Usted está aquí: Inicio Economía Los 42 productos de canasta básica aumentaron 34.17%: Profeco

Los 42 productos de canasta básica aumentaron 34.17%: Profeco

En diciembre pasado el grupo de alimentos costaba $818.44 y ahora vale $1,098.14

Miriam Posada, Antonio Castellanos y Juan A. Zúñiga

Ampliar la imagen Venta de productos básicos en un mercado del Distrito Federal, donde todos los precios siguen aumentando Venta de productos básicos en un mercado del Distrito Federal, donde todos los precios siguen aumentando Foto: Yazmín Ortega Cortés

Informes de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) revelan que los 42 productos que integran la canasta básica subieron sus precios en 34.17 por ciento en promedio, entre diciembre del año pasado y la primera quincena de septiembre de 2007. Esta elevación es más de 16 veces superior a la inflación general registrada por el Banco de México en el mismo periodo, la cual fue de 2.06 por ciento.

De acuerdo con el seguimiento realizado por la Profeco, la carestía se concentra sobre todo en los alimentos de la canasta básica, los cuales han incrementado 36.01 por ciento su precio en lo que va de la administración del presidente Felipe Calderón, aún cuando todavía no hay fecha oficial para iniciar el aumento gradual a las gasolinas por mayores impuestos.

El costo de la canasta básica se disparó de 818.44 pesos en diciembre de 2006 a mil 98.14 pesos en la primera quincena de septiembre de 2007, lo que significó una elevación de 34.17 por ciento en este periodo, y un deterioro en la misma proporción en el poder adquisitivo del dinero y de la capacidad salarial para comprar esos productos.

En el caso de los alimentos, prácticamente todos los productos que integran la canasta básica se han incrementado más de 40 por ciento con respecto a diciembre de 2006. Entre otros, estos productos son: lenteja, 97 por ciento; salchicha, 69; frijol, 87; leche condensada 73; leche en polvo, 55; mantequilla, 54; arroz, 27, y huevo, 36 por ciento. El pollo y la carne molida de res han registrado aumentos de casi 55 y 40 por ciento, respectivamente.

También otros artículos de consumo imprescindible se suman a la carestía, como la crema dental, con un encarecimiento de 28.79 por ciento; los pañales desechables, con un incremento de 26.23 por ciento; las toallas femeninas, con 24.71; el detergente para ropa, 38.67; el jabón de baño, 16.03, y hasta los focos, que ahora son 27.59 por ciento más caros que en diciembre de 2006.

Sin embargo, el procurador federal del consumidor, Antonio Morales de la Peña, aseguró que no se han registrado quejas sobre incrementos de precios en productos de la canasta básica, como resultado del impuesto que se aplicará a la gasolina, pero convocó a la población a denunciar cualquier abuso de comerciantes y prestadores de servicios.

Morales Peña fue entrevistado en la sede de la Profeco, al término del encuentro Sweep Days. Allí presentó un panorama en el que la carestía no se refleja en denuncias por abusos, y previno que las gasolineras tampoco deben incrementar el precio del combustible, pues la aplicación del impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS) de 2 centavos mensuales no ha entrado en vigor.

Argumentó que la Profeco ha recibido sólo cinco quejas por presunto encarecimiento de gasolina en igual número de estaciones de servicio. Pero, apuntó, los verificadores que acudieron a atender las denuncias no encontraron irregularidad alguna. En el caso del gas, hizo un llamado a la población a no comprar el combustible, “por ningún motivo” si es más caro de lo que marca el precio oficial, a fin de no fortalecer la especulación.

Mario Di Costanzo, secretario de la hacienda pública del “gobierno legítimo”, afirmó por su parte que en este escenario de inflación galopante, un obrero que percibe el salario mínimo tiene que destinar 21 días de trabajo para obtener una canasta de 42 productos básicos. Con lo que le resta, sólo nueve días, debe cubrir los costos de transporte, vestido, vivienda y educación, lo cual resulta imposible porque el incremento del salario mínimo en este año fue de sólo 3.9 por ciento.

Di Costanzo precisó que el sólo anuncio del incremento que tendrán la gasolina y el diesel, ya empieza a reflejarse en los incrementos de precios de diversos productos alimenticios como la carne, el huevo, la leche y el pan bolillo.

Una vez que entre en vigor el alza gradual al precio de las gasolinas se pretende recaudar 633 millones de pesos en los últimos tres meses de 2007 por esta vía, para fortalecer la salud de las finanzas públicas, afirmó Di Costanzo. Mientras, un empleado que percibe el salario mínimo requiere 11.40 horas de trabajo para adquirir un kilo de bistec; 11.1 horas para comprar un kilo de carne molida, y 1.27 horas de trabajo para un kilo de tortillas.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.