Usted está aquí: Inicio Política La PGR exonera al priísta Ricardo Aldana, involucrado en el Pemexgate

El fuero como senador y luego como diputado evitó que fuera aprehendido

La PGR exonera al priísta Ricardo Aldana, involucrado en el Pemexgate

Alfredo Méndez

El diputado federal priísta Ricardo Aldana Prieto es el único de los involucrados en el Pemexgate que quedará totalmente impune.

Fuentes gubernamentales revelaron que la Procuraduría General de la República (PGR) determinó exonerarlo de los delitos de peculado y peculado electoral derivados del presunto desvío de más de mil millones de pesos de Petróleos Mexicanos (Pemex) al sindicato petrolero, y de ahí a la campaña del entonces candidato presidencial priísta Francisco Labastida Ochoa, en 2000.

Aldana Prieto, actual integrante del Comité Ejecutivo del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana y uno de los hombres más cercanos al líder del gremio, Carlos Romero Deschamps, nunca se vio en aprietos por este caso.

Su fuero constitucional, primero como senador (periodo que concluyó en 2006) y ahora como diputado, le permitieron gozar de total impunidad.

Los abogados contratados por el sindicato petrolero se valieron de un fallo judicial que favoreció a Romero Deschamps, en 2005, y con el cual tres magistrados federales del décimo tribunal colegiado determinaron que los hechos que motivaron el Pemexgate –primer escándalo de corrupción electoral en el sexenio foxista– no configuraban delito alguno, ya que únicamente se trato de un conflicto de carácter laboral.

Esa resolución la presentó el sindicato ante la autoridad investigadora como prueba de descargo, y por ello el Ministerio Público Federal decretó el no ejercicio de la acción penal en favor de Aldana. El expediente del caso fue archivado tanto en la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales como en la Unidad de Delitos Federales de la PGR.

Inicialmente Aldana Prieto, Romero Deschamps y los demás implicados en este supuesto desvío millonario de recursos públicos también fueron acusados por la PGR de los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

Sin embargo, la dependencia nunca pidió la aprehensión de los inculpados por esos delitos, y por ende jamás fueron juzgados en tribunales por esos supuestos actos ilícitos. En julio de 2003, la PGR exoneró a todos los involucrados en el Pemexgate de ambos delitos, los más graves de que se les pudo haber acusado y que de tipificarse implicaban varios años de prisión.

Aunque Romero Deschamps tampoco piso la cárcel cuando se quedó sin fuero, en 2003, tuvo que pasar un tiempo prófugo de la justicia para evitar ser aprehendido.

El caso de Aldana Prieto fue distinto. La suerte siempre estuvo en su favor desde el inicio y hasta el final del Pemexgate.

Nunca pudo ser consignado en virtud de su inmunidad constitucional, además de que frenó su desafuero mediante suspensiones en vías de amparo que obtuvo en diversas entidades del país. Cuando le sobreseían una de las suspensiones, sus defensores se movían a tiempo para tramitarle otras en diversos juzgados del Distrito Federal o en alguna otra instancia jurisdiccional.

De esta forma, las averiguaciones previas PGR/UEDO/182/2001 y FEPADE/91/2001 quedaron cerradas en virtud de la supuesta inexistencia de delitos del ámbito federal en los hechos conocidos como Pemexgate.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.