Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 6 de enero de 2008 Num: 670

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Vinicius de Moraes:
un Buda musical

ALEJANDRO MICHELENA

Alejandra 2
NIKOS KARIDIS

Industrias culturales. México en el contexto latinoamericano
VIANKA R. SANTANA

El vino del amor y la experiencia
HERMANN BELLINGHAUSEN

Méndez Arceo y el '68
CARLOS FAZIO

Chomsky y Foucault:
la razón y la navaja

RAFAEL TORIZ

José Ramón Arana: escritura, silencio y exilio
YOLANDA RINALDI

Leer

Columnas:
Jornada de Poesía
JUAN DOMINGO ARGUELLES

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

LA INAUDITA PALABRA

GUADALUPE GALVÁN


La palabra sin habla/En la punta de la lengua,
Ariadna Vásquez/Daniela Camacho,
Editorial Tintanueva,
México, 2007.

La palabra se desdobla en infinitas posibilidades habitadas por dos poetas: Ariadna Vásquez y Daniela Camacho, que escriben dos poemarios: La palabra sin habla y En la punta de la lengua, en un mismo libro. De cada palabra, dos versiones.

Daniela y Ariadna se convierten en Evas que recién habitan la Tierra y van reconociéndolo, nombrándolo todo. La palabra salta, se desmenuza, crece, acecha todo, se convierte en todo, es hosca y noble.

Las poetas bordan un entramado paralelo. Son hilanderas de tiempos, de espacios y sílabas que enhebran hasta encontrar la puntada que diga lo que son. Con voracidad abordan la palabra, la preparan y la cocinan para que la devoren los otros. Abren con sensualidad grietas, surcos fértiles. Escarban y toman de su mitología personal para descifrar cada letra y construir cada verso. En ambos poemarios, Ariadna y Daniela logran construir imágenes audaces y llevar un vaivén constante de principio a fin.

En el poemario En la punta de la lengua, la poesía de Daniela Camacho es directa. Hay avidez por reconocerse en esa construcción de letras. Pulveriza cada palabra para encontrar trazos de sí misma. Se regodea en su escritura. Termina cada poema como si terminara una casa en la que entra satisfecha y curiosa por mirarse en los espejos que construye. Disfruta de sentir sus heridas y su soledad porque de ellas se alimenta su escritura. Se atavía, espera, escucha detenidamente en el silencio.

Damos la vuelta al libro y encontramos La palabra sin habla, de Ariadna Vásquez, en el que sobresale la creación de imágenes rotundas para decir lo que está a punto de desbordarse en ella. Este fértil ejercicio es sólo un pretexto en Ariadna para escribir lo que ya venía acercándose a corta distancia. La palabra sin habla de Ariadna se vuelve cuerpo, suspira, se arquea, se impacienta. Encuentra las marcas que hablan de ella. Se convierte en la palabra pronunciada. Quiere decir algo que retumbe y lo logra en sus imágenes insólitas, que suenan a veces con címbalos estruendosos y, otras, con lejanos tambores sordos, pero siempre con contundencia y verdad. Ariadna sabe que encontró su lenguaje, su manera de decir, pero sigue alerta, en la búsqueda.

En este doble recorrido de diecisiete palabras, hay encuentros constantes, no sólo búsquedas. Las poetas quieren escribir y les sale espuma, lamento, remolino. En su madrugada hay vértigo, fiebre, nada. Ellas son su propio refugio . Su herida se abre, y en ese agujero , como lámpara , se enciende un altar, una lámina luminosa en la que escriben sus nombres. Sus palabras son tormenta que se desata sin cesar. La palidez del desierto amontona sus sílabas. Las cenizas las borran y las definen.

El poeta trabaja y se descifra separado del mundo. Se nutre de la soledad y la memoria para que las palabras se conviertan en algo que los demás habiten y reconozcan. Ariadna y Daniela eligieron palabras de todos y las moldearon para que nosotros entremos con asombro y desenvoltura en ellas.



Poesía española reciente,
Araceli Iravedra (antologadora),
Universidad de las Américas Puebla,
México, 2007.

La autora, que cuenta con un doctorado el Filología hispánica por la Universidad de Oviedo, se ha dado con la preparación de esta antología a una tarea relevante en un medio como el mexicano, buen lector de la poesía clásica y la contemporánea escritas en España, mas no así de la reciente, cuyos autores son, la mayoría de las veces, desconocidos. Aquí una muestra del trabajo de siete poetas, nacidos entre 1958 y 1963.



Los jaramillistas.
La gesta de Rubén Jaramillo narrada por sus compañeros.
Primera historia oral mexicana,

Renato Ravelo Lecuona,
Editorial La Rana del Sur,
México, 2007.

Segunda edición de un texto publicado por primera vez hace ya casi cuatro décadas. Al autor, estudioso de diversas disciplinas y convertido por vocación en investigador histórico, se le deben libros como Juan R. Escudero, biografía política y La Revolución zapatista de Guerrero.



Los shiks. Historia, identidad y religión,
Agustín Pániker,
Kairós,
col. Ensayo,
Barcelona, España, 2007.

De Pániker se dice que es “experto en temas relacionados con el sur de Asia”, lo cual incluye, por supuesto, a la India. Como indica el subtítulo, el presente ensayo ha sido escrito con la intención de dar un panorama amplio acerca de una comunidad que tiene “un sentido de identidad muy acusado”, que “ha sabido desmarcarse del hinduismo y del islam”.