de La Laguna, tras la acumulación de aguas negras en la zona, en agosto de 2005 Atención a una embarazada en la región de La Laguna, tras la acumulación de aguas negras en la zona, en agosto de 2005 Foto: Alfredo Domínguez

México mantiene un rezago en el cumplimiento de las Metas del Milenio -que prevén disminuir de 2000 a 2015 rezagos y problemáticas sociales- en lo referente a disminución de la mortalidad materna, y enfrenta desafíos para llevar a la población joven información y productos anticonceptivos, admitió el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud (Ssa), Mauricio Hernández Avila.

"No hemos avanzado como quisiéramos (en la disminución de mortalidad materna), es de las metas que van más atrasadas", expresó.

En el caso de embarazos de adolescentes -agregó- están fallando los programas para tener servicios que los jóvenes consideren "amigables".

"No es fácil trabajar con la población adolescente, porque (sus integrantes) tienen cierto conflicto con autoridades, con la institución. Entonces, tenemos que ser creativos".

Según cifras oficiales, en 2006, murieron por esa causa mil 167 mujeres (con énfasis en Oaxaca, Guerrero y Chiapas, donde se encuentran los municipios más pobres); sólo 7 por ciento de tales fallecimientos están clasificados como atribuibles a abortos, aunque, en general, las muertes maternas son consecuencia de hemorragias e hipertensión.

Arie Hoekman, representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), advirtió que México tiene "un camino por recorrer" para lograr el acceso universal a la salud reproductiva.

En el caso particular de la problemática derivada del aborto, Hoekman expresó que independientemente si se legaliza o no esta práctica, la interrupción del embarazo constituye un asunto de salud pública, en la cual los Estados no pueden aplicar "política de avestruz".

La meta del milenio se propone reducir, hacia el año 2015, tres cuartas partes de muertes maternas pero actualmente -según el subsecretario de Salud- hay un avance de 32 por ciento.

De acuerdo con organizaciones no gubernamentales, las autoridades mexicanas no han podido reducir sustancialmente el índice de mortalidad materna ni los embarazos en adolescentes, porque no tienen control sobre los recursos federales que, por ejemplo, para la compra de anticonceptivos, envía a las entidades.

Auge de nuevos métodos

Durante el acto conmemorativo por el Día Mundial de la Población, organizado por el UNFPA, cuyo tema para este año es "el papel de los hombres en la promoción de la salud materna", el subsecretario de Salud señaló que actualmente ya están "etiquetados" los recursos para la compra de anticonceptivos, pero adjudicó la falta de cobertura en estos productos al auge de nuevos métodos, como la píldora de anticoncepción de emergencia.

"Tenemos muy bajas coberturas en adolescentes y vamos a estar trabajando en el fortalecimiento del programa de anticoncepción", dijo. De los recursos federales, entregados en el marco del Seguro Popular, sólo 30 por ciento se destina para la promoción de la salud y, de ese porcentaje saldrían los recursos para los programas de planificación familiar.

El Consejo Nacional de Población (Conapo) precisó que, no obstante el aumento en el porcentaje de mujeres con pareja que usan métodos anticonceptivos (de 68.5 a 70.9 por ciento entre 1997 y 2006), existe demanda insatisfecha de estos productos, particularmente en la población adolescente y joven, de 15 a 24 años de edad, "por lo que sigue siendo un reto abatir las necesidades no satisfechas de planificación familiar".

El UNFPA advirtió al respecto que en el mundo hay 20 millones de mujeres que quieren utilizar métodos de planificación familiar, pero carecen de acceso a la información y a los servicios y no cuentan con el apoyo de sus parejas ni de sus comunidades. "Ninguna mujer debería morir al dar a luz", afirmó.

A escala mundial, cada año más de medio millón de mujeres pierden la vida por causas relativas al embarazo, 99 por ciento de ellas en países en vías de desarrollo.

Naciones Unidas señala que para reducir la mortalidad materna es necesario emprender una triple estrategia: que todas las mujeres tengan acceso a anticonceptivos para evitar embarazos no deseados y planificar sus familias; que todas las embarazadas tengan posibilidad de atención del parto por personal capacitado, y que las que padezcan complicaciones tengan oportuna asistencia de servicios de alta calidad para la atención de emergencias obstétricas.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.