Usted está aquí: Inicio Estados Miles sufren daños por Dean

El meteoro, que bajó a categoría 1, recobraría fuerza al avanzar hacia la costa del Golfo

Miles sufren daños por Dean

Reportan ''saldo blanco''

En Bacalar, promesas de Calderón a familias que perdieron todo

(Claudia Herrera Beltrán, ; alonso urrutia, ; Lorenzo Chim, Javier Chávez, Hugo Martoccia y Luis A Boffil, )

Ampliar la imagen Una de las viviendas de la colonia de Los Monos, en Chetumal, Quintana Roo, destruidas por el huracán Dean Una de las viviendas de la colonia de Los Monos, en Chetumal, Quintana Roo, destruidas por el huracán Dean Foto: Carlos Ramos Mamahua

El paso del huracán Dean por el sureste del país dejó un saldo blanco en pérdidas humanas y provocó daños menores a la infraestructura, según el secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña, quien señaló que el siguiente paso es evaluar con precisión los daños.

En una breve conferencia de prensa en la ciudad de México, Ramírez Acuña destacó que la infraestructura turística de Quintana Roo, Yucatán y Campeche. sufrió daños menores, al igual que los aeropuertos y las carreteras. El abasto de víveres, añadió, tenderá a normalizarse en las próximas horas.

Ramírez Acuña atribuyó la ausencia de víctimas al ''ejemplar comportamiento'' de la población, que atendió las medidas de precaución recomendadas, y la coordinación entre los tres órdenes de gobierno.

Ayer se emitió la declaratoria de emergencia para 81 municipios de Veracruz, 86 de Chiapas y los 17 de Tabasco, en previsión de que Dean recupere fuerza en el Golfo de México.

El funcionario dio a conocer que Petróleos Mexicanos cerró todos sus pozos petroleros en la sonda de Campeche y la navegación seguirá suspendida.

Al cierre de esta edición, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dio a conocer que Dean, en la categoría uno de la escala Saffir-Simpson, con vientos sostenidos de 130 kilómetros por hora, y rachas de 155, se hallaba en la sonda de Campeche, a 250 kilómetros al este-noroeste del puerto de Veracruz, y a 370 al este-sureste de Tuxpan.

El meteoro se desplazaba hacia el oeste-noroeste a 30 km/h, y se esperaba que para las siete de la mañana de este miércoles estuviera en la categoría 2, con vientos sostenidos de 155 km/h y rachas de 195 km/h.

En Campeche, 4,500 damnificados

Dean dejó más de 4 mil 500 damnificados en Campeche, sostuvo el gobernador, Jorge Carlos Hurtado, en una evaluación preliminar. Los municipios más afectados son Calakmul, Hopelchén, Champotón, Campeche, Hecelchakán y Calkiní.

La Asociación de Hoteles de Cancún informó que esa ciudad, al igual que Playa del Carmen y Cozumel, los principales motores económicos de Quintana Roo, sufrieron daños menores -debido a que Dean azotó el norte de la entidad con fuerza de tormenta tropical-- y reanudaron sus actividades este martes.

El gobernador de Quintana Roo, Félix González Canto, destacó que el huracán afectó a más de mil personas de la comunidad Bacalar, municipio de Othón P. Blanco, así como a más de 200 comunidades de esa demarcación, y en los municipios mayas de Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos.

En Yucatán, el fenómeno sólo ocasionó daños aún no cuantificados. Cálculos preliminares mencionan 5 mil familias damnificadas y 10 mil viviendas afectadas, así como la pérdida de 24 mil hectáreas de maíz y otros cultivos.

Encuentro con la realidad

En Bacalar, municipio de Chetumal, Qiuntana Roo, las cifras presentadas por funcionarios hicieron que el presidente Felipe Calderón exclamara un ''gracias a Dios'' porque los daños provocados por Dean fueron menores a los esperados.

El gobernador Felix González Cantó resumió: ''Nadie tuvo un solo rasguño''.

Sin embargo, al visitar Bacalar, una de las comunidades de Quintana Roo más afectadas por el meteoro, reveló que si bien no hubo muertos, sus habitantes son ahora más pobres.

Muchos perdieron todo, hasta el empleo, según constató el Presidente al recorrer el poblado y un albergue instalado en un plantel del Colegio de Bachilleres.

Poco antes de las seis de la tarde Calderón Hinojosa regresó anticipadamente a México procedente de Canadá, cuyo gobierno le prestó helicópteros para el rápido traslado de su comitiva al aeropuerto de Ottawa. Desde el cielo observó los estragos que provocó Dean en Quintana Roo: sembradíos anegados, palmeras dobladas y postes de electricidad retorcidos.

Luego, reunido con la mitad de su gabinete en el aeropuerto de Chetumal, escuchó un parte informativo que, en general, se redujo a la frase ''saldo blanco''.

Pero esos informes no reflejaban las historias de familias que apenas contaban con lo indispensable y lo perdieron.

Después de un recorrido de casi 40 minutos por carretera, el mandatario llegó a Bacalar y en cuando la gente lo vio se le acercó para contarle de sus pérdidas.

-¿Qué pasó? Cuéntame -le dijo Felipe Calderón a un niño.

-Hubo mucho viento. Se nos fue la casa.

En las calles había postes derribados, árboles arrancados, anuncios desmantelados, casas desechas.

Calderón recorrió cada salón del albergue. Las historias de carencias agravadas por el paso de Dean se fueron entrelazando.

-¿Y a su casa qué le pasó? -inquirió a una de tantas mujeres con hijos en brazos.

-Es una casa mal hecha. Necesitamos láminas -respondió.

Calderón pegó un grito: ''¿Dónde está Beatriz (Zavala, la secretaria de Desarrollo Social)?''

Agitada, la funcionaria aseguró que enviarían los materiales de construcción al día siguiente.

La presidenta municipal de Chetumal, la priísta Amalia Castilla, dijo al Presidente que había muchas casas inundadas y la zona cañera quedó arruinada, por lo que urge un programa de empleo temporal.

Calderón respondió que habrá fondos de inmediato. Al final del recorrido de hora y media -quizás el más largo que ha hecho por una comunidad pobre en su sexenio-, se remangó los pantalones para internarse a una secundaria inundada.

''Ora sí, mi góber, a mojarnos'', invitó Felipe Calderón a González Canto, y ambos pasaron por el charco. La secretaria de Desarrollo Social, con zapatillas y traje sastre, desisitió de la empresa y exclamó: ''Ya no se puede avanzar''.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.