Usted está aquí: Inicio Estados Protestan custodios del penal Neza-Bordo; exigen garantías

Niega Peña Nieto que las prisiones sean una bomba de tiempo; admite riesgo de más violencia

Protestan custodios del penal Neza-Bordo; exigen garantías

Paran labores para pedir incremento salarial y a su prima de seguro, equipamiento y uniformes

René Ramón (Corresponsal)

Ampliar la imagen Custodios del penal estatal Neza-Bordo protestaron durante unas cuatro horas en el interior de ese centro, donde exigieron mayores garantías de seguridad laboral, luego que dos de sus compañeros resultaron heridos en el motín ocurrido la noche del sábado pasado. En la imagen, granaderos del agrupamiento Fuerza de Acción y Reacción de la Agencia e Seguridad Estatal vigilan fuera del penal la noche del enfrentamiento Custodios del penal estatal Neza-Bordo protestaron durante unas cuatro horas en el interior de ese centro, donde exigieron mayores garantías de seguridad laboral, luego que dos de sus compañeros resultaron heridos en el motín ocurrido la noche del sábado pasado. En la imagen, granaderos del agrupamiento Fuerza de Acción y Reacción de la Agencia e Seguridad Estatal vigilan fuera del penal la noche del enfrentamiento Foto: René Ramón Alvarado

Nezahualcóyotl, Méx., 27 de noviembre. Custodios del penal estatal Neza-Bordo protestaron casi cuatro horas para exigir mayores garantías de seguridad laboral, luego que dos de sus compañeros resultaron heridos en el motín ocurrido la noche del sábado pasado.

Este martes entraron en servicio los 85 celadores que el fin de semana estuvieron de guardia cuando se amotinaron más de 200 reos, lo que dejó un saldo de un muerto y 14 heridos, entre éstos los dos uniformados.

Los guardias inconformes, quienes demandaron un incremento a su seguro de riesgo, mejor equipo antimotines, uniformes y revisión salarial, explicaron que pararon labores para hablar con el director del penal, Irineo Monroy Dávila, quien no se encontraba.

Los custodios iniciaron un paro alrededor de las 10 horas. La Agencia de Seguridad Estatal envió 100 granaderos adscritos al agrupamiento Fuerza de Acción y Reacción (FAR), quienes se mantuvieron fuera del centro penitenciario.

Cincuenta granaderos del FAR arribaron al reclusorio alrededor de las 10:30 horas. Como la protesta continuaba y no había autoridades con las cuales negociar, otro grupo de 50 antimotines llegó cerca de la una de la tarde.

Trascendió que los efectivos del FAR fueron enviados para relevar a los custodios inconformes, pero no fue necesario y a las 15:40 los antimotines se retiraron de la penitenciaría, ubicada en la avenida Prolongación Adolfo López Mateos, a unos 200 metros de la avenida Bordo de Xochiaca.

Más de tres horas después de que comenzó la movilización, el titular de la Dirección General de Centros de Prevención y Readaptación Social del estado de México, René Ortega Marín, llegó a Neza-Bordo, donde habló con una comisión de 20 custodios.

Funcionarios que estuvieron en la reunión indicaron que Ortega Marín se comprometió a atender las demandas de los celadores, quienes señalaron que durante el motín del sábado 24 estuvo en riesgo la vida de dos de sus compañeros, quienes fueron golpeados por los reos.

Ese día, alrededor de las 20 horas, hubo una riña entre internos que cumplen sentencia y quienes aún se encuentran bajo proceso penal, mismos que dijeron estar cansados de agresiones y actos de extorsión.

Trascendió que durante las primeras horas de la protesta la mesa de negociaciones fue encabezada por Mario Segura Beltrán, jefe de custodios, quien pidió a la comisión de 20 celadores que regresaran a sus labores, mientras llegaban las autoridades administrativas.


Propone transferir reos a prisiones federales

Anuncian cambio de autoridades carcelarias

Israel Dávila Corresponsal

Toluca, Méx., 27 de noviembre. El riesgo de que ocurran más hechos violentos en cárceles mexiquenses “está latente”, reconoció el gobernador Enrique Peña Nieto, quien atribuyó las agresiones en los reclusorios no sólo a la sobrepoblación en el sistema penitenciario mexiquense, sino también a que en esos lugares conviven personas violentas.

El mandatario indicó que giró instrucciones para poner orden en los penales, sobre todo en aquellos donde el hacinamiento y la existencia de reos de alta peligrosidad han provocado riñas entre internos.

El director de reclusorios estatal, René Ortega Marín, informó a su vez que se cambiará a los encargados de los penales Neza-Bordo –donde la noche del sábado una riña dejó como saldo un muerto y 14 heridos– y de Texcoco, como parte del programa de rotación de autoridades para evitar compromisos de éstas con la población penitenciaria.

Indicó que el actual director de Neza-Bordo, Irineo Monroy Dávila –acusado de desaparecer evidencias de abusos sexuales perpetrados contra mujeres detenidas en la incursión policiaca en San Salvador Atenco en mayo de 2006–, se encargará del penal de Texcoco, en relevo de Gilberto Trinidad Gutiérrez. A éste, quien será transferido a Nezahualcóyotl, se le ha imputado dar protección a internos en Texcoco.

Añadió que se trasladó a más de 80 internos peligrosos a otros penales para romper células de poder en Neza-Bordo y Barrientos, en Tlalnepantla.

El gobernador fue entrevistado al concluir un acto con el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación en Zinacantepec, municipio conurbado a la capital mexiquense.

Peña Nieto rechazó que las cárceles de la entidad sean una bomba de tiempo, aunque reconoció la crisis que enfrenta el sistema penitenciario por una sobrepoblación mayor de ciento por ciento.

“Hemos hecho el cambio de director (en Neza-Bordo) para tomar nuevas medidas, poner orden. Es cierto que la peligrosidad de algunos reos llega a generar problemas en los centros; estos hechos son un riesgo latente en cualquier centro penitenciario, y simplemente hay que hacerles frente, actuar con determinación y con firmeza”, dijo.

“Yo espero que esto ya no suceda o que se den eventos de éstos en menor número, pero hay que estar conscientes del tipo de personas que se encuentran recluidas en un mismo espacio”, acotó.

El gobernador recalcó que se trabaja para poner orden en los penales, pero advirtió que mientras exista sobrepoblación y personas violentas en las cárceles la violencia es “esperable”.

Agregó que el sistema penitenciario de la entidad aloja a muchos internos acusados y sentenciados por delitos federales, “que son los que en muchas ocasiones generan los problemas”, por lo que es necesario llevarlos a cárceles federales, expresó.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.