Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 7 de octubre de 2007 Num: 657

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Dos relatos
AURA MARTÍNEZ

De pronto
NIKOS KAROUZOS

Emmanuel Mounier: la acción con sentido y la revolución
BERNARDO BÁTIZ VÁZQUEZ

Inés Arredondo y la perversión
ALFREDO ROSAS MARTÍNEZ

Los Ángeles
AGUSTÍN ESCOBAR LEDESMA

El spanglish: la frontera del idioma
ADRIANA CORTÉS KOLOFFON

Isla de bobos
ANA GARCÍA BERGUA

Leer

Columnas:
Señales en el camino
MARCO ANTONIO CAMPOS

Las Rayas de la Cebra
VERÓNICA MURGUíA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

Corporal
MANUEL STEPHENS

Cabezalcubo
JORGE MOCH

El Mono de Alambre
NOÉ MORALES MUÑOZ

Mentiras Transparentes
FELIPE GARRIDO

Al Vuelo
ROGELIO GUEDEA


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Aquimichú (I de II)

Como se recordará, hace algunos meses las cuatro partes del documental ¿Quién es el señor López? , de Luis Mandoki, fueron producidas, distribuidas y exhibidas de manera tal que se convirtieron en un hito, por donde quiera que se vea: forjados a partir de un esfuerzo, un interés y un entusiasmo genuinos, no contaron con ningún tipo de soporte económico más allá del que el propio cineasta fue capaz de aportar. Del mismo modo son realizados, en este país y en otros, infinidad de documentales. Lo verdaderamente inusual vino en los siguientes pasos, pues la tetralogía fue distribuida prácticamente mano en mano y, salvo unos cuantos puntos de venta, gracias también al decidido apoyo de la piratería, en este caso bienvenida por el propietario mismo de los derechos de obra. Consecuentemente, y también excepción hecha de algunos espacios urbanos que fueron abiertos o habilitados ex profeso, la exhibición de ¿Quién es... consistió en un ejercicio doméstico más que público, más del reproductor dvd que otra cosa.

ARRE QUE LLEGANDO AL CAMINITO

Ya encarrerado en la labor documentalista, así como evidentemente tocado en su conciencia por el fenómeno sociopolítico mexicano vivido sobre todo entre julio y diciembre del año pasado, Mandoki decidió aprovechar como punto de partida la enorme cantidad de información con que contaba, para realizar un nuevo filme documental, esta vez abordando de manera directa el definitivo cochinero que significó la reciente elección presidencial. Con su hermano Pablo y con el periodista Federico Arreola fundó la productora Contra el Viento Films, S.A. de C.V., y se dio a la tarea de dirigir lo que, haciendo cuentas, vendrá a ser su séptimo documental --en 1980 dirigió Campeche, un estado de ánimo , y en 1982 Papaloapan . Hacia mediados del pasado mes de julio, ya en la etapa de postproducción de lo que ha de llevar por título El fraude que nadie vio , Juan Manuel Borbolla, actual director de Warner Brothers México, entró en contacto con Mandoki para proponerle que dirigiera una cinta de ficción --quizá se trate de One More Day for Hiroshima , título de trabajo que aparece en la currícula del cineasta como "proyecto en producción" para 2008.

UNOS PASOS PA DELANTE


Foto: Josť Pazos/Notimex

De acuerdo con la versión que Contra el Viento Films ha hecho pública, en esa misma oportunidad Borbolla "manifestó interés en distribuir el mencionado documental", de modo tal que en días subsiguientes se habló, entre productor y distribuidor, de proyecciones de recaudación en taquilla --alrededor de 20 millones de pesos--, porcentajes de anticipo --2 millones de morlacos--, número de copias --unas 150--, e inclusive de una fecha de estreno --el último día de noviembre--, para lo cual, y de acuerdo con los ritmos habituales de toda compañía distribuidora, llegaron a elaborarse carteles promocionales y se manejaron posibles títulos definitivos de la obra.

Asimismo, de modo también habitual y absolutamente necesario para su negocio, Warner entró de una vez en contacto con los exhibidores. Lo hizo con los dos más grandes del país, Cinemex y Cinépolis.

Y OTROS TANTOS PARA ATRÁS

Fue en este punto donde la puerca comenzó a torcer el rabo, ya que, de acuerdo con lo publicado por Contra el Viento Films, Warner Bros. les comentó, "con alarma, que si bien en Cinemex estaban dispuestos a programar el documental, en Cinépolis [...] Alejandro Ramírez se negó reiteradamente a hacerlo". La razón, que el presidente de Organización Ramírez ha negado categóricamente, es que éste se habría confesado "amigo de Felipe Calderón, y no puedo exhibir una película que lo cuestione".

Solamente como autogol podría ser considerado que Borbolla, cuyo trabajo al frente de una de las compañías distribuidoras más poderosas lo obliga a tener tratos un día sí y otro también con el presidente de una de las compañías exhibidoras más poderosas, soltara una infamia que lo perjudicaría primero a él, y después, claro está, a los hacedores de El fraude que nadie vio . Se supone, en fin, que Ramírez habría exigido una retractación pública.

Pero los pasos en reversa no se detienen ahí, sino que apenas empiezan porque, contra lo que cualquiera consideraría elemental lógica de negociante, Warner Bros. no se atuvo ni se limitó a las posibilidades comerciales del filme --ya ponderadas, como se dijo antes--, sino que, motu proprio , entró en consultas con Fernando Pérez Gavilán, director de Videocine, es decir, la empresa filial de Televisa a través de la cual Warner distribuye en México. Lo primero que a uno se le ocurre preguntar es ¿por qué?

(Continuará)