Usted está aquí: Inicio Ciencias Desarrollan método químico para reutilizar las aguas grises

Evitaría desperdiciar alrededor de 150 litros diarios por habitante, dice experto de la UNAM

Desarrollan método químico para reutilizar las aguas grises

Consiste en tres etapas: inyección de aire para generar espuma, uso de cal y precipitación con dióxido de carbono proveniente del aire ambiental, explica Jesús Gracia, de la FQ

De bajo costo, viable para unidades habitacionales e industrias, precisa Carlos Alberto Sagreda, autor del estudio

Emir Olivares Alonso

Ampliar la imagen Estampa en el río Moskva, en Moscú: una niña sobre el hielo frente a un entusiasta nadador en invierno, conocidos en Rusia como morsas, disfruta el agua, que el domingo pasado registró una temperatura de un grado centígrado, y según los meteorólogos, debido a alta humedad y al viento, se siente como menos 5 grados centígrados Estampa en el río Moskva, en Moscú: una niña sobre el hielo frente a un entusiasta nadador en invierno, conocidos en Rusia como morsas, disfruta el agua, que el domingo pasado registró una temperatura de un grado centígrado, y según los meteorólogos, debido a alta humedad y al viento, se siente como menos 5 grados centígrados Foto: Ap

La Facultad de Química (FQ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) diseñó un método económico para reutilizar las aguas grises que se producen en el hogar y la industria, lo que permitirá la mejor utilización del recurso y un ahorro de hasta 75 por ciento del que se consume diariamente en una urbe.

Jesús Gracia Fadrique, titular del Departamento de Físicoquimica de esa dependencia universitaria, explicó que se trata de un procedimiento en tres etapas: inyección de aire para generar espuma, uso de cal y precipitación con dióxido de carbono proveniente del aire ambiental, método que podría emplearse en conjuntos habitacionales, casas e instalaciones industriales.

Los investigadores universitarios encontraron que tras someterlas a este proceso, las aguas grises –que se producen por el lavado de las manos y el cuerpo, y por el líquido con detergentes en el lavado de ropa– “resultan de buena calidad bacteriológica, ausente de sales, fibras, grasas y sólidos en suspensión, por lo que pueden reusarse para lavar automóviles, aseo de los pisos, riego de plantas y en los sanitarios”, señaló el investigador.

La diferencia entre el agua gris y la negra es que las primeras no contiene materiales orgánicos que podrían resultar dañinos para un ser vivo al consumirlos.

Contra la escasez

En tanto, Carlos Alberto Sagreda, estudiante de maestría en la FQ y quien desarrolló la investigación, indicó que la idea surgió a raíz de los problemas de escasez de agua que padece la ciudad de México. Explicó que con este método se podría ahorrar casi 75 por ciento del recurso que se consume diariamente.

“El consumo de agua gris, sólo de regadera y lavamanos, en una casa es de alrededor de 45 por ciento, si se agrega la de uso para lavado de ropa la cifra puede llegar a ser de 75 por ciento; es decir, este último porcentaje que se consume en un hogar es de agua gris, y sólo 25 por ciento es negra, que es la que contiene materia orgánica. Con este procedimiento podríamos ahorrar bastante, pues las estadísticas mundiales estiman que el consumo promedio al día por habitante en una ciudad es de 250 litros; si hablamos que 70 o 75 por ciento es gris y la reutilizamos, evitaríamos desperdiciar alrededor de 150 litros diarios por habitante, con lo que daríamos un uso mucho más eficiente al agua”, aseguró Sagreda, y agrega que en un futuro podría aplicarse en casas habitación y en la industria.

GraciaFadrique explicó que el primer paso para tratar el agua gris es en “proceso de adsorción por rectificación de espuma”, es decir, inyectar aire mediante una columna para producir espuma que concentrará al detergente, para eliminarlo por medio de drenado”, señaló.

El segundo paso es mediante una reacción química generada por cal. “Los jabones no funcionan en aguas duras, porque éstas tienen fundamentalmente calcio de magnesio, y al mezclarse forman sales insolubles y pierden la capacidad detergente. Utilizamos cal de tlapalería, con la cual se forman sales que propician que los jabones se precipiten”. Indicó que por cada mil litros de agua debe usarse un kilo de cal.

La última etapa para reciclar el agua gris, explicó el investigador, es someter el líquido a dióxido de carbono y, con ello “precipitar el hidróxido de calcio” para mejorar su calidad.

Agregó que aplicar este método no resultaría costoso debido a que sólo se tendría que instalar un sistema de almacenamiento y uno de filtración para reciclar el agua.

Subrayó que es un desperdicio que las aguas negras y grises acaban mezclándose, debido a que ambas terminan en la cañería, por lo que propone que las nuevas construcciones e industrias cuenten con un sistema que separe el líquido y un contenedor para que se acumule el agua gris.

Alternativa

“Es una alternativa. Invitamos a quienes se ocupan de la normatividad de los sistemas de construcción para que consideren la instalación de la infraestructura para separar las aguas grises de las negras; el objetivo es cuidar y recuperar el agua. Es económico, pues sólo se debe contar con el contenedor de almacenamiento, en el que se traten, se filtren y sean desalojadas otra vez”.

Refirió que esta es una investigación recién terminada y funcional, por lo que invitó a autoridades como el Gobierno del Distrito Federal y a industriales a acercarse a la FQ para conocerla e invertir en su realización de manera que pueda redundar en beneficio de la sociedad y del país.

Agregó que el objetivo es continuar con las investigaciones en busca de que el agua gris vuelva adquirir la calidad de potable.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.