Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 29 de julio de 2007 Num: 647

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

La infinita aproximación
NADIA CONTRERAS-ÁVALOS

A alguien de la
misma edad

NIKOS FOKÁS

Estampas de Oriente
LEANDRO ARELLANO

¿Ahora, qué va pasar?
OCTAVIO AVENDAÑO TRUJILLO entrevista exclusiva con
SERGIO PITOL

Andrés Iduarte: una voz necesaria
MIGUEL ÁNGEL SÁNCHEZ DE ARMAS

Un niño llamado Andrés Iduarte
VICENTE QUIRARTE

Declaración de amor
YAMILE PAZ PAREDES

Leer

Columnas:
La Casa Sosegada
JAVIER SICILIA

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Cabezalcubo
JORGE MOCH

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

Belew, Henderson y Machacek en México

Afortunadamente, México sigue abriendo sus puertas a grandes guitarras del jazz internacional. Si hace unas semanas fue el grupo de Lee Ritenour y meses atrás el trío de John Scofield –ambos en el Lunario del Auditorio–, ahora serán los estadunidenses Adrian Belew y Scott Henderson, más el joven austriaco Alex Machacek, quienes harán eco en los teatros Metropolitan (DF) y Diana (Guadalajara) los próximos días 8 y 9 de septiembre. Aquí sus perfiles.

Adrian Belew, el más rockero de los tres, sonará acompañado por los hermanos Eric y Julie Slick, en batería y bajo, respectivamente. Sobre él podríamos escribir cien páginas. Valga decir, para empezar, que su grupo más conocido ha sido King Crimson. Nacido en Kentucky hace cincuenta y ocho años, fue en Nashville donde conoció a Frank Zappa, quien luego de escucharlo tocar en una banda de covers lo invitó a su grupo. Un año después, David Bowie fue quien le echó el ojo y lo llamó para grabar y girar. Estando con él conoció a Brian Eno, compositor y productor experimental a través de quien llegaría al conjunto Talking Heads. Ya en los años ochenta, Robert Fripp invita a Belew a unirse, finalmente, a King Crimson. Con ellos produce tres discos al tiempo que continúa su obra en solitario. Entrando en los noventa, entre pausa y pausa del grupo, sale de gira con Bowie y Tori Amos, produce a Caifanes y Santa Sabina, y colabora con Nine Inch Nails y Crash Test Dummies. Por si fuera poco, edita siete discos como líder. Ya en el nuevo milenio, produce a los Jaguares y destaca por la formación de un trío de estrellas con el baterista Danny Carey del grupo Tool y con el bajista de Primus, Les Claypool.

Scott Henderson (1954), el más "blusero" de los tres, hará lo propio con John Humphrey (bajo) y Alan Hertz (batería). Otrora líder del demoledor cuarteto de jazz-rock Tribal Tech, se ha inclinado por las raíces estadunidenses sin que ello merme su locuaz lenguaje armónico-melódico, reconocible al "salirse" de contextos cómodos e internarse en escalas extravagantes y solos de factura imposible. Sus orígenes se hallan en Florida, cuando se "fusilaba" a los grandes del rock: Hendrix, Zeppelin, Deep Purple, tanto como a los reyes del blues: Albert King y Buddy Guy. ¡Cómo habrá sido su juvenil talento que, apenas llegado a Los Ángeles, fue invitado a tocar con la Elektric Band de Chick Corea y más tarde con el legendario Weather Report de Joe Zawinul! En ’84 funda, precisamente, Tribal Tech. Ahí, con el bajista Gary Willis, abre la puerta que otros apenas entornaban. Por primera vez el rock entraba de lleno al mundo del jazz, despreocupadamente, llenándolo del poder que tantos envidiaban. Y viceversa. Cumplida la meta, Henderson volvió al blues-jazz con todo lo colectado en su viaje sónico. Ahí se ha mantenido, aderezando la vieja vuelta de doce compases con momentos grasosos, dándose tiempo para colaborar en proyectos alternos como Vital Tech Tones al lado del baterista Steve Smith y del bajista Victor Wooten.

Alex Machacek (1972) vendrá con el bajista Kai Eckhard y con el baterista Marco Minnemann. Es el más joven de los tres. Nacido en Austria, su ascenso ha sido irrefrenable desde que lograra aliarse al baterista Terry Bozzio, uno de sus ídolos de adolescencia. También él se inició tocando rock, emulando principalmente a Frank Zappa, Queen, Iron Maiden y Deep Purple. En el jazz aterrizó gracias a Joe Pass. Estudió en el Conservatorio de Viena, en donde multiplicó su vocabulario. Entonces escuchó a Allan Holdsworth y, como muchos de su generación, cruzó el puente entre la tradición y la vanguardia. En Italia gana una beca para estudiar en el Berklee College Of Music de Boston y, finalmente, entra en contacto con sus héroes. En ’98 regresa a Viena, gana el concurso europeo de guitarra Guitar Newcomer y, al año siguiente, debuta como líder con el álbum Featuring Ourselves. Gracias a su naciente fama, comienza a colaborar con Bozzio y con el saxofonista Gerald Preinfalk, con quienes graba Delete and Roll, bajo el nombre de BPM. Ahora residente de Los Ángeles, California, ha lanzado otros cuatro discos y se ha relacionado con más músicos de la escena progresiva y jazzera. Esta será su primera visita a México.

Dicho esto sólo resta agregar que los boletos acaban de ponerse a la venta en el sistema Ticketmaster y que, afortunadamente, sus precios son muy razonables.