Usted está aquí: Inicio Estados La PFP recurre a la violencia para desalojar a alumnos de Ayotzinapa

Los estudiantes tomaron la Autopista del Sol; pedían cooperación de $50 a automovilistas

La PFP recurre a la violencia para desalojar a alumnos de Ayotzinapa

Al menos 56 jóvenes fueron detenidos y remitidos a la delegación de la PGR en Chilpancingo

En la refriega, un manifestante fue arrastrado por un autobús; podría perder las dos piernas

Misael Habana de los Santos (Corresponsal)

Ampliar la imagen Protesta de estudiantes de la normal de Ayotzinapa frente al palacio de gobierno en Chilpancingo Protesta de estudiantes de la normal de Ayotzinapa frente al palacio de gobierno en Chilpancingo Foto: Óscar Alvarado

Ampliar la imagen Un elemento de la PFP golpea a un alumno Un elemento de la PFP golpea a un alumno Foto: Pedro Pardo

Acapulco, Gro., 30 de noviembre. Efectivos de la Policía Federal Preventiva (PFP) desalojaron violentamente a estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa de la caseta de la Autopista del Sol y detuvieron a 56 jóvenes, a quienes trasladaron a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Acapulco.

Un normalista que intentaba huir fue arrastrado por un autobús, lo que le generó lesiones severas. Tres fotógrafos de me-dios de comunicación locales re-sultaron golpeados y a uno le rompieron la cámara.

A pesar del ofrecimiento que hizo ayer el gobernador Zeferino Torreblanca de recibirlos el próximo lunes, cientos de estudiantes continuaron hoy sus movilizaciones en demanda de plazas de maestro a la Secretaría de Educación de Guerrero (SEG) y la no desaparición de la licenciatura en educación primaria.

Procedentes de Chilpancingo, los estudiantes viajaban en dos de los 14 autobuses que mantienen retenidos desde hace dos semanas para efectuar protestas en ciudades de la Costa Grande, la zona centro y Acapulco. Casi a la entrada del puerto, un grupo que cubría sus rostros con pasamontañas se bajó y tomó la caseta de cobro, donde pidieron cooperación de 50 pesos para dar acceso a los automovilistas.

Eran aproximadamente las 11 de la mañana. Elementos del sector Caminos de la PFP desviaron el tráfico hacia la carretera federal México-Acapulco y cerraron el acceso a la Autopista del Sol. Una hora después llegaron unos 100 policías e intentaron desalojar a los manifestantes, quienes respondieron con palos y piedras.

En el lugar fueron detenidos Alejandro Lorenzo de la Cruz, vocero de los estudiantes; Bernardo Cortés Pérez, Marcos Sánchez Cruz, Raúl González Pérez, José Luis Castillo Jiménez y Óscar Cotino Molina. Este último cayó de un autobús y fue arrastrado varios metros por el vehículo, lo que le causó fractura de rótulas en las piernas. Según los paramédicos de la Cruz Roja que lo trasladaron a un hospital privado, podría perder ambas extremidades.

La PFP persiguió y detuvo a todos los normalistas que se retiraban en los autobuses y los trasladó a la delegación de la PGR. A los 56 detenidos se les iniciaron procesos por los delitos de vandalismo y ataques a las vías generales de comunicación.

Los dos autobuses fueron recuperados y remitidos a la agencia del Ministerio Público federal en Acapulco. Emilio Salgado, chofer de una unidad de la empresa Estrella Blanca (número económico 11018), informó a la PGR que los normalistas tienen en su poder 14 autobuses desde hace 12 días.

“Lo peor es que hubo balazos”

Cerca de Chilpancingo, unos 600 estudiantes se instalaron desde las 11:30 horas sobre las laterales de alta velocidad de la Autopista del Sol, a la altura de la Procuraduría de Justicia del Estado. Enterados del desalojo de sus compañeros en el puerto, se trasladaron a la sede del palacio de gobierno.

Allí, Amador Catarino Tizapa, presidente de la Sociedad de Padres de Familia de la Normal de Ayotzinapa, dijo: “lo peor de todo es que hubo balazos y eso provocó que unos 40 estudiantes huyeran a los cerros y desconocemos su paradero”.

Eric Sánchez, vocero de la normal, señaló que el secretario de Gobierno, Armando Chavarría Barrera, se comprometió a gestionar la liberación de los 56 detenidos, responsabilizó al gobernador Zeferino Torreblanca de los “hechos de represión”. Chavarría Barrera deslindó al gobierno local del desalojo.

Abel Barrera, coordinador del Centro de Defensa de los Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, exigió “una investigación inmediata, expedita e imparcial del abuso policiaco en que incurrió la PFP”.

Con información de Sergio Ocampo

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.