Usted está aquí: Inicio Gastronomía Sabrosas, de cualquier tipo, las enchiladas, de fiesta en Iztapalapa

Más de 20 restaurantes dan una muestra del platillo

Sabrosas, de cualquier tipo, las enchiladas, de fiesta en Iztapalapa

Jaime Whaley

Ampliar la imagen La feria de la enchilada concluirá el próximo domingo La feria de la enchilada concluirá el próximo domingo Foto: Víctor Camacho

Picosas, bañadas en salsas variopintas, humeantes, aromáticas, las enchiladas están de fiesta.

De varios tipos y sabores desde las tradicionales que, dícese, deben tener chile verde y cebolla hasta las entrometidas, esto es, las suizas –cabalmente desconocidas en Ginebra, Zurich, Basilea y demás pueblos de aquellos lares–, pero alguna vez el platillo emblemático del Sanborn’s, o ahora las vikingas procedentes de un establecimiento del mismo nombre aquí en la capital.

Poco más de un veintena de restaurantes que tienen a la enchilada como el atractivo fuerte de su carta, se han dado cita para festejar al tradicional e inmemorial platillo que, de sobra está exponerlo, se compone básicamente de tortillas, rellenas o no, cubiertas de salsas de distintos chiles.

Exibición de artesanías

El lugar del festejo es el estacionamiento de la delegación Iztapalapa, frente al jardín Cuitláhuac, el principal de la sureña demarcación, donde hay, además, una vistosa muestra de artesanía en textiles, barro, vidrio, se expenden quesos de elaboración doméstica y también tortillas recién hechas con masa blanca.

En cuanto a las enchiladas están las procedentes de San Luis Potosí, que hasta en su cajita vienen y su contenido es de queso de cabra y chorizo verde o las san marqueñas, directamente de Aguascalientes, y también las zacatecanas que llevan chorizo, pero rojo.

Los meseros se esmeran en ganarse a los posibles clientes que deambulan por el no tan amplio espacio cubierto por un enlonado adornado con papel picado, en en el que se acomodan las mesas, pero con el apetito a punto cualquier inconveniencia pasa a segundo término.

Se ofrecen, entre otros tipos, las enchiladas tapatías, de chile ancho y rellenas de pollo; las tentación, con queso panela, y las aztecas con flor de calabaza, chile poblano y elote.

Ingrediente medular

De los chiles ni hablar. Es conocido que son parte medular de la diarias dietas de millones de connacionales, guajillos, chipotles, verdes, serranos, anchos, de árbol, en fin la variedad es vasta. Sobre las tortillas un desplegado hace saber a los visitantes sus distintos tipos, las hay blancas, azules, amarillas, tostadas, doradas, para sopes, de nopal, gorditas, alargadas, tlayuda, totopo, de harina, taqueras, todas aptas para utilizarse como cucharas o encima o bajo el guisado.

Para resbalarse las enchiladas está una embajada del expendio pulquero La Gloria, que advierte que llevan cien años de servir tlachicotón del bueno o bien las infaltables y frías cervezas, aunque para los niños, faltaba más, hay refrescos de Pascual.

La feria cerrará el próximo domingo. Se puede llegar por medio del Metro, bajando en la estación Iztapalapa, o bien en auto por la calzada Ermita, donde a la altura de la subida al Cerro de la Estrella, hay mantas que anuncian que se está por llegar al paraíso enchilado.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.