Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 5 de agosto de 2007 Num: 648

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

En La Patrona
LIZZETTE ARGÜELLO

Un rostro
TITOS PATRIKIOS

Con y sin Asturias
JAVIER GALINDO ULLOA entrevista con OTTO-RAÚL GONZÁLEZ

Dos Poemas

La biblioteca de
Madame Bovary

RICARDO BADA

1857: año de la Bovary
ANDREAS KURZ

Mané y el sueño
CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

Cabezalcubo
JORGE MOCH

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Un rostro

Titos Patrikios*

Te digo compañero.
Una roca tu rostro
años de sal y más sal
capas de cárcel y exilio
siglos geológicos cubrieron tu risa,
sismos imperceptibles de tu lucha cotidiana
derrumbaron el beso
en un lago desconocido y subterráneo
y tu mirada es mineral
bajo tu frente labrada.
Muchos no ven qué hay detrás de la piedra
pero si fuera una fragua la poesía
mostraría a la luz
todo tu tierno y oculto metal.

Titos Patrikios (Atenas 1928), abogado, sociólogo y traductor es también miembro de la Primera Generación de Postguerra o de la Derrota. Formó parte de la Resistencia durante la ocupación alemana y estuvo a punto de ser asesinado por los colaboracionistas. Después de la Guerra civil griega (1946-1949) fue arrestado por sus ideas de izquierda y condenado al exilio durante tres años. En 1954 publicó su primer libro, Terracería, y desde entonces ha publicado más de quince títulos, entre los cuales El bosque y los árboles, incluido en Aprendizaje otra vez (1991), de donde hemos tomado el poema que presentamos. Ha traducido a Lukács, Stendhal, Balzac y Valéry y, a su vez, su poesía ha sido traducida al inglés, alemán, italiano, español, ruso y árabe, entre otras lenguas. En 1992, Italia le otorgó el Premio de Poesía Internacional Salerno, y en 1994 recibió el Premio Nacional de Poesía de Grecia por toda su obra.

Versión de Francisco Torres Córdova