Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 14 de octubre de 2007 Num: 658

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

En una tierra extraña
SOMERSET MAUGHAM

El señor sabelotodo
SOMERSET MAUGHAM

Somerset Maugham:
la infeliz honestidad

GRAHAM GREENE

Vigencia de Marx
V CONGRESO "MARX INTERNACIONAL"

El telele de la tele
BOB DYLAN

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGUELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Hugo Gutiérrez Vega  

LA GACETA DE SAN GORDIANO ATACA DE NUEVO

Transcribo, sin comentarios ni sics monsivaisianos, las enfurecidas palabras de la Gaceta de San Gordiano , “publicación que defiende las buenas costumbres y combate los errores y las indecencias”.

Así dice en su editorial:

Muchos y muy graves pecados se están cometiendo en el gobierno y en la Asamblea de la capital de la República, ciudad que para ser la gran puta de Babilonia sólo le faltan las medias color bugambilia. Para empezar, despenalizar el aborto y, con esta medida, asesinar a miles de niños nonatos. Dicen que la han aprobado para salvar la vida de las madres abortadoras. ¡Qué falta de sentido de la justicia! Si se mueren es por su culpa: primero por andar pecando y segundo por andar abortando. Que se aguanten como las madres troyanas y espartanas, que para parir nacieron. Están hablando además de la libre distribución de condones en las escuelas. Esa es una incitación al pecado. Arguyen que se trata de evitar los embarazos y la proliferación del sida. Esta en una falacia. Si hay embarazadas muy jóvenes es por la sencilla razón de que el creador así lo permite, y si no quieren que avance el sida, que sigan el camino de la abstinencia. Así lo indica la sana moral y así lo dicen las santas escrituras en las que se basa el magisterio de la Iglesia. Es el condón el culpable de que los jóvenes cometan el horrendo –y a veces el nefando– pecado de la fornicación. Dicen que aunque no lo hubiera seguirán pecando. El caso es que lo inventaron y se ha convertido en un incitador del fornicio. En nuestros tiempos había condones, pero sólo eran utilizados por las prostitutas. Tiene razón una benemérita cadena de farmacias de Guadalajara al negarse a vender el pecaminoso adminículo y los anticonceptivos que son, también, incitadores de las prácticas pecaminosas. Nosotros concebimos al mundo como un lugar de parejas que se unen con el único y sano fin de la reproducción. Esto no tiene nada que ver con los placeres de la carne que, aun en las parejas, deben controlarse y, de preferencia, evitarse.

Nuestras guías son el Cardenal Sandoval y su pupilo, el gobernador del estado de Jalisco, cuna de la guerra cristera y región de mujeres enlutadas que saben llevar su luto como un emblema de las buenas costumbres y de la modestia en el vestir. Desgraciadamente, en un viaje que acabamos de hacer a los Altos de Jalisco ya sólo encontramos doce mujeres enlutadas. El resto ya había caído en las garras de la modernidad y enseñaba con impudicia retadora sus incitadores ombligos. Además las vimos besándose a tambor batiente y en plena calle con sus mecos novios. Hay que recordarles que el beso es un vicio peligroso, pues, como decía el padre Turrabiates, “de ese orificio se pasa a los otros en lo que canta un gallo”.

Sólo en una cosa no estamos de acuerdo con el gobernador de Jalisco, hombre valeroso y defensor de la causa cristera: nos referimos a la idea de repartir condones a los homosexuales. No señor, con todo respeto. Deje usted que se contagien y de esa manera paguen su pecado. El condón es un enemigo universal de la decencia y debe prohibirse no sólo su distribución sino hasta su producción. El gobernador de Jalisco, dando una prueba de humor, habló de pagar el motel y comprar six de cervezas a los muchachos. Obviamente se trataba de una sutil ironía producto de sus muchas lecturas y de su despierta inteligencia.

“Guerra. guerra contra Lucifer”, dice uno de nuestros himnos. Lucifer es el condón, la promiscuidad, el aborto, la pornografía, el fornicio y, sobre todo, el pecado nefando que ha sido condenado por los papas de todos los tiempos (sólo se le pasó la condenación a Juan XXIII, pero todos sabemos que su talante y su concilio fueron peligrosísimos para la fe y para el recto camino).

El país tendría que regresar al reino de las buenas costumbres que tuvo su momento de gloria en el Porfiriato (ya cuando a don Porfirio se le había quitado lo chinaco y hasta se había polveado un poco). Doña Carmelita fue un elemento fundamental en esa cruzada de la decencia. Dignos herederos de ese ambiente espiritual, han sido la Liga de la Decencia y la Unión Nacional de Padres de Familia. La Liga lucha por llevar a los pervertidos al recto camino y la Unión tiene bien fichados a los maestros que infectan con su liberalismo a los jóvenes de nuestro país que, como dice el notario Borrego y de la Cerca, con gran originalidad, “son el futuro de la patria”.

Nuestro Semanario seguirá pendiente de todo lo que suceda en el mundo y en el país. Que nuestros enemigos hagan lo que quieran, pero San Gordiano seguirá siendo una isla de virtudes cristianas en medio de este proceloso océano de perversiones y de inmoralidad galopante.

jornadasem@jornada.com.mx