Usted está aquí: Inicio Cultura La obra Mía denuncia la violencia intrafamiliar desde la óptica infantil

La compañía Marionetas de la Esquina presenta el montaje en el teatro Orientación

La obra Mía denuncia la violencia intrafamiliar desde la óptica infantil

Los niños se vuelven huraños y se sienten responsables de lo que les pasa, asegura la autora, Amaranta Leyva

Busca presentar esa situación de manera creativa, afirma Lourdes Pérez Gay

carlos paul

Ampliar la imagen Lourdes Pérez Gay, directora de la compañía Títeres de la Esquina, derecha, con Amaranta Leyva, autora de la obra Mía Lourdes Pérez Gay, directora de la compañía Títeres de la Esquina, derecha, con Amaranta Leyva, autora de la obra Mía Foto: Yazmín Ortega Cortés

Llevar al teatro para niños el tema de la violencia familiar es el reto creativo del más reciente montaje de la compañía Marionetas de la Esquina, que pondrá en escena la obra Mía, escrita por la dramaturga Amaranta Leyva (Premio Nacional de Teatro para Niños INBA 2006), con la dirección de Lourdes Pérez Gay, en el teatro Orientación, del Centro Cultural del Bosque.

Dicha problemática, explica la autora, generalmente se intenta resolver a partir del conflicto de la pareja. En México, de acuerdo con la Encuesta sobre Violencia Intrafamiliar realizada en 1999 por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, 88.4 por ciento de los entrevistados piensa que la violencia es un asunto privado y sólo en 14 de cada 100 hogares donde se registran abusos solicitan ayuda.

Sin embargo, dicha cuestión es muy pocas veces planteada desde la visión de los niños involucrados. Por ello, Leyva escribió Mía, en la que se aborda el tema de la violencia familiar, desde el punto de vista de una pequeña.

Durante su investigación y trabajo con niños que padecen violencia –comenta la también autora de Dibújame una vaca–, “pude ver que los chicos se vuelven muy huraños y que viven con mucha vergüenza, sobre todo de que critiquen a sus padres. Los pequeños viven un mundo interior de regaños contra ellos mismos, odio y pena, pues al no entender completamente lo que ocurre, de alguna manera se sienten culpables”.

Para Leyva, “los niños sí se dan cuenta de lo que ocurre en la familia, sin embargo, los padres, pensando que los protegen, no les dicen nada, pero al niño a veces le da coraje y sufre más porque no se le hable claro”.

Seleccionado para ser publicado por una de las colecciones más importantes de teatro para niños, la ASSITEJ España, en este texto teatral “se siente la violencia, pero no se ve, nunca se muestra la agresión entre los papás”, explica Pérez Gay. “La idea con la puesta en escena, es que los espectadores sientan lo que Mía está sintiendo, lo que oye, sin que sea evidente. Para ello, el personaje observa todo a través de la cerradura de una puerta, para confirmar lo que se imagina y no quiere aceptar”.

Además de Mía, su muñeco Sinforoso es el otro personaje que aparece en escena.

“Para su nueva vida, la pequeña lleva en una maleta todos sus recuerdos y a su muñeco, con el que a veces se interrelaciona como si éste fuera sus padres, y otras veces es el muñeco con el que puede jugar y, por medio de él, aceptar su dolorosa realidad, para luego atreverse a decir que ella no es la culpable.

“Esto es lo importante –abunda la directora–. Cómo liberarse de esa situación y saber que hay esperanza.”

El objetivo de Marionetas de la Esquina, más allá de entretener, es presentar de manera creativa y artística a un personaje al que le ocurren ciertas situaciones. “No se trata de caer en una especie de apoyo sicológico o ser didácticos. La diferencia –destaca la dramaturga– es que se trata de una obra de teatro para niños que aborda el problema de la violencia familiar, no desde un lenguaje o visión oficial, sino desde el punto de vista de una niña”.

Posible alivio

“El espectador será quien determine cómo recibe la obra”, añade Pérez Gay. “Quizá a algunos papás les sirva como apoyo y algunos pequeños quizá se den cuenta que no son los únicos maltratados y puedan tener un referente que, de algún modo, alivia”.

En la obra, también se trabaja con video. Sobre la enorme cerradura de la puerta se proyectan imágenes parciales que hacen referencia al tema. “La obra, aunque el tema es doloroso y triste, contrasta con los juegos del personaje de Sinforoso y las canciones”.

Los niños, concluye la creadora escénica, “por mucho que sufran, en el juego expresan sus aflicciones y anhelos”.

Mía, obra de teatro para niños con títeres y actores se estrenará el 18 de agosto, a las 12:30 horas, en el teatro Orientación, atrás del Auditorio Nacional.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.