Directora General: CARMEN LIRA SAADE
Director Fundador: CARLOS PAYAN VELVER  
Domingo 20 de enero de 2008 Num: 672

Portada

Presentación

Bazar de asombros
HUGO GUTIÉRREZ VEGA

Los textos de los infelices
GUSTAVO OGARRIO

Emociones peligrosas
SUSANA CORCUERA

Escritores en el exterior
LUIS FAYAD

Cibernazis en México
Cabezasrapadas.com

ROBERTO GARZA ITURBIDE

Fuera de lugar
JUAN TOVAR

Leer

Columnas:
Mujeres Insumisas
ANGÉLICA ABELLEYRA

Paso a Retirarme
ANA GARCÍA BERGUA

Bemol Sostenido
ALONSO ARREOLA

Cinexcusas
LUIS TOVAR

La Jornada Virtual
NAIEF YEHYA

A Lápiz
ENRIQUE LÓPEZ AGUILAR

Artes Visuales
GERMAINE GÓMEZ HARO

Cabezalcubo
JORGE MOCH


Directorio
Núm. anteriores
jsemanal@jornada.com.mx

 

Naief Yehya
naief.yehya@gmail.com

Otro año de ocupación de Irak (I DE II)

CORRUPCIÓN

Tras anunciar en pleno éxtasis que los iraquíes podían ya respirar gracias a la paz que había traído el incremento de tropas estadunidenses o surge, el reportero del New York Times, Damien Cave, escribió un artículo de primera plana el 2 de diciembre de 2007 respecto de la apabullante corrupción que padecen los iraquíes. Nonstop Theft and Bribery Stagger Iraq, las risas y el alivio que describía entonces se transforman aquí en la lucha desesperada para sobrevivir en un país que ha sido despojado de instituciones, en el que la ley está en manos de criminales y militantes que mantienen a la población prácticamente en condiciones de rehenes. De los millones de dólares destinados a la reconstrucción, la mayoría de los iraquíes ha visto muy poco o nada. El país con la segunda reserva petrolera del mundo se encuentra en la más desesperada miseria, hundido en niveles de caos sin precedentes. El propio gobierno estadunidense reconoce que por lo menos una tercera parte de todo lo que gastan en contratos en Irak es robado, y por lo menos 18 mil millones de dólares fueron saqueados de las arcas del tesoro iraquí. Aun durante los años del régimen de Saddam, a pesar de su crueldad, incompetencia y corrupción, la situación nuca fue tan desesperada.

UNA RELACIÓN A LARGO PLAZO

Pero si bien las fuerzas de ocupación no han logrado reestablecer los servicios básicos ni la seguridad, ni han podido impedir que más de 4 millones de personas tengan que desplazarse internamente o al extranjero, lo que sí han conseguido fue firmar un convenio con el gobierno de Nuri Kamal al Maliki para definir una relación de largo plazo entre eu e Irak. El documento, videofilmado el 26 de noviembre de 2007, especifica el estatus legal de las fuerzas de ocupación, aunque no determina el número de las mismas ni la extensión de tiempo que podrán permanecer, ni elabora en cuanto a las responsabilidades de las mismas o si deben responder a las leyes nacionales, por ejemplo, si masacran familias enteras, como en el caso de la matanza de Hadita del 19 de noviembre del 2005. De acuerdo con los mandos militares de eu , este acuerdo contribuirá a la estabilidad regional al proveer un compromiso a largo plazo, no sólo con Irak sino con toda la región del Golfo Pérsico. Esta estabilidad resultará muy útil para que en un futuro Irak sea usado como trampolín para una invasión a Irán. Los mandos de las fuerzas invasoras no creen que si algo puede crear inestabilidad es el hecho de que un ejército ocupe un país, sin determinar claramente cuál es y será su papel ahí.

LA GUERRA QUE VIENE

El corresponsal veterano Patrick Cockburn explica la reducción de violencia en Irak en términos mucho más realistas que el New York Times, al señalar que lo que ha sucedido es que las milicias sunitas han decidido que no es tiempo de librar dos guerras al mismo tiempo; una contra la ocupación y otra contra el gobierno shiíta y los brazos milicianos extremistas como el ejército Mahdi (el cual también declaró una tregua de seis meses que expira en abril). (http://www.counterpunch.org/patrick12122007.html).


Ayatola Jomeini, foto tomada en 1979
Imagen: cortesía de www.kalipedia.com

Los sunitas han optado por el realismo y por aceptar la ocupación por un tiempo. Los sunitas, que son apenas cinco millones de los 23 millones de iraquíes, trataron desde el final de la guerra, de reestablecer por la violencia el poder que tenían bajo Saddam, de ahí la serie de atentados contra la población shiíta, la cual finalmente respondió en grande a partir de la destrucción de la mezquita Al-Askari, en Samarra, en febrero de 2006. La guerra entre ambos grupos se ha traducido en una parcial derrota sunita. Esto condujo a los sunitas a “cambiar de bando” y unirse a las tropas estadunidenses en la lucha contra Al Qaeda, principalmente en la problemática provincia de Al Anbar. Los medios y buena parte de los políticos estadunidenses celebraron este giro sin darse cuenta de lo que realmente significa. Súbitamente, las milicias que habían sido más exitosas en sus ataques contra las tropas de ocupación decidieron que era mejor que los estadunidenses permanecieran. Así se formó un ejército tribal de unos 77 mil activos, armados por Estados Unidos para combatir a Al Qaeda, y lo que seguramente sucederá es que este ejército pronto se convertirá en un dolor de cabeza para los ocupadores, contra quienes apuntarán sus armas en cuanto eliminen a Al Qaeda y a sus enemigos chiítas. En el Oriente próximo la historia se repite como farsa sangrienta.

Continuará