Usted está aquí: Inicio Sociedad y Justicia 180 países jubilan el Protocolo de Kyoto; nuevo mecanismo en 2009

El acuerdo surgido de Bali no garantiza una reducción real de emisiones contaminantes

180 países jubilan el Protocolo de Kyoto; nuevo mecanismo en 2009

EU suscribe de último momento las conclusiones; “no queremos ser obstáculo”: delegados

Ambientalistas critican el documento final por considerar que se queda corto en sus objetivos

Dpa y Afp

Ampliar la imagen El deshielo en el Ártico es una prueba irrefutable del calentamiento del planeta El deshielo en el Ártico es una prueba irrefutable del calentamiento del planeta Foto: Imagen tomada de Internet

Nusa Dua, 15 de diciembre. Representantes de más de 180 países que participaron en la conferencia de Bali alcanzaron un acuerdo para negociar un nuevo tratado climático que remplace al Protocolo de Kyoto, que expirará en 2012.

Luego de largas negociaciones –estancadas por un enfrentamiento entre Europa y Estados Unidos sobre si el documento final debía mencionar metas específicas para la reducción de emisiones en países ricos– los delegados acordaron que el nuevo tratado esté listo en 2009.

La negociación se estancó también por la preocupación de países en desarrollo, como China e India, ante la perspectiva de ser obligados a cumplir metas sobre reducción de emisión de gases. El Protocolo de Kyoto sólo mencionaba objetivos para países industrializados.

Las críticas a los delegados de Estados Unidos por su actitud de “bloqueo” generó un cambió en su postura durante las dos semanas que duró la convención en Bali. Paula Dobriansky, jefa de la delegación estadunidense, dijo que su país no quería ser un obstáculo. “Estados Unidos tiene un gran compromiso en esta materia y sólo quiere asegurarse de que avancemos en el consenso”, dijo.

Queja de ambientalistas

En tanto, grupos defensores del medio ambiente criticaron el acuerdo por considerar que se queda corto en sus ambiciones.

La hoja de ruta de Bali no garantiza que todos los países desarrollados se comprometan a reducir sus emisiones. Además, se deja abierta la posibilidad a acciones voluntarias de los países desarrollados, comentó la organización Oxfam Internacional.

En el acuerdo “no hay metas claras para reducir las emisiones globales”, ni siquiera contiene fines para lograr que en 2020 la contaminación que genera el primer mundo se reduzca entre 25 y 40 por ciento por debajo del nivel de 1990, señaló el grupo.

Según World Wide for Nature (WWF), la participación de última hora de Estados Unidos sólo hizo que el acuerdo se debilitara.

“Se pidió al gobierno estadunidense que dejara de obstaculizar el camino y al final cedió a la presión”, dijo Hans Verolme, director del programa de cambio climático de WWF. “La hoja de ruta de Bali deja un asiento en la mesa para que el próximo presidente de ese país haga una contribución real a la lucha contra el calentamiento global”.

En tanto, Greenpeace mantuvo su confianza de que la presión en los próximos dos años obligará a los gobiernos a aceptar una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

“Las naciones industrializadas deben ponerse ahora objetivos ambiciosos para reducir las emisiones, con la confianza de que pronto habrá una nueva administración estadunidense”, dijo Gerd Leipold, director de Greenpeace Internacional.

El acuerdo se alcanzó después de que el presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhoyono, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instaran a los delegados a superar diferencias.

Ban Ki-moon expresó su decepción por el lento avance de las negociaciones e instó a los delegados a aprobar un plan para iniciar la discusión sobre el nuevo tratado climático.

En el borrador del acuerdo se admite que harán falta importantes reducciones en las emisiones para alcanzar los objetivos de la convención y subraya la necesidad de actuar tal como lo indica el informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés).

El acuerdo es un paso adelante en la ralentización del calentamiento global, que es causado por la actividad humana, como la quema de combustibles, asegura el IPCC.

Recuerda que el aumento en la temperatura del planeta puede causar un incremento en el nivel del mar y el derretimiento de los glaciares, así como tormentas y sequías intensas, con migraciones masivas de refugiados.

Acuerdo de países pobres y ricos

El secretario de la Convención de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, Ivo de Boer, se mostró satisfecho con el “brillante resultado” de la conferencia, y calificó de hito el acercamiento entre países industrializados y emergentes. “Ha caído el muro de Berlín entre países del norte y del sur”, destacó.

En tanto, la Casa Blanca mostro reticencias sobre un acuerdo alcanzado en Bali. Si bien hay aspectos positivos en las conclusiones, “Washington tiene serias preocupaciones por otros aspectos de la decisión”.

Estados Unidos añadió que en futuras conversaciones deberá diferenciarse el compromiso pa-ra reducir emisiones entre países ricos y economías emergentes.

En Washington, un puñado de científicos estadunidenses insistieron en negar la importancia del factor humano en el cambio climático, resultado, según ellos, de fenómenos naturales.

Sus conclusiones no concuerdan con las del Grupo Intergubernamental sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas (GIEC), que utilizó la misma información para llegar a la conclusión contraria.

En un informe reciente, los expertos del GIEC señalan que existe 80 por ciento de certeza de que el factor humano (quema de hidrocarburos y gases de efecto invernadero) es el responsable del calentamiento global, cuyas consecuencias, precisan, son potencialmente catastróficas.

Por el contrario, David Douglass, coautor del estudio publicado este mes en The International Journal of Climatology of the Royal Meteorological Society, sostiene que “la contribución humana en el aumento de las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero es desdeñable”.

Los modelos desarrollados por el GIEC, sin embargo, indican justamente lo contrario.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.