Usted está aquí: Inicio Estados Los rellenos sanitarios “no son opción” para Edomex

Han probado ser una tecnología obsoleta y peligrosa: ambientalista

Los rellenos sanitarios “no son opción” para Edomex

Detenido, proyecto para construir generadora de electricidad con biogás

Acolman analiza la posibilidad de quemar basura para producir energía

Silvia Chávez, Javier Salinas e Israel Dávila (Corresponsales)

Ampliar la imagen En imagen de archivo, el inicio de operaciones del relleno sanitario controlado del municipio de Calimaya, que recibe la basura de los municipios del valle de Toluca En imagen de archivo, el inicio de operaciones del relleno sanitario controlado del municipio de Calimaya, que recibe la basura de los municipios del valle de Toluca Foto: Hernán Vázquez / Agencia MVT

Ramón Ojeda Mestre, secretario general de la Corte Internacional de Arbitraje, consideró que la tecnología del relleno sanitario ha sido rebasada y que en Europa su fracaso es palpable, pues luego de 50 años los vertederos se han salido de control y han contaminado suelos, agua y aire.

Es necesario evolucionar hacia nuevas tecnologías y buscar alternativas a enterrar los desechos, advirtió el ambientalista.

Separar y reciclar la basura parece ser la primera opción. También hay varias tecnologías para aprovechar los residuos para generar energía.

Ojeda Mestre explicó que los movimientos sísmicos y la acumulación de materiales pesados o cortantes afectan la estructura de los rellenos sanitarios.

Además, situaciones no controladas pueden provocar la ruptura de las membranas de plástico de los confinamientos, hay emisiones de gas metano al ambiente y algunos desechos, por no ser biodegradables, se quedarán enterrados “una eternidad”.

Lo óptimo sería que la tecnología de los rellenos sanitarios perdurara por siempre y que no se saliera de control, pero “está ocurriendo lo contrario, y para las alcaldías y los concesionarios resulta difícil entrar a la siguiente fase, que es aprovechar el biogás para generar electricidad”.

Un ejemplo es el basurero de Tlalnepantla. Con una extensión de 36 hectáreas, empezó a funcionar en abril de 1998 mediante una concesión de 20 años otorgada por el gobierno municipal a Mexicana del Medio Ambiente.

En nueve años han sido sepultadas ahí más de cuatro millones de toneladas de basura doméstica. A simple vista parece haber un control estricto de los desechos; no obstante, las emanaciones de gas se desperdician y contaminan el aire.

Investigaciones de la empresa Estudios y Técnicas Especializadas en Ingenieria SA (ETEISA), por encargo del ayuntamiento y Banobras, señalan que hasta 2004 el relleno y el tiradero habían producido al menos 50 millones de metros cúbicos de biogás.

Las proyecciones del estudio señalan que para 2018 este sitio habrá generado 90 millones de metros cúbicos de biogás, “el equivalente a 16 mil 750 pipas de gas de 40 mil litros con las válvulas abiertas”.

El combustible no aprovechado, agrega el análisis, contribuye a agravar el efecto invernadero, causante del cambio climático. Pese a ello, el proyecto para construir una planta generadora de electricidad a partir de biogás sigue detenido.

Tultitlán planea dejar de sepultar desechos

Con aval del Instituto Politécnico Nacional y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, y en coordinación con la Asociación de Industriales del Estado de México y la empresa Tecnosilicatos de México, el municipio tiene listo un proyecto para dar tratamiento integral a los desechos y dejar de confinarlos.

Ubicado en una planicie del ex ejido de Coatepec y a unos metros de la vía José López Portillo, el Centro de Integral de Residuos tiene un avance de 30 por ciento y usará maquinaria fabricada en España, Austria, Alemania y Estados Unidos.

Con inversión de 40 millones de pesos, Tecnosilicatos reciclará al menos 2 mil toneladas de basura doméstica al día, para lo que empelará a 300 pepenadores del antiguo tiradero municipal, en proceso de clausura.

Los desechos no reciclables serán transformados en arenas sílicas, que a su vez podrían emplearse para la manufactura de otros materiales.

El ayuntamiento de Acolman presentó recientemente a la Secretaría del Medio Ambiente del estado un proyecto de la empresa canadiense Global Business Exchange Corporation, para la construcción de una planta que generaría electricidad mediante la quema de 750 tolenadas de basura al día.

El presidente municipal, el priísta Darío Zacarías Capuchino, informó que la empresa pretende invertir 100 millones de dólares en el proyecto, en el cual también podrían participar los ayuntamientos de Atenco, Chiuautla y Texcoco.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.