Usted está aquí: Inicio Economía Gigante vendió sus 204 tiendas de autoservicio a grupo Soriana

La operación por 1,350 mdd permite al nuevo dueño asentar presencia en la capital del país

Gigante vendió sus 204 tiendas de autoservicio a grupo Soriana

Se consolida el comprador como el segundo operador más grande, después de Wal-Mart

Un convenio de sustitución laboral asegura a los trabajadores el respeto a sus derechos

Víctor Cardoso

El grupo Gigante, una de las tres cadenas de autoservicio más grandes del país, concretó ayer la venta de 204 tiendas que opera en México y Estados Unidos por un monto mínimo de mil 350 millones de dólares al grupo Soriana, que tiene una fuerte presencia en el norte y occidente del país, pero al que se le había dificultado ampliar operaciones en la capital del país.

Con esta operación largamente anunciada y también desmentida, el mercado de tiendas de autoservicio se consolida en cuatro poderosos grupos con presencia en todo el territorio nacional: Wal-Mart, Comercial Mexicana, Chedraui y, ahora, Soriana, que adicionará una capacidad de 47 por ciento a sus 197 tiendas.

De acuerdo con información divulgada entre inversionistas, la operación forma parte de “diversas alternativas estratégicas que venía considerando” Gigante, entre las que se establecieron como vía desinversiones, fusiones, asociaciones y adquisiciones, entre otras. Al final se inclinó por Organización Soriana, que presentó la oferta por mil 350 millones de dólares, más otros ajustes que salgan a lo largo del proceso. Esta transacción implica la desaparición de la marca Gigante como operador de tiendas de autoservicio, y la consolidación de Soriana como el segundo operador más grande del país, sólo después de la estadunidense Wal-Mart, y con una importante puerta de acceso al mercado de la capital del país y zona metropolitana, que representan un mercado superior a los 28 millones de consumidores.

“La operación está estructurada como una transferencia de activos y derechos, y no representa la venta de acciones ni de la emisora (Grupo Gigante) ni de ninguna de sus subsidiarias, mismas que mantendrá Grupo Gigante. La propiedad de los más de 100 inmuebles propios del grupo tampoco forman parte de la misma, ni están incluidas las tiendas Superprecio”, precisó la empresa encabezada por Angel Losada Moreno.

Tras esta desinversión, según declaraciones del asesor financiero en la operación, Carlos Vara, el futuro de Gigante se concentrará en sus negocios inmobiliarios, así como en el fortalecimiento de otras filiales, como la cadena de restaurantes Toks y las coinversiones que opera en territorio nacional con Office Depot, especializada en artículos para oficina, y con la también cadena especializada en artículos electrónicos Radio Shack.

De esta manera, según la información divulgada, la transacción únicamente incluye la transferencia “de todos los contratos de arrendamiento” relacionados con sus tiendas de autoservicio bajo los formatos Gigante, que cuenta con 87 tiendas; Bodega Gigante, con 51 establecimientos; Súper G, conformada por 59 tiendas y Gigante-USA, con siete unidades comerciales localizadas en Los Ángeles, California, así como de los centros de distribución correspondientes.

En la negociación se incluyó un contrato “de no competencia” en el sector que desincorporó Grupo Gigante, así como la venta del inventario y del mobiliario y equipo asociados a la operación de las tiendas de autoservicio involucradas en la operación.

Se aclaró que la transacción está sujeta a la aprobación de la Comisión Federal de Competencia y de la asamblea de accionistas de Grupo Gigante, la cual se convocará para celebrarse durante la segunda mitad de este mes.

Con una plantilla laboral de 25 mil trabajadores, durante las negociaciones Gigante gestionó con Soriana un convenio de sustitución laboral que incluye a todos los empleados que laboran en las 195 tiendas localizadas en territorio mexicano, “con el fin de mantener incólumes” sus derechos. Al respecto, se informó que Soriana ofreció “analizar detenidamente” la oportunidad de mantener algunos funcionarios y empleados de sus sedes centrales de compras, sistemas y administración.

Mientras tanto, Grupo Soriana divulgó declaraciones atribuidas a su presidente, Francisco Javier Martín Bringas, en las que afirma que “con esta adquisición, Soriana da un paso estratégico en sus planes de expansión y, de manera especial, un importante avance en su incursión a la capital mexicana, territorio en el cual se ubican 47 unidades de las 206 que contemplan este acuerdo”.

Soriana es una empresa con orígenes en la comercialización de telas, que incursionó en el ramo de los supermercados en 1968. Cuenta con 197 establecimientos, bajo las marcas Hipermercados Soriana, City Club y Super City (tiendas de conveniencia).

Impacto bursátil

La noticia de la compra de Gigante provocó una inesperada alza en las acciones de la empresa que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, que llegaron a valuarse en 28.50 pesos por título. A las 10:03 las autoridades del mercado bursátil decidieron suspender la cotización de Gigante con base en las reglas establecidas para este tipo de movimientos, y evitar condiciones desordenadas en el mercado. Sin embargo, luego de volver al piso de remates y antes del cierre del mercado, los papeles de Gigante alcanzaron una cotización de 33.95 pesos.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.