Usted está aquí: Inicio Estados La ciudad de Chihuahua se quedará sin basurero

Disputa jurídica podría volverse problema de salud

La ciudad de Chihuahua se quedará sin basurero

Miroslava Breach Velducea (Corresponsal)

Ampliar la imagen Una vaca muerta se pude al sol entre montones de desperdicios en el basurero municipal de Chihuahua, ciudad que se quedará sin relleno sanitario debido a que una sección ya está saturada y la otra es objeto de un pleito legal Una vaca muerta se pude al sol entre montones de desperdicios en el basurero municipal de Chihuahua, ciudad que se quedará sin relleno sanitario debido a que una sección ya está saturada y la otra es objeto de un pleito legal Foto: Miroslava Breach

Chihuahua, Chih., 5 de febrero. En 30 días el gobierno municipal de Chihuahua no tendrá adónde llevar las más de mil 200 toneladas de basura que produce diariamente la ciudad, debido a la que la celda número uno del basurero de la localidad ya está sobresaturada y la 2 es materia de una disputa jurídica entre el ayuntamiento y la empresa concesionaria, advirtió hoy Fermín Ordóñez, regidor del Partido Revolucionario Institucional.

El relleno sanitario ya entró en fase de contingencia ambiental, amenaza la salud de la población y pone en alto riesgo los mantos acuíferos que abastecen parte de la capital y el vecino poblado de Aldama.

Todo comenzó en octubre pasado, cuando el entonces alcalde, el panista Juan Blanco Zaldívar, canceló la concesión que la empresa Sistemas e Ingeniería en Residuos Sólidos, Sociedad Anónima (SIRSSA) obtuvo en 2006 para manejar la celda 2 durante 15 años, con derecho a comercializar productos reciclables como cartón, plástico y aluminio, entre otros.

En la última sesión de cabildo del trienio 2004-2007 todavía estaban frescas las acusaciones del entonces regidor panista Eduardo Mendoza contra el alcalde, por presunto tráfico de influencias y otras irregularidades para favorecer al empresario Armando Acosta Nava y a sus socios con la concesión del manejo de la basura durante 15 años, un negocio de más de 300 millones de dólares.

Pero lo que el presidente municipal argumentó no fue eso, sino un supuesto incumplimiento del plazo para poner en operación la celda 2 y realizar un peritaje técnico sobre la maquinaria que se utilizaría para la separación y compactación de la basura.

El conflicto le estalló al actual alcalde, el también panista Carlos Borruel, quien deberá enfrentar el litigio en que se disputa el manejo y la disposición final de más de 400 mil toneladas anuales de basura que ya deberían estarse procesando en la celda 2 del relleno sanitario, pues el contrato facultaba a SIRSSA a manejar los desechos sólidos con un nuevo esquema integral, que le permitiría reciclar materiales y compactar los residuos finales.

Ahí, en medio de montañas de basura, animales muertos y desechos orgánicos, más de 250 personas dedicadas al reciclaje decidieron poner un ultimátum al gobierno municipal para que ponga en operación la segunda celda del confinamiento para que puedan trabajar en mejores condiciones.

Eduardo Contreras, representante de la Central Revolucionaria de Obreros y Campesinos, organización priísta a la que están afiliados los pepenadores, sostuvo que un conflicto de intereses entre grupos de poder económico y político puso fin al manejo técnico del relleno sanitario y afecta directamente a sus agremiados, quienes dependen de la recolección de materiales reciclables para el sustento de sus familias.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.