Usted está aquí: Inicio Espectáculos El Cirque du Soleil presenta en Guadalajara Quidam

Más de dos mil personas vieron la primera función

El Cirque du Soleil presenta en Guadalajara Quidam

También hará temporada en el Distrito Federal y Monterrey

Notimex

Ampliar la imagen Aspecto de la función de Quidam ofrecida en Guajalajara Aspecto de la función de Quidam ofrecida en Guajalajara Foto: Arturo Campos Cedillo

Guadalajara, 11 de octubre. Luego de casi dos años de espera, el Cirque du Soleil hizo escala en Guadalajara, esta vez para ofrecer su espectáculo Quidam, lleno de magia y acrobacias fuera de serie.

A partir de este 11 de octubre y hasta el 4 de noviembre, el espectáculo canadiense ofrecerá 33 funciones a los tapatíos, para luego partir rumbo a las ciudades de México y Monterrey.

Alrededor de dos mil personas se dieron cita en la Gran Carpa sólo para comprobar lo que ya todos sabían: el Cirque du Soleil es un espectáculo fuera de serie.

Luego de una calurosa despedida al final de la función, los miembros del elenco de la compañía canadiense tuvieron que volver hasta en tres ocasiones para recibir fuertes ovaciones del público, que fue testigo de la primera presentación de Quidam en el país.

El hilo conductor del espectáculo, pretexto para el gran despliegue artístico, es la historia de una pequeña olvidada por sus padres, quienes antes de hacerle caso, prefieren leer el periódico sentados en la sala de su casa. De pronto y sin motivo aparente, un hombre sin cabeza entra a la casa con una sombrilla en una mano y un mágico sombrero en la otra.

El sombrero es la clave de la puesta, pues cuando el hombre misterioso lo deja tirado en el suelo y la niña decide colocarlo sobre su cabeza, comienza ese gran sueño que es Quidam.

El primer acto fue sólo el preámbulo de una noche que llevaría a todos a revivir episodios de la niñez. Un hombre saltó al escenario montado en una rueda alemana, con la que realiza grandes acrobacias que conectaron desde el principio con el público.

A partir de ahí la magia comenzó. Cuatro niñas asiáticas le siguieron a éste manejando sus diábolos de manera magistral, bailando al ritmo de la música y realizando tremendas acrobacias.

El ambiente es de fiesta, con globos, vestuario y maquillaje incluido. Conforme avanzó el espectáculo, la tristeza de la pequeña olvidada por sus padres se transformó en total alegría.

Los típicos actos circenses son llevados al extremo con increíble destreza, ya sea con los pies en el suelo, colgando de sogas y cables, o apoyándose entre sí para realizar grandes saltos.

Como en todo circo, la risa es parte importante en el espectáculo, de la mano de un payaso que no repara en invitar a personas del público a participar en sus graciosos actos.

Este es el inicio de la magia que sólo puede ofrecer un espectáculo circense, que llega una vez más a México de la mano del Cirque du Soleil.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.