Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 28 de octubre de 2007 Num: 660

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

El filósofo de la seducción
JUAN E. FERNÁNDEZ ROMAR

Carta al cónsul de Chile

Generación NN: poetas chilenos durante la dictadura militar
FABIÁN MUÑOZ

Dos poemas
E.E. CUMMINGS

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Alonso Arreola
alarreo@yahoo.com

De Radiohead a Madonna, transformando a la industria

Cada vez más conscientes de la debacle económica que supone intentar antiguos modelos de producción (estudios carísimos), representación (disqueras y manejadores ambiciosos), promoción (medios impagables y programadores corruptos), distribución (coyotes indolentes) y venta (tiendas ignorantes), grupos musicales de muy distintos géneros y geografías han decidido asumir el control en la organización de una nueva industria que por fin ve en sus consumidores, melómanos activos, la oportunidad de reinventar las formas de comunicación y difusión. Aquí los ejemplos más significativos en lo que va de 2007, a propósito de este interesante cambio de roles.

Los gigantes salvadores: MySpace.com y Youtube.com. Los máximos sitios de comunicación y exhibición de arte y música, creados y controlados por los usuarios, ambos han sido determinantes para el nuevo éxito que hoy se aplaude en el mundo. O sea que finalmente son los propios melómanos quienes deciden qué escuchar, exigiendo ante todo que la música sea gratuita.

Música sin condón// iTunes, Amazon y Yahoo, principales portales de venta musical, se niegan a vender obras protegidas para su copiado, como pretenden las grandes disqueras Y es que, tras lo sucedido con Napster, ya nadie quiere perder la simpatía del cliente que navega por internet. Más vale que la música suene gratuitamente a que se demande a los melómanos, esa es la conclusión.

La genialidad de Radiohead. De todas formas iban a perder millones por el copiado y la distribución ilegal de su nuevo disco, In Rainbows, en internet. De todas formas iban a sacar una edición de lujo, costosa e imposible de piratearse, para sus fanáticos más clavados. Si ambas cosas iban a pasar de todas formas, lo mejor era asumirlo y agregar un componente moral: “Te damos nuestro disco digitalmente, por el costo que quieras, incluso gratis, si eso deseas, pero háznoslo saber.” Así las cosas, con récord absoluto en descargas, hoy estamos seguros de que los ingleses generaran más dinero con esta idea del que imaginaron. Muchos los imitarán. Por lo pronto, ya se apuntaron Oasis, Jamiroquai y The Charlatans.


Trent Reznor

La incongruencia de Prince. Este año y tras largas batallas contra la industria musical, el artista anunció que regalaría su nuevo disco, Planet Earth, en una fecha determinada, con la compra de cierto periódico londinense. La expectativa fue enorme y las ventas diarias millonarias. Su apuesta consistía en rendirse un solo día a la piratería, pero en pos de una promoción inigualable para llenar sus conciertos. Y así sucedió. Lo increíble es que, a la par, Prince esté por demandar al sitio Youtube –y a otros más– por la reproducción ilegal de sus videos, cuando las grandes compañías han renunciado a semejante desgaste a cambio de acuerdos económicos. Entonces, ¿regala o no regala su música?

El berrinche de Trent Reznor. Líder de Nine Inch Niles y productor talentoso, Trent Reznor vive una batalla contra el sello que antes lo cobijaba. Argumentando que desea estar más cerca de la gente al eliminar intermediarios, el artista boicotea actualmente su contrato animando a que los seguidores de su música descarguen gratuitamente su nuevo disco, Year Zero, y a que lo compartan sin pagar derechos. Convertido en vocero contra la industria formal, su estrategia promocional es muy novedosa. Contrató a quienes diseñan el mercadeo del famoso videojuego Halo para aprovechar las capacidades virales de internet. Es decir que son sus mismos “fans” quienes hacen el trabajo.

La adaptación de White Stripes// Icky Thump, nuevo disco de los White Stripes, puede comprarse en cd , en vinyl, digitalmente por internet o, incluso, en una artística tarjeta usb . Así es, con la forma de Jack o de Meg White, sus integrantes, este pequeño artilugio antes usado para transportar datos de oficina hoy es también la forma más práctica de compartir música.

La practicidad de Madonna. Aceptando el jugoso contrato de la compañía Live Nation, la cantante estadunidense vendió, literalmente, su alma artística. 120 millones de dólares fueron suficientes para que la diva abandonara su disquera de toda la vida y cediera los derechos, no sólo de sus tres próximos álbumes, sino de su nombre, mercancía y conciertos. Este es el máximo ejemplo de sincretismo en la eliminación de participantes del banquete musical.