Usted está aquí: Inicio Mundo Defensa sin precedente de la tortura desde altas esferas del gobierno de EU

Llamados de HRW y AI a una investigación criminal

Defensa sin precedente de la tortura desde altas esferas del gobierno de EU

David Brooks (Corresponsal/II y última)

Washington, 19 febrero. Tal vez nunca en la historia de este país se ha ofrecido un espectáculo como este, donde desde las más altas capas del gobierno se justifica públicamente la tortura, claro, bajo otro nombre, variaciones de algo que llaman “técnicas de interrogación”.

Frente a la confesión de la CIA la semana pasada de que sí empleó, aunque sólo contra tres detenidos, una forma de tortura, y donde tanto el director de inteligencia nacional y el procurador general consideraron que el waterboarding o submarino sí sería tortura, si se les aplicara a ellos, y que tal vez hoy esa práctica ya sería ilegal –como históricamente lo ha manejado así el propio gobierno estadunidense–, dos de las figuras de mayor rango en Washington no dudaron en defender la tortura.

El vicepresidente Dick Cheney defendió el “programa de interrogaciones severas” de la CIA y dijo que haría lo mismo otra vez, mientras que Antonin Scalia, juez de la Suprema Corte, comentó públicamente que golpizas y otras formas de interrogación son aceptables cuando es necesario por las circunstancias.

Cheney justificó el programa de interrogatorios ante una agrupación conservadora, calificó de “firmes y valientes” la decisiones de Bush en torno a esta “guerra contra el terror”, y agregó: “¿apoyaría yo éstas mismas decisiones hoy? Por supuesto que lo haría”. El programa de detenidos de la CIA, agregó, era “un programa más duro para clientes más duros”, y ha brindado información que “ha salvado miles de vidas”.

Y no tuvo dificultad al afirmar, en el mismo foro: “Estados Unidos es un país que toma los derechos humanos en serio. No torturamos, está contra nuestras leyes y contra nuestros valores”.

Mientras tanto, el juez Scalia de la Suprema Corte de Estados Unidos –corona del Poder Judicial– afirmó que en casos de una amenaza inminente, métodos de interrogación físicos como “golpear la cara de alguien” pueden ser justificados. En declaraciones a la BBC añadió: “uno no puede entrar cómodamente y con gran autosatisfacción decir, ‘oh, es tortura y por lo tanto no está bien’”. Dijo que la prohibición constitucional al “castigo cruel e inusual” no necesariamente es aplicable a “la llamada tortura”

Pero no hay duda que la técnica del waterboarding es, para expertos en derechos humanos y legales, tortura, y por lo tanto ilegal bajo leyes nacionales e internacionales y así lo constatan la Organización de Naciones Unidas, las principales organizaciones de derechos humanos, e históricamente el propio gobierno de Estados Unidos.

En 1947 el gobierno estadunidense acusó a un oficial japonés de crímenes de guerra por haber aplicado algo parecido al waterboarding a un civil estadunidense, y recibió una condena de 15 años de cárcel con tareas difíciles. “Castigamos a gente con 15 años de (cárcel) cuando el waterboarding fue empleado contra estadunidenses en la Segunda Guerra Mundial”, recordó a sus colegas el senador Edward Kennedy la semana pasada. El mismo crimen resultó en varias fiscalizaciones del Tribunal Militar Internacional después de esa guerra, donde se calificó una variante de esta misma técnica como “un crimen de guerra”. Más aún, los tribunales estadunidenses han considerado el waterboarding como tortura desde principios del siglo XX, y han procesado varios casos durante ese tiempo.

Frente a todo este debate en Washington sobre el tema, los principales grupos y organizaciones de derechos humanos se han pronunciado sin titubeos.

Louise Arbour, la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, declaró en su visita a México, que el waterboarding es calificado como tortura y quienes han violado la Convención contra Tortura de la ONU deben ser fiscalizados bajo la “jurisdicción universal”.

Larry Cox, director de Amnistía Internacional en Estados Unidos, declaró la semana pasada que “todo el mundo sabe que el waterboarding es tortura”, y llamó a una investigación criminal a fondo. Human Rights Watch afirmó que está comprobado que el gobierno de Estados Unidos es culpable de torturar y por lo tanto, también pidió una investigación criminal para responsabilizar a los culpables y obligar a que se rinda cuentas.

Peor aún, la decisión del presidente George W. Bush de procesar frente a las llamadas “comisiones militares” a 6 detenidos en Guantánamo, ha dado otro giro al asunto de la tortura. Michael Ratner, presidente del Center for Constitutional Rights y uno de los abogados de Mohammed Al Qahtani –uno de quienes serán procesados– recordó que su cliente “fue torturado –el gobierno lo llama técnicas de interrogación mejoradas– y cualquier ‘evidencia’ de esta coerción es admisible ante las comisiones. Estas comisiones, construidas sobre una estructura de tortura y coerción, jamás podrán ofrecer un proceso imparcial”, afirmó. “Es un día penoso y triste para este país”, concluyó.

En tanto, el presidente Bush, con el apoyo de decenas de legisladores, anulará el intento del Congreso de prohibir estas violaciones de la ley nacional e internacional al vetar el proyecto de ley más reciente. Con ello, Estados Unidos continuará, con todo y tortura, como “faro” de la esperanza, la libertad, la justicia y un poquito de tortura en el mundo.

 
Compartir la nota:

Puede compartir la nota con otros lectores usando los servicios de del.icio.us, Fresqui y menéame, o puede conocer si existe algún blog que esté haciendo referencia a la misma a través de Technorati.