Usted está aquí: Inicio Cultura Declara Manuel Felguérez a Puerta 1808 una entrada al Centro Histórico

Inaugura Marcelo Ebrard la escultura en el cruce de avenida Juárez y Reforma

Declara Manuel Felguérez a Puerta 1808 una entrada al Centro Histórico

Arturo Jiménez

Ampliar la imagen Vicente Rojo, Carlos Payán Velver y Bárbara Jacobs asistieron a la inauguración de la escultura de Manuel Felguérez Vicente Rojo, Carlos Payán Velver y Bárbara Jacobs asistieron a la inauguración de la escultura de Manuel Felguérez Foto: María Luisa Severiano

Desde ahora, donde comienza avenida Juárez, en su cruce con Reforma y Bucareli, es la nueva puerta de entrada al Centro Histórico de la ciudad de México. Una escultura de 15 metros de alto así lo indica. Y aunque no es una puerta en sí, es posible tomarla como tal desde su simbolismo histórico o, mejor, desde el abstraccionismo de Manuel Felguérez, su autor.

La escultura monumental en acero negro, al carbón, con una base de dos metros de alto y que ha cambiado una vez más el rostro de ese febril punto de la ciudad, se llama Puerta 1808 y se ubica a unos metros de El caballito, escultura amarilla de Sebastián.

Concebida y cedida por Felguérez para la capital del país, Puerta 1808 recuerda el año del movimiento independentista del cabildo de la ciudad, en el que fue figura fundamental Francisco Primo de Verdad y Ramos, quien murió ahorcado mientras estaba preso.

Felguérez, quien en 2008 cumplirá 80 años, estaba feliz durante la inauguración ayer, encabezada por el jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard, y con ellos estuvieron varios políticos, como Amalia García, gobernadora de Zacatecas, estado natal del pintor y escultor, y Porfirio Muñoz Ledo.

Pero sobre todo, los amigos artistas del pintor: Leonora Carrington, Vicente Rojo y Gabriel Macotela, además del arquitecto Teodoro González de León, los escritores Carlos Monsiváis, Juan Villoro y Alberto Blanco, el periodista Carlos Payán y el médico Arnoldo Kraus.

Manuel Felguérez dijo que su escultura “simbólicamente es una puerta y a la vez un reconocimiento a Primo de Verdad. Esta obra es una entrada al Centro Histórico, marca el inicio de las ideas independentistas que el cabildo de la ciudad de México promulgó en 1808, y posteriormente paso obligado de varios contingentes revolucionarios”.

Comentó que es “un gran honor” que le hayan encomendado esta obra para la ciudad –“uno de los más importantes que he recibido en mi vida”– y reconoció el trabajo de Ebrard en favor de la capital.

Marcelo Ebrard dijo que la obra de Felguérez está dedicada a la memoria de los integrantes del ayuntamiento de la ciudad de México, que en 1808 plantearon la soberanía popular y defendieron los derechos de la capital y del país.

“Tiene mucho que ver con el futuro de la ciudad porque queremos que ahora que se conmemora el bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución, ojalá nuestra ciudad tenga ya derechos plenos, tengamos nuestra Constitución y resolvamos el dilema que llevamos sufriendo los últimos ya casi 200 años.”

Luego de la inauguración Ebrard y Felguérez encabezaron un recorrido por una exposición que reproduce fotos de la vida y obra del artista plástico y que está montada en parte de la banqueta de avenida Juárez.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.