Usted está aquí: Inicio Mundo Las reformas incluyen cambios económicos, políticos y sociales

Van más allá de la relección del presidente Chávez

Las reformas incluyen cambios económicos, políticos y sociales

De la redacción

Los venezolanos decidirán hoy en un referendo si aprueban o rechazan un paquete de reformas a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, vigente desde 1999, con el que este país, de 197 años de vida independiente, fincaría el “Estado socialista” y crearía el “Poder Popular”.

Aunque el énfasis a la modificación se ha puesto en temas como la “relección continua” en el cargo presidencial, las iniciativas se refieren a asuntos diversos, como la nueva organización territorial del Estado, las competencias y atribuciones de los poderes públicos, los nuevos órganos de representación popular, la organización económica, los fines antimperialistas, pluripolares y bolivarianos de la política exterior, y los derechos ciudadanos, entre los cuales destaca la introducción de la no discriminación por “orientación sexual” y la garantía al voto desde los 16 años.

El proyecto inicial, de 33 enmiendas, fue propuesto por el presidente Hugo Chávez a la Asamblea Nacional el 15 de agosto, pero los legisladores sugirieron otros 36 cambios a los 350 artículos de la Carta Magna, que en conjunto fueron aprobados el 2 de noviembre, de manera casi unánime.

Chávez ha vencido siete veces en las urnas –incluido un plebiscito revocatorio de su mandato en 2004, y su tercera relección en diciembre de 2006– y presentó al Poder Legislativo su plan de reforma constitucional para profundizar el proyecto social de la Quinta República.

La propaganda de los opositores a las modificaciones –emprendida principalmente por las fuerzas políticas que gobernaron el país hasta 1999 y cuyo régimen es conocido como la Cuarta República– ha difundido versiones sobre la desaparición de la propiedad privada y la ocupación de viviendas, pero el proyecto no contiene preceptos en ese sentido.

Los preceptos del título segundo proponen una nueva “geometría del poder” para que a la tradicional “división política” en estados y municipios se agreguen las comunas que, de acuerdo con la nueva versión del artículo 16, “serán las células sociales del territorio y estarán conformadas por las comunidades, cada una de las cuales constituirá el núcleo territorial básico e indivisible del Estado Socialista Venezolano” y dispondrán de presupuesto público propio.

El Estado, que estará obligado a articular un Sistema Nacional de Ciudades para “estructurar lógicamente” las relaciones entre las poblaciones, “prohíbe toda acción especulativa respecto de la renta de la tierra”, según el artículo 18, que además distingue a Caracas como “cuna de Simón Bolívar, El Libertador, y reina del Warairarepano”, nombre indígena de una montaña aledaña a la capital conocida actualmente con Ávila.

El artículo 87, relativo al derecho al trabajo, establece la creación de un Fondo de Estabilidad Social para Trabajadores y Trabajadoras por Cuenta Propia para que con aportaciones individuales y del Estado “puedan gozar de jubilaciones, pensiones, vacaciones y reposos pre y posnatal”. Explícitamente, el 100 garantiza a los “trabajadores culturales” su incorporación al sistema de seguridad social, en reconocimiento al “quehacer cultural”. El 90 reduce la jornada laboral a seis horas.

El 112, que antes estaba dedicado a la “libre actividad económica”, establece ahora que el Estado promoverá el desarrollo de un modelo productivo diversificado, fundado en valores “humanísticos”. Fomentará además distintas formas de empresas “de propiedad social” y mixtas, en las que participen el Estado, el sector privado y el poder comunal, “creando las condiciones para la construcción colectiva y cooperativa de una economía socialista”.

Sobre los recursos naturales “del dominio de la nación”, el 113 destaca ahora que “el Estado podrá reservarse la explotación” y deja en el pasado la idea anterior que básicamente autorizaba las “concesiones por tiempo determinado”.

La nueva formulación del artículo 136 plantea la creación del Poder Popular, que se suma a los poderes municipal, “estadal” y nacional, “se expresa constituyendo las comunidades, las comunas y el autogobierno de las ciudades a través de consejos”.

En política exterior, el artículo 152 agrega a principios tradicionales como la “no intervención en asuntos internos” el objetivo de “orientarse de forma activa hacia la configuración de un mundo pluripolar, libre de la hegemonía de cualquier centro de poder imperialista, colonialista o neocolonialista”.

El artículo 153, que anteriormente sólo apoyaba la integración latinoamericana, ahora señala que “la República promoverá la integración, la Confederación y la unión de América Latina y del Caribe, con el fin de configurar un gran bloque regional de poder político, económico y social”, que ayudaría a la creación de un “espacio geopolítico dentro del cual los pueblos y gobiernos de nuestra América vayan construyendo un solo proyecto Gran Nacional, al que Simón Bolívar llamó Una Nación de Repúblicas”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.