Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 11 de noviembre de 2007 Num: 662

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Una polémica con
Ortega y Gasset

ARTURO SOUTO ALABARCE

Sánchez Mejías: las tablas, el ruedo y la vida
OCTAVIO OLVERA

Mujeres poetas del ’27:
un olvido que no cesa

CARLOS PINEDA

Breve antología

La danza de los quarks
NORMA ÁVILA

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGUELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Naief Yehya
naief.yehya@gmail.com

Los aliados incómodos de los EU

EL LUGAR MÁS PELIGROSO DEL MUNDO

Ahora resulta que el lugar más peligroso del mundo no es Irak, ni las montañas de Afganistán, sino Pakistán, como afirmó en un usual despliegue de histeria el semanario Newsweek. Esta nación, cuyo dictador a cargo, el general Pervez Musharraf, dio un golpe de Estado el 12 de octubre de 1999 al primer ministro electo Nawaz Sharif, se ha querido promocionar como el fiel guardián de los intereses estadunidenses en la región. Pero bajo el régimen de Musharraf difícilmente se podría decir que los extremistas islámicos de esa nación asiática hayan sido eliminados o pacificados. Los grupos militantes se multiplican, el propio Musharraf ha sobrevivido a varios intentos de homicidio y los atentados con bomba, prácticamente desconocidos en ese país hasta 2001, casi se han vuelto comunes. Durante la campaña de bombardeo contra el talibán y Al Qaeda en Afganistán, buena parte de los milicianos escaparon y se ocultaron en territorio paquistaní. Si bien por una parte era lógico que buscaran santuario en el país vecino, donde en principio no podían alcanzarlos los misiles, por otra era claro que estos fundamentalistas buscarían refugio al lado de sus aliados. El servicio de inteligencia pakistaní, isi , se encargó de financiar (con miles de millones de dólares estadunidenses) a las milicias islámicas afganas en su lucha contra los soviéticos. Aparte de la insurgencia afgana, el isi patrocinaba otra guerra santa en Kashmir en contra de India y, aparentemente, estaba fuera de cualquier control del gobierno de Islamabad. El isi estableció madrazas para adoctrinar y reclutar a jóvenes, creó redes de fanáticos islámicos, estableció campos de entrenamiento, armó grupos guerrilleros, organizó actividades de agresión y sabotaje, así como asesinatos en varios países. El isi ayudó al talibán a establecer su lunático régimen y preparó a su líder, el mulá Omar. Pero ante la amenaza proferida, supuestamente por Colin Powell y Richard Armitage, de regresar a su país a la Edad de Piedra, Musharraf prefirió unirse a la coalición en contra del talibán y abandonó sus esfuerzos por salvar al frágil gobierno de sus fanáticos aliados afganos y a las huestes de Osama bin Laden, fuerzas que no hubieran existido de no ser por el intervencionismo estadunidense. El equilibrio por el que optó Musharraf fue fingirse comprometido con Occidente al combatir a los extremistas, pero para evitar una revuelta doméstica les dio santuario en su territorio.

CAOS EN LA FRONTERA NORTE


Musharraf Imagen: cortesía de jonkepa.wordpress.com

Turquía pertenece a la otan y ha sido un fiel aliado estadunidense durante décadas. Sin embargo, la invasión de Irak nunca convenció al gobierno de Ankara; no les interesaba tener una guerra en un país vecino y no deseaban que los kurdos turcos se inspiraran en los logros de los kurdos iraquíes, quienes desde el inicio se aliaron a eu en contra del gobierno de Saddam. Y lo que temían los turcos no tardó en suceder. Milicianos kurdos del PKK incursionan en su territorio para llevar a cabo acciones bélicas con el fin de conquistar la autonomía para un futuro Estado kurdo. A esto Washington ha respondido con mensajes de solidaridad, pero no con acciones para presionar al gobierno títere de Bagdad a poner fin a las hostilidades, como cerrar campamentos de milicianos y perseguir a los responsables de los ataques criminales. En vez de buscar una solución pacífica, el presidente iraquí, el kurdo, Jalal Talabani, declaró que nunca entregará al gobierno turco “a ningún hombre ni gato kurdo”.

TERCERA GUERRA MUNDIAL

La situación es potencialmente catastrófica, ya que el conflicto sigue extendiéndose por el Oriente próximo. Además, en la frontera de Irak con Irán también tienen lugar incursiones kurdas, éstas del partido PJAK, un brazo del PKK, quien ha confrontado regularmente al ejército iraní. Mientras el PKK es un dolor de cabeza para EU, el PJAK es un discreto aliado en contra de Irán. Richard Oppel, en un artículo de primera plana del New York Times, “ In Northern Iraq, Conflict Simmers on a Second Kurdish Front ”, revela que eu suministra armas, entrena y mantiene contactos con el PJAK. La estrategia esquizofrénica en el frente kurdo no puede más que traducirse en una nueva tragedia, en nuevos enemigos y nuevas geografías del odio y el descontento que, eventualmente, se transformarán en armas de fuego o aviones usados como misiles con consecuencias previsibles pero difícilmente imaginables.