Usted está aquí: Inicio Política La CNDH se autolimita y abandona a víctimas en vez de protegerlas: HRW

Ninguna institución de su tipo cuenta con tantos recursos y tiene tan pobres resultados, dice

La CNDH se autolimita y abandona a víctimas en vez de protegerlas: HRW

Lamenta las acciones de la comisión en casos como la ley Televisa y abusos de militares

Víctor Ballinas

Ampliar la imagen José Miguel Vivanco, director para América de HRW José Miguel Vivanco, director para América de HRW Foto: Luis Humberto González

Human Rights Watch (HRW) afirmó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) recurre a un peculiar “principio de legalidad, el cual desvirtúa complemente y lo emplea para proteger a funcionarios del gobierno que abusan de su autoridad, en lugar de proteger a las víctimas; además, ha mostrado una profunda indiferencia con las normas internacionales que se supone debe promover y ha actuado con timidez en los casos de la ley Televisa y el fuero militar”.

En el informe La Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México (CNDH), una evaluación crítica, de 136 páginas, que ayer fue presentado por José Miguel Vivanco, director para América de HRW, se destaca que la “comisión tiene un impacto limitado” para garantizar el respeto y la no violación de los derechos humanos, por la “interpretación notablemente acotada que hace de su mandato. Vemos ahí unas limitaciones autoimpuestas, y no hay una actitud preactiva sino conformista”.

La CNDH ha permanecido pasiva “cuando los militares cometen violaciones sexuales de mujeres, tortura, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias, cateos ilegales, entre otras graves violaciones a los derechos humanos, y tampoco ha exigido que en lugar de que sean llevados a la justicia militar, sean puestos bajo la autoridad civil, como lo establecen las normas internacionales y la propia Constitución”.

Se le debe auditar con mayor rigor

Vivanco precisó que era la primera vez que HRW dedicada un documento a la CNDH para examinar su trabajo. “La comisión merece un escrutinio mucho más riguroso del que ha recibido hasta ahora, debido a las particularidades de su función, por la enorme cantidad de recursos económicos que maneja (79 millones de dólares) y los mil empleados que tiene. No existe una entidad con esas características en otras partes del mundo”.

HRW sostiene que la comisión “no ejerce al máximo su mandato para promover y defender los derechos humanos, cuando se trata de impulsar medidas para mejorar el pobre historial de violaciones a las garantías básicas, por medio de asegurar un recurso efectivo a las víctimas y de promover reformas estructurales. La actuación de la CNDH es decepcionante”.

HRW reconoce que la comisión “ha realizado algunos aportes valiosos a la promoción de los derechos humanos”, al documentar de manera detallada y fundada violaciones y obstáculos sistémicos al progreso en esa materia”.

Vivanco dijo que con ese documento “no se trata de desaparecer a la CNDH, sino de fortalecerla y perfeccionarla. Tampoco de que le reduzcan sus recursos, si es necesario que se le otorguen más, que se le amplíen. La comisión, agregó, es quizá la fuente documental más importante en México sobre violaciones de derechos humanos. Lamentamos, en todo caso, que no tenga un impacto mayor. No debe convertirse sólo en una crónica del status quo de lo que desgraciadamente sigue ocurriendo en México en materia de derechos humanos”.

En conferencia de prensa, el director para América de HRW afirmó que “la CNDH tiene herramientas muy poderosas, y desgraciadamente muchas veces no las usa para impactar realmente en la situación de los derechos humanos. Una de esas herramientas más eficaces es el seguimiento a sus recomendaciones”.

Cuando sus recomendaciones no sean atendidas, dijo el activista, lo que la CNDH tendría que hacer es recurrir a instancias internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Podría, además, hacer un informe de que “el no actuar en casos de violaciones, perpetua la impunidad, y que después de un caso que no se atendió, se han presentado muchos más”.

Vivanco insistió: “esa institución confunde muchas veces la legalidad –lo que está previsto en la ley mexicana– con las obligaciones jurídicas que en materia de derechos humanos México tiene ante la comunidad internacional. Puede invocar los tratados internacionales, pero no lo hace”.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.