Usted está aquí: Inicio Política Contundentes pruebas de abuso sexual de Succar Kuri contra niños y adolescentes

Funcionarios de PGR, juez, abogados y dos hijos del acusado vieron las grabaciones

Contundentes pruebas de abuso sexual de Succar Kuri contra niños y adolescentes

Sólo queda que el juzgador defina los años de sentencia y el Estado indemnice a víctimas

Alfredo Méndez (Enviado)

Ampliar la imagen Jean Succar Kuri durante una comparecencia en Cancún, en octubre de 2006 Jean Succar Kuri durante una comparecencia en Cancún, en octubre de 2006 Foto: Notimex

Cancún, QR, 25 de enero. Las pruebas son contundentes, irrefutables. El empresario estadunidense Jean Succar Kuri, El Johnny, como si fuera actor o director de cine porno, prepara la escena, confirma que las luces y cámaras estén listas e inicia la acción. Las imágenes quedaron plasmadas en tres videos en los que aparecen adolescentes y niñas que tienen encuentros sexuales con este hombre viejo.

Él se pavonea frente a la cámara, en ropa interior, intentando seducir a las pequeñas, pero ellas denotan repudio en sus miradas. El juez federal Alfonso Gabriel García Lanz; altos funcionarios de la Procuraduría General de la República (PGR), acompañados por abogados coadyuvantes del caso, así como el nuevo defensor particular de Succar Kuri, fueron testigos de las andanadas delictivas que por varios años satisfacieron las perversiones sexuales de un hombre acusado en México de violar y prostituir a centenares de niñas.

También acudieron dos de los cinco hijos que procreó Succar con su esposa Gloria Pita, La Ochi, quien presuntamente ayudaba a su marido a capturar las imágenes para después subirlas a Internet.

Los dos viajaron hasta este destino turístico para cercionarse del contenido de los videos grabados en la recámara de una de las villas del hotel Solymar, donde vivía el empresario. Fueron 10 videocintas y un disco compacto los que se expusieron durante una sui generis audiencia judicial efectuada entre jueves y viernes.

Los presentes observaron durante varias horas el cúmulo de pruebas que pueden llevar a El Johnny a una condena no menor de 15 años de prisión. No dejaron de mirar, atónitos, un televisor de 30 pulgadas que exhibía las imágenes pornográficas. Las fotos y los videos

La Jornada es el único medio de comunicación que ha tenido acceso directo a estas pruebas ofrecidas por la PGR al juzgado segundo de distrito en Cancún. Algunas de estas videograbaciones y fotografías muestran imágenes de sexo explícito entre Succar Kuri y menores de edad. Desgarradora resulta una foto en que se ve a una niña haciendo sexo oral al presunto pederasta que actualmente se encuentra recluido en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el estado de México.

Además, en tres videos se aprecia claramente la presencia de El Johnny, quien no sólo se cerciora de que los aparatos electrónicos estén listos para iniciar las grabaciones, sino que participa en los videos como el protagonista de su propia historia de violaciones y abusos sexuales.

En el primero se observa a una adolescente, no mayor de 14 años, que por sus rasgos físicos podría ser Edith encalada. La escena de este video muestra a dos personas –además de la menor. Se trata de una mujer, que podría ser La Ochi, y de Succar Kuri. Los tres alistan una cama de masajes, ubican las luces de fondo y preparan la escena. Él está semidesnudo, trae camiseta y calzoncillos blancos. La mujer, de unos 40 años, está encargada de manipular la cámara, aunque en varias ocasiones pasa frente a la lente.

Luego de varios minutos de grabación, la menor, ya recostada sobre la cama de masajes, comienza a desvestirse hasta quedar en ropa interior, sin sostén. Succar le da indicaciones, y antes de salir de cuadro se aproxima a la cámara de video casero como para asegurarse de que esté encendida y grabando. El video tiene varios cortes de edición.

Otra de las grabaciones muestra a Succar acompañado por dos menores –una de ellas de aproximadamente 12 años y otra adolescente– recostadas en la cama de la recámara principal de la villa número 1.

El sujeto observa que la cámara quedó centrada en la cama, se aproxima a sus víctimas y da una nalgada a una de ellas. Las menores tiene rasgos físicos indígenas, y están vestidas con uniformes como los que usa el personal doméstico. Esta grabación también presenta cortes de edición.

El más comprometedor

Un tercer video, el más comprometedor para el presunto pederasta, y el único que no está editado, se grabó en la misma habitación que el anterior. La escena comienza con la imagen de una cama destendida. Una niña de cabello largo, no mayor de 13 años, sale del baño, entra en la recámara envuelta en una toalla. Succar comienza a besarle el cuerpo como si intentara seducirla. Le quita la toalla y la recuesta en la cama. Ella se resiste, pero él no cesa. Semidesnudo, valiéndose de su corpulencia, se apropia en un instante del escuálido cuerpo de la menor y se le echa encima.

Después de varios minutos de manosearla, abre sus piernas, le practica únicamente sexo oral, sin penetración; la víctima logra levantarse de la cama, se enreda nuevamente en la toalla y se retira de la recámara. Antes del corte de la imagen, Succar Kuri busca y encuentra un control remoto de la cámara para apagarla.

Las fotos no son menos impactantes que los videos. Sólo en una se aprecia el rostro de Succar durante un encuentro sexual con una menor. Las otras imágenes corresponden a niñas y niños que fueron fotografiados mientras hombres los penetraban.

También hay fotografías tomadas por la Agencia Federal de Investigación en 2003, durante el cateo en la villa I de Solymar, en Cancún, donde vivía Succar. Se aprecia el sistema de cableado semioculto y cámaras desplegadas en diferentes lugares de la habitación.

Otro de los videos contiene la grabación completa y sin ediciones, que fue grabado en el restaurante 100% Natural, de Cancún, en el que Kuri reconoce ante Edith Encalada, su ex novia, que siente atracción por las niñas, y que Televisa transmitió parcialmente.

También se inspeccionó un video que incluye una conversación telefónica entre la misma Edith y Gloria Pita, La Ochi, esposa del presunto pederasta, quien buscó a la amante de Succar para reclamarle el hecho de que lo hubiera denunciado penalmente.

En tres de los videos VHS se reproducen las declaraciones que en 2003 hizo Edith ante la Procuraduría General de Justicia de Quintana Roo, cuando denunció que Succar abuso sexualmente de ella y de otras niñas en reiteradas ocasiones.

El video que no ha llegado a manos del juez García Lanz es el que hace seis meses le mostraron los abogados Gabino y Sidhartha Andrade, ex defensores de Succar, al también litigante Wenceslao Cisneros. Según Cisneros, ahora ex abogado de Kuri, en la imagen se aprecia que El Johnny grababa a dos niñas sosteniendo relaciones lésbicas.

La diligencia en Cancún se realizó en una de las salas de la Casa de la Cultura Jurídica de Cancún, y durante la proyección de las cintas de video grabadas en formato VHS, reveló una fuente que estuvo presente en la audiencia.

La defensa legal del inculpado, ahora representada por el penalista Óscar Ulises Delgadillo Aguirre –todos sus abogados anteriores han renunciado–, no refutó las imágenes en ningún momento de la larga diligencia.

Ahora está en manos del juez Alfonso Gabriel García Lanz la definición de los años de sentencia que dictará en contra de El Jhonny, aunque el Estado mexicano todavía tiene una deuda pendiente con las víctimas del aún presunto pederasta, quienes requieren que les sea reparado el grave daño sicológico y emocional que les causó el estadunidense de origen libanés.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.