Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 12 de agosto de 2007 Num: 649

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

El infierno de Fante
VÍCTOR M. CARRILLO

El cine coreano y la violencia
LEANDRO ARELLANO entrevista con PARK CHAN-WOOK

Baldomero Sanín Cano, cincuenta años después
HAROLD ALVARADO TENORIO

Baudelaire, desde Campoamor
RICARDO BADA

Baudelaire y Las flores
del mal

ANDREAS KURZ

Bruno Widmann:
lenguaje y figuración

MIGUEL ANGEL MUÑOZ

Leer

Columnas:
Señales en el camino
MARCO ANTONIO CAMPOS

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Cabezalcubo
JORGE MOCH

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Rogelio Guedea

Cámaras

La mujer que me escribió tenía razón. Las mujeres siempre tienen la razón, aun cuando no la tengan. Y esta mujer precisa e intransferible no fue la excepción. Piensa en hacer como las cámaras, dijo. Y yo, desde aquel día, me dejé hacer como las cámaras. La mujer me había indicado que fuera capturando imágenes durante el día y que, al final de la jornada, cuando me dispusiera a entrar en la cama, cerrara los ojos y seleccionara las imágenes mejores, agrandara aquellas que tuvieran un sol al fondo y enmarcara aquellas otras donde hubiera un corcel o un albatros. Hice tal cual lo que me indicó la mujer que me escribió. Todo el día estuve capturando imágenes. Imágenes de perros. Imágenes de viejitos sentados en una banca. Imágenes de una carreta tirada por caballos. Imágenes de un libro que nunca escribiré. Imágenes de una calle que sube y de una calle que baja. Capturé imágenes del mar. De la lluvia. Al final de la jornada tuve una cantidad inconmensurable de imágenes bellísimas que fui disponiendo una detrás de otra en mi cabeza. Aunque al principio no supe cuál imagen clavar en la memoria antes de dormir, después eso no tuvo la mayor importancia porque me di cuenta de que en ninguna de ellas aparecía yo.